Funciones de los aminoácidos, minerales y omega 3 en el niño

Una dieta equilibrada es necesaria para el desarrollo cerebral

Los aminoácidos son elementos importantes en la nutrición del cerebro. Entre los más importantes podemos destacar:
   
• 

Ácido glutámico

  Aminoácido clave en la producción de glutamato, un neurotransmisor que se cree está involucrado en funciones cognitivas tales como la memoria y el aprendizaje. Se encuentra en las harinas y las patatas.
   
• 

Ácido aspártico

  Desarrollo cerebral del niño: alimentación
  Es importante para las conexiones sinápticas cerebrales y el aprendizaje. Se encuentra en buenas cantidades en los cacahuates, los huevos, las patatas, los granos y los germinados de semillas.
   
• 

Colina

  Es utilizada para producir acetilcolina, un neurotransmisor vital en la transmisión de impulsos nerviosos a los músculos. Podemos encontrarla abundantemente en las habichuelas, en la soya, en el hígado y en los huevos.
     
 •

Fenilalanina

  Imprescindible para la creación de dopamina, un neurotransmisor con numerosas funciones, entre ellas algunas relacionadas con el control de los movimientos y los estados de vigilia. Buenas fuentes de fenilalanina son la carne, los huevos, la remolacha, las habichuelas, la soya, los granos y las almendras.
   
 •

Triptófano

  El cerebro lo usa para producir serotonina, un neurotransmisor que desempeña un papel importante en la regulación de los estados anímicos, el sueño y el apetito, entre otras funciones como la atención y en la memoria. Se halla en el plátano, la leche, el yogur, el queso, los huevos y la carne.
 

Omega 3: cómo mejora el desarrollo cerebral

Tirosina

  Se utiliza en la producción de noradrenalina, también conocida como norepinefrina, un neurotransmisor involucrado en las funciones relacionadas con la atención, se encuentra en carnes, pescados, leche, almendras y plátanos, entre otros alimentos.
 
Las proteínas contenidas en alimentos de origen animal, especialmente en el hígado y los mariscos, contribuyen a la regulación de la capacidad intelectual y del estado de ánimo.
 
 
 

Omega 3: cómo mejora el desarrollo cerebral

 
Los ácidos grasos omega 3 tienen especial importancia en la nutrición cerebral por ser componentes importantes de las membranas celulares y en la vaina de mielina, lo que contribuye a una mejora en el desarrollo cerebral y en las funciones cognitivas; se encuentran principalmente en los peces de aguas frías y dulces (salmón, caballa, atún, arenque) y en la soja, nueces, aceite de lino (ácido alfa linoleico).
 
 
     
  Los ácidos grasos omega 3 han sido asociados recientemente con los procesos cognitivos, tales como, memoria, atención y concentración, comprensión lectora y vocabulario.  
     

 

 

 

Beneficios de los minerales para el niño

   
Una buena dieta debe incluir un aporte adecuado de minerales en virtud de los beneficios que éstos ofrecen al organismo:
 
•  

Cálcio

  Interviene en la transmisión de los impulsos nerviosos, se encuentra principalmente en la leche y sus derivados.
   
•  

Hierro

  Influye en el rendimiento y en el transporte de oxígeno a las células. La falta de hierro influye negativamente en el desarrollo de cerebro y en el rendimiento cognitivo; este mineral se encuentra en carnes, legumbres y frutos secos.
   
•  

Zinc

  Parece estar relacionado con la actividad de los neurotransmisores cerebrales. Alimentos ricos en zinc son las ostras, los crustáceos, la carne de cordero y las leguminosas.
   
Todas las vitaminas del complejo B son cofactores del proceso de producción de neurotransmisores, específicamente la B1 (carne de cerdo y levadura de cerveza), B6 (melón, pollo y plátano) y la B12 (hígado, huevos y queso). Ésta última es muy importante para contrarrestar el estrés y fortalecer la agilidad intelectual. Recientes estudios demuestran que una dieta pobre en vitaminas acarrea problemas cognitivos, y que éstos pueden mejorarse con micronutrientes suplementarios a dicha dieta.
   
 
 
 
Tomás Ortiz Alonso. Catedrático-Director del Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica.
Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid