Aparato respiratorio: vías respiratorias

Fosas nasales, faringe, laringe y tráquea

 
Aparato respiratorio
Haz click sobre el nombre del órgano del que quieras saber más

 

  Fosas nasales
 
En el interior de la nariz se encuentra un tabique medio que la divide en dos fosas nasales. En las fosas nasales se observan:
•   Dos orificios anteriores, vestíbulo nasal, que  son los orificios de entrada del aire del exterior.
•   Dos orificios posteriores, las coanas, que comunican con la faringe por donde continua el paso del aire hacia el interior de nuestro organismo.
   
El paso del aire a través de las fosas nasales es importante, porque durante el paso del aire a su través éste se calienta y humidifica, y gracias al moco y vellosidades existentes en las fosas nasales se produce un filtrado para retener partículas o gérmenes que puedan estar en el aire que respiramos.


 

  Faringe
 
La faringe es un órgano muscular y membranoso que comunica en su parte superior con la boca y con las fosas nasales, pertenece por tanto al aparato respiratorio y al digestivo. Se extiende desde la base del cráneo hasta séptima vértebra cervical, donde se continua a nivel digestivo con el esófago y a nivel respiratorio con la laringe.
 
 
  Laringe
 
El aire antes de entrar hacia el árbol respiratorio atraviesa la laringe, órgano donde se encuentran las cuerdas vocales.
 
 
  Tráquea
 
La tráquea es un tubo cilíndrico que se inicia por debajo de las cuerdas vocales. En el adulto llega a una longitud de unos 12 cm en el hombre, y 11 cm en la mujer, se dirige hacia abajo y atrás, penetra en el tórax, y a la altura de la V vértebra dorsal se bifurca en los dos bronquios principales.
 
En su pared se distinguen unos anillos, formados de cartílago rígido que actúan como verdadero esqueleto traqueal que evita que sea comprimida por estructuras vecinas lo que impediría el paso del aire. El número de anillos cartilaginosos varía de 16 a 20.