El desarrollo del niño de 2 años

Los pequeños afianzan sus movimientos y mejoran su lenguaje

 

 

El desarrollo óptimo del niño

Desarrollo óptimo del niño de 2 años      
•   Niño de 2 años
•   Niño de 3 a 5 años
•   Niño de 6 a 11 años
 

 

 
Desde el año de vida hasta los dos años, hay una consolidación de las habilidades motoras y del lenguaje en el niño. Pasamos revista a los principales logros de los pequeños de 24 meses:
 
La marcha va a adquirir estabilidad, al pasar de la inseguridad de la postura en rodillas semiflexionadas (con aumento de base de sustentación), al cambio del eje de gravedad hacia a tras (postura con rodillas extendidas y braceo para mejorar el equilibrio). Se trata de un patrón de movimiento que ya asemeja la marcha adulta. La exploración del entorno se amplía, pero el niño sigue necesitando la referencia del adulto como signo de seguridad.
   
El sueño nocturno ha ido aumentando en número de horas, y disminuyendo el diurno, que queda limitado a siestas de una o dos horas; la referencia del adulto y la ansiedad de separación como consecuencia de la percepción del yo como personalidad separada de sus padres, se refleja en ocasiones en el momento de ir a acostarse a dormir: la mayoría de los niños necesitan tener un objeto de apego, como un juguete o un tejido, que de algún modo suple esa necesidad de seguridad.
   
También la ingesta de alimentos se hace menor, lo que puede dar a los padres una falsa percepción de que la alimentación del niño está siendo insuficiente. Es labor del pediatra tranquilizarlos mostrándoles las curvas de crecimiento, en las que se puede objetivar que la ganancia de peso, talla y perímetro craneal están siendo las correctas.
   
El lenguaje sigue su progreso, de modo que hacia el vigésimo cuarto mes de vida (2 años) empiezan a emerger las frases, entendiendo como tales la unión de dos palabras, habitualmente un sustantivo y un verbo en infinitivo o gerundio. Es importante saber que el niño no alcanzará la madurez fonético-fonológica, es decir la capacidad de reproducir correctamente los sonidos de la lengua del entorno, hasta el cuarto año de vida y que la madurez morfosintáctica, es decir la capacidad de elaborar frases de estructura gramatical correcta, no se alcanza hasta el sexto año de vida.
   
La interrelación con el entorno es cada vez mas elaborada, persisten las rabietas como método de imponer su voluntad y explorar los límites de permisividad del entorno; surge la conducta de señalar, hacia el mes 18 y este hito constituye un referente madurativo de gran importancia a la hora de valorar la capacidad de interrelación y comunicación
   
La empatía aumenta e influye en una diferenciación muy clara entre propios y extraños. Empieza a tener conciencia de la utilización de objetos en su contexto y a utilizarlos (peine, vaso). Surge el juego simbólico que al principio se centra en sí mismo para transferirse después a los juguetes. En esta edad es útil iniciar al niño en rutinas diarias que le van a dar seguridad frente a todos los cambios que se avecinan.
 

Logros del niño de 2 años
 

El desarrollo del niño de 2 años

   
Afianzamiento de la marcha liberada.
Incremento en las habilidades del lenguaje como instrumento de interacción con el entorno.
Persistencia de rabietas
Utilidad de los objetos (peine, vaso).
Conducta de señalar (18 meses).
Juego simbólico.
Conciencia de separación/ ansiedad /objetos de transición.