PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

Niños con TDAH: Cuáles son los fármacos más utilizados

Cómo actúan los medicamentos en el organismo del pequeño

 
Entre los fármacos más utilizados en niños con TDAH se encuentran las marcas Rubifen, Concerta, Equasym y Medikinet. La elección de uno u otro fármaco queda a discreción del médico en función de los diferentes síntomas principales del TDAH, ya que si bien comparten principio activo, tienen diferencias farmacodinámicas. Eso hace que hace que cada formulación aporte diferencias sutiles.

 

 

Cómo actúan los fármacos en el cerebro del niño con TDAH

 
•   Concerta lleva un mecanismo de liberación osmótica, que le permite liberar el metilfenidato de manera sostenida y llevar el efecto hasta doce horas.
   
•    Equasym lleva un proceso de liberación inmediata de un 30 por ciento de la dosis y el resto de manera sostenida durante las siguientes horas. No obstante, se ha comprobado que tienen efectos terapéuticos positivos en todos los subtipos del TDAH.
   
   
Niños con TDAH: Cuáles son los fármacos más utilizados   De hecho se ha comprobado que en el subtipo inatento sin hiperactividad del TDAH estos fármacos han mejorado el rendimiento académico. En el subtipo hipertactivo-impulsivo han conseguido mejorar no solamente la hiperactividad-impulsividad sino también los trastornos de aprendizaje escolar. Por último, en el subtipo combinado del TDAH han mejorado no solamente funciones relacionadas con el rendimiento escolar sino funciones cognitivas relacionadas con el hemisferio derecho, responsable de los procesos atencionales espaciales.

Aunque estos fármacos tienen propiedades similares a las anfetaminas, el efecto sobre niños con TDAH es regulatorio y no debe producir una activación, sino más bien lo contrario.
     

 

Cómo mejoran los fármacos los síntomas de TDAH

 
 
•     Los estudios con neuroimagen han demostrado modificaciones neuroanatómicas como consecuencia de la administración de metilfenidato en estructruras talamo-estriatales-frontales con un aumento significativos de la actividad de circuitos prefrotales, asociados con estructuras anteriores y talámicas. Este hecho confirmaría el sustrato fisiopatológico del déficit en el sistema atencional cerebral anterior propio del TDAH.
   

•   
Es importante que los padres tengan en cuenta que el tratamiento farmacológico es la primera opción que deben barajar a la hora de buscar alternativas de tratamiento global de sus hijos con TDAH.

Uno de los motivos es que se ha comprobado que aquellos niños que fueron tratados con farmacoterapia no solamente disminuyeron los síntomas nucleares del TDAH sino que posteriormente en la edad adolescente y adulta tuvieron menos riesgo de trastornos o problemas asociados.
  Cómo mejoran los fármacos los síntomas de TDAH
 
   
   
•    Otro motivo es que los niños con TDAH tratados con farmacoterapia mejoran a lo largo de la etapa escolar tanto el rendimiento escolar como su conducta social. Otro motivo nada desdeñable es que los niños con TDAH y comorbilidad asociada el tratamiento farmacológico han conseguido disminuir la sintomatología de dicha patología asociada. El fármaco y sus dosis asociadas permiten un seguimiento muy bueno y sobre todo fiable científicamente de la eliminación de los síntomas nucleares del TDAH.
   
•    Dada la seguridad de los fármacos, los estudios llevados a cabo y la eficacia de los mismos, los padres tienen que tener en cuenta, que los posibles efectos secundarios, que por otro lado son mínimos, no tienen que llevar a los padres a justificar la no terapia farmacológica. Para poder tomar una buena decisión al respecto es necesario que los padres se informe muy bien sobre el manejo de los niños con TDAH.
   

 

   

Fármacos para el tratamiento del TDAH: las claves

 
•    En la actualidad en España se disponen de dos principios activos con indicación para el tratamiento con TDAH, y estos son el metilfenidato y la atomoxetina, cada uno con su perfil de eficacia, pero ambos seguros y bien tolerados en la mayoría de los pacientes. No obstante, será decisión de su médico la elección del fármaco para cada caso en particular, teniendo en cuenta la situación de cada paciente.
   
•    En cualquier caso, toda prescripción en psiquiatría del niño y del adolescente debe llevar como primer paso una información a los padres de lo que es el TDAH y de lo que se pretende conseguir con el tratamiento. Esto es lo que se denomina psicoeducación y se ha visto que es uno de los factores más determinantes para la eficacia del tratamiento, asegura su cumplimiento y mejora de manera clara los estilos de manejo del niño en su casa. 
   
•    Hemos visto que el tratamiento farmacológico es seguro y eficaz, pero en la mayoría de los casos, se ha de complementar con intervenciones específicas, en función de las necesidades de cada caso, ya sean conductuales, emocionales, escolares, sociales,…  Sufrir un TDAH supone un riesgo para el desarrollo armónico del niño o adolescente que lo padece, pero este riesgo se puede compensar con un tratamiento adecuado.
   

 

Tomas Ortiz Alonso
Catedrático Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica
Facultad de Medicina. Universidad Complutense de Madrid