Habilidades motrices del niño de cinco años

El pequeño es capaz de controlar su cuerpo y de manejar útiles que exigen precisión

 
El niño va dominando todos los movimientos de su cuerpo cada vez más, tanto la motricidad gruesa (correr, saltar), como la fina (hacer trazos, cortar, picar). Ya se ha perfilado su lateralidad: sabemos si es zurdo o diestro y utiliza sus manos para la escritura, el dibujo, los juegos y los trabajos manuales. Controla actividades cotidianas como vestirse, lavarse los dientes o las manos.
      Habilidades motrices del niño de 5 años
   
El niño adquiere madurez en el control motor general. Se establece la lateralidad (zurdo o diestro). Posee mayor dominio en los gestos finos. Así, se le puede ver recortando, picando o pegando sobre una línea recta sin salirse. Sin embargo, la actividad gráfica aún es deficiente y el manejo de lápiz sigue siendo torpe. Entre los cinco y los siete años irá adquiriendo precisión.
   
Brinca sin dificultad y también salta. Puede superar la barra de equilibrio de 4 centímetros de ancho con una altura de 60 centímetros o con una pendiente de 30 centímetros. Puede pararse sobre un solo pie y puede conservar el equilibrio en puntas de pie durante varios segundos. Es más apto para la enseñanza de la danza, ejercicios y pruebas físicas. Cuando baila, lleva mejor el ritmo.
   
Puede coger una docena de bolitas una por una y dejarlas caer dentro de un frasco con la preferencia de una mano. Tiene más precisión y dominio del manejo de las herramientas, maneja bien el cepillo de dientes y sabe lavarse la cara. Maneja el lápiz con más seguridad y decisión. Puede dibujar la figura reconocible de un hombre.
   
     
   
 

Cómo se desarrolla el niño de cinco años

     
 
Nutrición infantil: niño de 5 años ¿Qué hacer con un niño que come mal?


Los padres no deben obligar al niño a comer cuando el pequeño rechaza abiertamente la comida. Lo mejor, es ir probando sabores y nuevos alimentos poco a poco para que el niño no genere un aversión a la hora de comer.

   
Salud infantil: niño de 5 años de edad Sabemos lo que está bien y lo que está mal


Un niño de cinco años es capaz de empezar discernir lo que está bien y mal. También de asumir valores y de fijarse detenidamente en sus padres y profesores para imitar sus acciones. Es una época ideal para instruir al pequeño en las normas básicas para su vida en sociedad.