Cómo prevenir accidentes del niño en la calle

Consejos para evitar percances en vías y lugares públicos

 

Salir a la calle con niños pequeños es una aventura, sobre todo si son varios y de corta edad. Los parques, jardines y vías públicas necesitan observar diversas normas de seguridad para que cualquier niño pueda disfrutar de un rato de juego o de un tranquilo paseo con sus padres.
 
Además, las familias han de tener conocimientos suficientes para evitar accidentes en la vía pública. Para ello, son muy útiles las campañas periódicas de información sobre los peligros que acechan a los niños y medidas que se deben tomar al respecto. Para las autoridades sanitarias es obligado velar por el cumplimiento de leyes eficaces, que añadan medidas de control sobre la circulación y diseños de los hogares.
 

Con niños en la calle y lugares públicos

Los niños deben ir por la calle siempre acompañados, cogidos de la mano de un adulto y por la parte interna de las aceras. No debe permitirse que corra por sí mismo, ni aun cuando se circule cómodamente por la acera. En los caminos o carreteras debemos andar siempre en sentido contrario al de la circulación
       
 

Prevenir accidentes del niño en la calle

Las autoridades municipales deben señalizar e iluminar adecuadamente las vías públicas.
   
Los niños nos puede utilizar la calle como espacio apto para el juego. Deben crearse espacios libres y áreas peatonales para el juego, que deben estar bien aislados del tráfico.
   
Alrededor de los 3 o 4 años de edad se puede ir inculcando en el niño las reglas básicas de seguridad para circular por la calle. A medida que el niño crece pueden ir añadiendo otras nuevas:
  Cómo funcionan las luces de los semáforos.
  Cruzar siempre por los pasos de peatones.
  Cruzar la calle siempre cogido de la mano de un adulto.
Antes de cruzar mirar en ambos sentidos.
       
  Además, en la escuela se deben promocionar campañas de educación vial.
     
     
       

Niños en el campo, playa, piscinas públicas y parques acuáticos

En las piscinas públicas y parques acuáticos se deben cumplir las normativas de seguridad y disponer de suficientes vigilantes con preparación para realizar primeros auxilios (reanimación cardiopulmonar). Los más pequeños, aunque sepan nadar, nunca deben permanecer sin vigilancia en estos lugares   Prevenir accidentes niños en campo, playa, piscinas
   
En las playas hay que caminar con calzado adecuado. No levante piedras o hágalo con cuidado, pues puede encontrarse animales que produzcan lesiones como picaduras o mordeduras.
   
Evite llevar ropas de colores muy llamativos porque pueden atraer a los insectos.
   
   
Cuidado con la permanencia prolongada en el agua, los baños en agua muy fría en el período de digestión, buceos prolongados, hacer aguadillas a otros niños...
   
La exposición excesiva al sol es otro peligro. Proteja la piel del niño con crema protectora adecuada.
   
   

Niños con bicicletas, patines y monopatines

  Prevenir accidentes niños en bicicletas
Se debe insistir en que la práctica de estos deportes sólo se debe hacer en los circuitos y lugares destinados para ello, como zonas restringidas al tráfico, y siempre con la protección de un casco homologado y de un tamaño adecuado al niño y en protectores para las rodillas y codos. Está demostrado que así se previenen el 80 por ciento de las lesiones cerebrales producidas en este tipo de accidentes.
   
Se deben construir carriles especiales para bicicletas y adecuar lugares para la realización de este tipo de deportes.
   
Con la bicicleta, hay que circular por calles o caminos poco transitados y respetando al máximo las indicaciones. La bici ha de estar en condiciones adecuadas con buenos frenos
   
Por la calle, cuando se va en bicicleta circule por la derecha y dé paso preferencial a los vehículos.
   
Si se va en grupo, mejor en fila que no uno al lado del otro.
     
       

Niños y las normas de circulación

Los peligros más frecuentes hoy son los derivados de la circulación de vehículos.
   
Se debe enseñar al niño en casa y en la escuela el uso de los pasos de cebra y las normas básicas de circulación.
   
Es importante que vista con colores llamativos para que destaque con facilidad y que su hábitat esté separado del tráfico por vallas o pasos seguros.
   
En relación a los padres conductores, hemos de insistir en las recomendaciones de la Dirección General de Tráfico: respetar las normas de circulación, evitar el exceso de velocidad, la ingesta de alcohol y realizar revisiones periódicas del vehículo.
   
   
         
   
  Consejos para el conductor
   
   
  No conduzca en situaciones de riesgo. Evite conducir con niños demasiado excitados a bordo
   
  Antes de partir, cierre bien las puertas y asegurarse de que los seguros están correctamente accionados.
   
  Los niños nunca deben asomar ninguna parte del cuerpo fuera del vehículo, ni descansar o dormir en el espacio existente entre el asiento posterior y la luneta trasera.
   
  Debe evitarse por todos los medios que los niños se queden solos en el interior del vehículo.
   
  Los niños viajarán en el asiento trasero hasta los 12 años con cinturón de seguridad y asientos, cojines o adaptadores del cinturón, adecuados a su edad y altura.
         
  Prevenir accidentes niños en coches     Los niños deben viajar siempre en el asiento trasero en cucos o sillas debidamente homologadas, adaptadas a cada edad, y correctamente sujetas al vehículo.
   
  Los niños nunca deben viajar en el asiento delantero ni sobre las piernas de un adulto.
   
  Si en el coche sólo van el conductor y el lactante, se colocará la silla en el asiento delantero en sentido contrario a la marcha, excepto si el vehículo tiene sistema de bolsa de aire para el pasajero y no puede ser anulada.
     
         
         
 
 
Dr. Santiago Rueda Esteban. Servicio de Pediatría. Unidad de Neumología infantil
Hospital Clínico San Carlos (Madrid)