Aparato respiratorio: desarrollo en el feto

El bebé "respira" a través de la placenta en el útero materno

 
Durante el periodo embrionario se ha formado el aparato respiratorio. A partir de este momento va a comenzar el crecimiento y maduración de las estructuras ya formadas en el feto, y la preparación para el momento del nacimiento.

 

     
  El aparato respiratorio es quizá el órgano que tiene un cambio más drástico en los momentos inmediatamente posteriores al parto. Durante la vida intrauterina el intercambio de gases se realiza a través de la placenta, y, por tanto, el aparato respiratorio no tiene que desarrollar esta función y es un órgano que recibe un mínimo aporte sanguíneo.  
     

 

Pero la viabilidad del nuevo ser va a depender, en gran medida, de que durante ese periodo intrauterino se haya preparado adecuadamente el aparato respiratorio para poder iniciar la respiración en los instantes inmediatamente posteriores al parto y sustituir a la función de intercambio gaseoso que hasta ese momento realizaba la placenta. 
 

La fase fetal se extiende desde el final del período embrionario (ocho semanas) hasta el momento del nacimiento. Una vez formada la estructura del aparato respiratorio durante el periodo embrionario. , en esta fase debe continuar el crecimiento y se produce la maduración funcional que permitirá la adaptación a la vida extrauterina.

 
 

Desarrollo de la circulación bronquial

 
También en este periodo de vida se consolida la circulación sanguínea de los bronquios. Se trata del segundo sistema circulatorio del pulmón humano y a través del mismo se suministra oxígeno y nutrientes a las paredes de las vías aéreas y grandes vasos pulmonares.
 
Su formación no es simultánea con la circulación pulmonar, ya que se inicia alrededor de las 8 semanas, mediante el nacimiento de uno o dos vasos que parten de la aorta dorsal y se dirigen hacia el pulmón, relacionándose con las placas cartilaginosas de los bronquios fuentes y extendiéndose luego hacia la periferia. A medida que las vías aéreas crecen y se diferencian los componentes de sus paredes.