Cómo se utilizan los aspiradores nasales en niños

Hay que ablandar la mucosidad espesa antes de aspirarla

Los aspiradores nasales pueden utilizarse para quitar las secreciones cuando la nariz del niño esté congestionada. Si la mucosidad es espesa y pegajosa se debe ablandar con solución salina fisiológica o solución hipertónica de agua de mar, previamente a la aplicación del aspirador nasal.
 
Se suele emplear en niños menores de 3-4 años que no son capaces de sonarse y eliminar la mucosidad de las fosas nasales de forma autónoma. No se debe abusar de su uso ya que si se utilizan de forma frecuente puede generar heridas en la mucosa de la nariz.
 
 

Tipos de aspiradores nasales

 
Hay cuatro tipos de aspiradores nasales:
 
•   

Aspirador nasal de pera de goma

  Debemos apretar la parte de goma, que es del tamaño y forma de una pera. Para crear vacío, introducir el extremo en la fosa nasal del niño -nunca se debe apretar la goma cuando esté dentro de la nariz- e ir soltando la goma para crear el efecto de succión y que aspire. Esta maniobra se debe hacer lentamente. A continuación se retira el aspirador y sobre una servilleta de papel o similar se aprieta nuevamente la goma hasta expulsar toda la mucosidad recolectada. Posteriormente se limpia la parte externa del aspirador y, si es necesario, se vuelven a repetir todos los pasos hasta aspirar todas las secreciones.
   

Aspirador nasal para bebé

  Aspirador nasal para niños
  Consiste en una boquilla conectada a un tubo que desemboca a otra boquilla con un filtro de esponja. En este tipo de aspirador nasal, tendremos que poner un extremo (la boquilla) en nuestra boca para aspirar nosotros y el otro extremo (la boquilla con filtro y adaptada para su uso) en la nariz del niño. En este caso, nosotros hacemos la fuerza de succión con la que retiramos la mucosidad de la cavidad nasal. Es menos higiénico.  
 
•  

Aspirador nasal asistido

  Semejante al aspirador nasal para bebé pero en vez de aspirar nosotros, conectamos ese extremo a nuestro aspirador convencional. Se deben lavar muy bien y esterilizarlos cada vez que se usen.
   
•  

Aspirador nasal eléctrico

  El propio aspirador nasal incluye un motor que succiona la mucosidad por sí solo, controlando el flujo de aspiración. Por tanto, no existe ningún riesgo de contaminación, de forma que tanto los padres como los niños están protegidos de los gérmenes. Son fáciles de usar y limpiar.
 
 
Santiago Rueda Esteban. Unidad de Neumología infantil.
Hospital Clínico San Carlos (Madrid)