Alergia a las hortalizas

Alimentos de origen vegetal

Se define como hortaliza toda planta comestible que se cultiva en las huertas. Se denominan verduras a las hortalizas de hojas verdes.

Las hortalizas se pueden clasificar según su origen, siendo este muy variado, ya que pertenecen a muchas familias botánicas (Chenopodiaceae, Compositae, Cucurbiraceae, Solanaceae, etc...). También se pueden clasificar según la parte de la planta de la que procedan. Así, a diferencia de lo que sucede con otras plantas de las que solo ingerimos la semilla o el fruto, en el caso de las hortalizas ingerimos distintas partes de la planta, ya que tenemos hortalizas de tallo, como los espárragos, el apio, la acelga, el palmito; de raíz, como la zanahoria, la remolacha, el nabo, la chirivía, el rábano; de hoja, como los berros, la espinaca; de bulbos, como el ajo, la cebolla, el puerro, la chalota; de tubérculos, como la patata, la batata, la yuca; de fruta, como el tomate, la berenjena y el pimiento; y de flores, como el brécol, la alcachofa y la coliflor. Entre las hortalizas hay algunas que tienen muchas variedades, como es el caso de la lechuga, de la que se conocen algo más de 100.
 
En las últimas décadas se han descrito reacciones alérgicas con diversas hortalizas, y se han detectado numerosos alérgenos. Además, se han purificado algunos alérgenos y se han obtenido alérgenos recombinantes que demuestran reacciones cruzadas entre distintas hortalizas y entre las hortalizas y los aeroalérgenos, principalmente pólenes, dando lugar a las asociaciones clínicas conocidas como el síndrome apio-zanahoria-artemisia y con la alergia a vegetales asociada a polinosis por polen de abedul. También se han asociado al látex, como el  caso de la patata y el tomate.
 
     
  El 3,6% de los pacientes que acuden al alergólogo presentan alergia a alimentos, y de ellos el 4% presentaban alergia a alguna hortaliza, estando las frutas frascas implicadas en el 30% de los casos. Por tanto se deduce que los alimentos de origen vegetal son la causa más frecuente de alergia a alimentos en los niños mayores de 5 años y en los adultos.  
     
 

 

Clínica
 
Al igual que las frutas, generalmente la alergia a las hortalizas se asocia a síntomas de aparición inmediata tras la ingestión del alimento fresco, siendo bien tolerada la ingestión del alimento cocinado. También, al igual que en la descripción de la alergia a frutas, los síntomas van a presentar diferencias geográficas según las características físico-químicas de los alérgenos, sobre todo en las asociaciones clínicas presentadas entre hortalizas y alergia a pólenes de abedul y/o artemisia.
 
El síndrome de alergia oral depende de la hortaliza implicada y de la polinosis asociada. Así, en pacientes con alergia al apio y zanahoria con polinosis por abedul, la manifestación clínica principal es el síndrome de alergia oral; normalmente los síntomas son locales.
 
Sin embargo en pacientes con alergia a apiáceas y alergia a polen de artemisia, presentan síntomas sistémicos, angioedema, e incluso anafilaxia grave.