Habilidades motrices del niño de dos años

Los pequeños pueden subir escaleras, correr y recortar con tijeras

 
A los 24 meses, los más pequeños hacen las delicias de sus padres, pero también son un pequeño gran reto para sus progenitores: hablan, saltan, su caminar se hace más seguro y se dedican a explorar los límites de las personas que más les quieren. En cuanto al movimiento, los niños de dos años se enfrentan al mundo con menos precaución de la que deberían; ya comienzan a trabajar la motricidad fina de los dedos cortando papel o ensartando cuentas, todo un logro para ellos.
       
       
       
•    El niño tiene una mentalidad motriz. Disfruta de la actividad motriz gruesa.

 

Habilidades motrices del niño de 2 años

   
•    Ha progresado en el control postural. Tiene rodillas y tobillos más flexibles  un equilibrio mayor, lo que le permite correr.
   
•    Hay cambios importantes en su locomoción, como saltar, correr y saltar sobre los dos pies. Puede acercarse a una pelota y patearla.
   
•    Sube y baja solo las escaleras, pero aún apoya los dos pies en cada escalón. Puede saltar desde el primer escalón sin ayuda, adelantando un pie en el salto. Su equilibrio y precisión le permiten correr más rápido, girar, saltar, trepar, inclinarse par coger cosas y saltar sobre los dos pies.
   
•    Su muñeca ha adquirido mucha flexibilidad y tiene bien establecida la presión fina, por lo que puede hacer garabatos, reproducir los trazos del adulto, pasar las hojas de un libro una a una, abrir y cerrar puertas y lavarse y secarse la cara él solo, cortar con tijeras y ensartar cuentas con una aguja.
   
•   El control de sus movimientos de manipulado, ha mejorado, por eso actúa con mayor precisión; puede construir torres de 6 cubos (coordinación motriz fina), manejar la taza para beber solo y cooperar para comer y vestirse, sujeta el mango de una cuchara con al pulgar y la palma hacia arriba o abajo.
   
•   Tiende a expresar sus emociones de alegría bailando, saltando, aplaudiendo, chillando o riéndose.
   
•   Puede menear el pulgar y mover la lengua.
   
•   Le gusta hablar, aunque no tenga nada que decir. Parlotea sus palabras. Su musculatura oral ha madurado y ya mastica casi automáticamente.
   
   
   
 

Cómo se desarrolla el niño de dos años

   
 
Nutrición infantil: niños de 2 años El niño empieza a comer solo


Al ser menos dependiente de su madre, el pequeño de dos años se anima a coger la cuchara y el tenedor. Empieza a disfrutar comiendo solo e integrándose poco a poco en la rutina y el menú familiar. Cada vez prueba más alimentos nuevos que incorpora a su dieta.

   
Niños de 2 años: aparecen las rabietas Los "terribles" dos años

El niño de 24 meses afianza su forma de andar, suele dormir por la noche de un tirón y hace sus pinitos con el lenguaje, que empieza a ser más claro. También le gusta mucho jugar; no obstante, las rabietas aparecen con fuerza para intentar que los padres le satisfagan en todos sus deseos.