PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

Consejos de crianza positiva para niños de 1 a 2 años

Estimula sus sentidos con cuentos, juegos de memoria, colores, formas…

 

         
    La disciplina o técnica de crianza positiva consiste en trata a tu hijo con amor y firmeza.

Nada de guantazos, cachetes, azotes, broncas o castigos. Se basa en todo lo contrario: el amor, el diálogo, la comprensión, el afecto.


No importa la edad del pequeño ni su temperamento para aplicarlo. Garantiza un mejor comportamiento de los pequeños y menos estrés para los padres en la crianza de los hijos.
  Consejos de crianza positiva para niños de 1 a 2 años
   
       
 
 
La crianza positiva no se basa en la permisividad. No se trata de mantener a nuestros niños felices a toda costa o de ceder a todas sus exigencias. Esto sería tan malo como ser autoritarios. Consiste en poner límites de forma adecuada, enseñarle lo apropiado sin poner en peligro su seguridad. Está bien decir que no a ciertas peticiones, pero hay que hacerlo con amabilidad y empatía. Las rutinas ordenan la vida de los niños más pequeños, cuando se salen de ellas opta por la flexibilidad y la negociación
 
Es una forma de lograr el equilibrio entre las necesidades del niño, de la familia y las tuyas propias. Para ello, la mejor manera de lidiar con comportamientos difíciles es prevenirlos. Sin embargo, habrá ocasiones en que tu hijo actúa de una manera incorrecta. Cuando esto sucede, tu hijo necesita ver a la disciplina como algo justo. Con la comunicación y la cooperación, padres e hijos pueden encontrar la armonía.
 
 
 

Crianza positiva: consejos para el desarrollo de niños de 1 a 2 años

 
Antes de las recomendaciones para una crianza positiva, debes saber si tu hijo está creciendo adecuadamente para su edad o lo que es lo mismo, los indicadores del desarrollo óptimo.
 
 
     
  Cuando cumplen 2 años, ya caminan y no paran de moverse, de explorar ya de forma autónoma. También empiezan a interesarse por otras personas e incluso hacen lo que podríamos llamar pequeños actos de rebeldía. Imitan a otros niños y a los mayores, se reconocen cuando se miran al espejo, forman frases y siguen instrucciones simples.  
     
 
 
El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, un organismo de Estados Unidos, ofrece seguir estas pautas para una crianza positiva.
       

Cuentos, siempre

  Consejos para el desarrollo de niños de 1 a 2 años
  A los niños les encanta que les leas cuentos. Hazlo todos los días en voz alta. Aprende a prestar atención, a escuchar, nuevas palabras... Todo son beneficios para tu pequeño.  
     

Nombrar y buscar objetos

 
  Para tenerle entretenido y jugando, pídele que busque objetos en casa, que nombre objetos o que te diga las partes del cuerpo, los colores, etc.  
     

Memoria visual, importante

 
  Juega con él a juegos de asociación, por ejemplo de vincular imágenes, con los que desarrollará la memoria visual, o los de clasificar figuras por su forma, rompecabezas y puzles sencillos. Se lo pasan fenomenal a la vez que adquieren mayor destreza en el razonamiento lógico.  
     

Lo nuevo es divertido

 
  Estimúlale para que explore el mundo y pruebe cosas nuevas    
       

Leguaje correcto siempre

  Habla con él para que aumente su vocabulario y aprenda a comunicarse con el resto de personas y corrígele cuando las chapurree diciéndole la palabra correcta. Por ejemplo, si dice "tete", tú le dices "sí, es el chupete", o "bibe" por biberón.
   

Autonomía, sí

  Algunos niños lo piden solitos: déjale que se vista y coma solo. Así fomentas su autonomía e independencia.
   

Hasta lo negativo dilo en positivo

  Destaca y alaba mucho más sus conductas positivas que las negativas. Esto es, corregirle pero de forma positiva: por ejemplo, en vez de decirle: "No te acerques a la pantalla del televisor porque es malo para la vista", dile: "Aléjate del televisor, estas muy cerca y podrías dañarte la vista". Es decir, evita decir "no".
   

Salir a explorar

  Pasea con tu hijo, llévale al parque y a lugares en los que pueda explorar y conocer objetos cotidianos.
   

Alaba lo bueno.

  Refuerza su comportamiento positivo. Prémiale con muchos abrazos y frases de apoyo.
   

Firme pero calmado frente a los enfados

  Cuando coja una rabieta, no cedas a sus demandas. Mantente firme y no le prestes atención hasta que se haya calmado. Entonces alabas su comportamiento. Después utiliza la técnica de la distracción: captar su atención con otra cosa.
 
 

Marta Villalba