Administración prenatal de corticoides
 
Está demostrado que la administración de corticoides antes del parto acelera el crecimiento y maduración pulmonar. Se incrementa la superficie de intercambio de gases y los neumocitos tipo II aumentan en número, además de desarrollarse funcionalmente, con aumento en los niveles de producción del surfactante.

Por este motivo, ante el inicio prematuro del trabajo de parto el ginecólogo decidirá la administración de corticoides. Se intenta administrar una dosis cada 12 o 24 horas, hasta cuatro dosis, además de intentar frenar el parto.
 

 

Bebé prematuro: problemas respiratorios

Enfermedades pulmonares en niños nacidos antes de tiempo

 
¿Qué ocurre cuando el parto se produce antes del término del embarazo? La existencia de un suficiente desarrollo del aparato respiratorio es necesaria para que el neonato pueda ser capaz de adaptarse a las condiciones de la vida extrauterina.
 
Debe existir un adecuado desarrollo tanto de la estructura como de la maduración funcional del aparato respiratorio. Esta maduración funcional del pulmón incluye:
 
-   La unión de los espacios aéreos terminales con la red capilar sanguínea, porque sin el desarrollo de estos "complejo alvéolo-capilar" no es posible que el pulmón realice su función de intercambio de gases.
   
-   Producción de surfactante en los neumocitos. tipo II.
 
Cuanto más precozmente en la gestación se produzca el parto será mayor la inmadurez del aparato respiratorio, al igual que de otros órganos y por tanto más difícil la adaptación del neonato a la vida extrauterina. No obstante, la mejora de los cuidados perinatales y de las unidades neonatales ha aumentado de manera significativa la supervivencia de los recién nacidos prematuros, incluso los nacidos mucho antes del término.

 

     
  En el momento actual el límite de viabilidad en la mayoría de las unidades de cuidados intensivos neonatales se encuentra en las 24 o 25 semanas de edad gestacional. La inmadurez de los prematuros puede acarrear problemas como signos de dificultad para respirar, que puede deberse a la inmadurez del aparato respiratorio aunque también puede ser producida por otras causas (infecciones, problemas del corazón...)  
       
   
   
   

Enfermedad de la Membrana Hialina o Dificultad respiratoria por déficit de surfactante

 
Es una enfermedad típica de los niños prematuros, se debe a que sus pulmones aún no están suficientemente desarrollados y por tanto no son capaces de fabricar cantidades suficientes de la sustancia surfactante.
 
La falta de surfactante provoca que el neonato tenga que realizar un gran esfuerzo para mantener los pulmones desplegados e intercambiar correctamente el O2 y el CO2.
 
El pulmón se colapsa tras cada espiración y entonces en cada respiración debe actuar como si efectuara la primera respiración de forma permanente con las elevadas presiones que esto preciso y un trabajo respiratorio muy grande, por lo que en el niño aparece dificultad para respirar, agotamiento y asfixia.

 

   
La dificultad para respirar se puede observar fácilmente:
 
Bebé prematuro: problemas respiratorios
 
-   El niño respira muy rápido (más de 60 veces por minuto).
   
-   Aparece quejido (sonido que se produce al pasar el aire por la glotis parcialmente cerrada).
   
-   Aleteo nasal (el niño intenta abrir las alas de la nariz para que entre mejor el aire).
   
-   Como muestra del esfuerzo de toda la musculatura respiratoria, y por la debilidad de la pared torácica se aprecian retracciones intercostales y subcostales.
   
-   La expresión final es la aparición de "cianosis" (coloración azulada de la piel), que nos indica que existe falta de oxígeno en la sangre.
     

 

Tratamiento de la enfermedad hialina
 
La enfermedad requiere el ingreso del niño en cuidados intensivos neonatales. Se coloca al niño en una incubadora o una cuna de calor radiante, se administra oxígeno y otras mediciones. También puede necesitar que le ayudemos a respirar con algún tipo de dispositivo.
 
Desde hace unos años ha cambiado radicalmente la evolución de estos niños por el desarrollo de preparados de surfactantes que se les pueden administrar. El surfactante se introduce directamente en las vías aéreas a través de un tubo colocado en la tráquea. Tras el comienzo de la terapia sustitutiva, con surfactante el pronóstico de los niños nacidos muy prematuramente ha mejorado mucho.
 
 
Prevención
 
Lo más importante para prevenir la aparición de la enfermedad de membranas hialinas es prevenir que se produzcan los partos prematuros. Muchas de las causas que favorecen el parto prematuro son previsibles, fundamentalmente las que tienen que ver con los hábitos de la mujer durante la gestación como el trabajo físico intenso, consumo de sustancias tóxicas, estrés, los malos hábitos alimenticios o un control adecuado del embarazo. 
 
 
     
  Administración prenatal de corticoides  
     
  Está demostrado que la administración de corticoides antes del parto acelera el crecimiento y maduración pulmonar. Se incrementa la superficie de intercambio de gases y los neumocitos tipo II aumentan en número, además de desarrollarse funcionalmente, con aumento en los niveles de producción del surfactante.  
     
  Por este motivo, ante el inicio prematuro del trabajo de parto el ginecólogo decidirá la administración de corticoides. Se intenta administrar una dosis cada 12 o 24 horas, hasta cuatro dosis, además de intentar frenar el parto.  
       
 
   

Apneas

 
La apnea es la ausencia de respiración. Se trata de otro problema frecuente en el recién nacido prematuro, como consecuencia de la inmadurez tanto del aparato respiratorio como del sistema nervioso hay momentos en los que el niño "parece que se olvida de respirar".
 
Ésta es una de las causas de que los neonatos muy prematuros deban estar conectados a un monitor que nos avise en caso de que "deje de respirar". En muchos casos, el propio bebé es capaz de reiniciar los movimientos respiratorios por sí mismo o con mínimos estímulos; si esto no es así o los episodios de apnea se repiten con mucha frecuencia, habrá que administrar medicaciones que estimulen la respiración y realizar estudios por si existen otros problemas  que sean el origen de las apneas.
 

Displasia Broncopulmonar (DBP)

 
Es un problema pulmonar crónico que aparece en algunos recién nacidos, principalmente en los prematuros sometidos a ventilación mecánica prolongada y que necesitan concentraciones altas de oxígeno. Es más frecuente en los niños más inmaduros, con peso inferior a 1.000 gramos en el nacimiento.
 
Actualmente se define su existencia por la persistencia de signos de dificultad respiratoria con necesidad de oxígeno a los 28 días de vida o 36 semanas de edad gestacional.
 
En las causas que originan el problema se le da importancia a la toxicidad del oxígeno sobre un pulmón inmaduro, aunque también está en relación con el traumatismo producido por la ventilación asistida. Se han considerado otros factores coadyuvantes como la existencia de infecciones, déficit de vitaminas A, E, o desnutrición.
 
En este proceso lo que se produce es una lesión del parénquima pulmonar que produce:
 
-    Alteración de la mecánica pulmonar.
-    Aumento de la resistencia en la vía aérea.
-    Menor distensibilidad pulmonar.
-    Aumento de la reactividad bronquial.
-    Edema (retención de líquido).
-    Anomalías en el intercambio gaseoso.
   
Todo ello produce un descenso del oxígeno (hipoxemia) y aumento del CO2 (hipercapnia) en sangre. Entre los síntomas destaca la dificultad para poder retirar el apoyo ventilatorio, necesidad crónica de oxígeno y signos de dificultad respiratoria persistente (taquipnea, ligeras retracciones), posibilidad de aparición de apneas y suele existir escasa ganancia de peso