El colecho influye en la relación de los padres

Los expertos hablan sobre lo bueno y lo malo del colecho

     
  Si tenemos al bebé en nuestra cama, ¿qué ocurre con la pareja y las relaciones sexuales? Los defensores del colecho argumentan que el sexo no debería ser un problema. Primero, porque se puede practicar en otros lugares y, segundo, si el bebé está en una cama o cuna adosada, no hay por qué abandonar las costumbres íntimas. Eso sí, igual hay que tener más cuidado de no despertar al niño. En este sentido, la psicopedagoga Fabiola Aguado señala que "se puede vivir con naturalidad incluso si el niño está presente, pero hay que cuidar la intensidad del encuentro para que nunca lo pueda interpretar como un maltrato, una agresión o que se asuste".  

El colecho influye en la relación de los padres

     

 

No obstante, advierte de que si más allá de los 6 o 7 años, si se ha continuado el colecho, no resulta conveniente porque en el niño se puede generar una excesiva tensión sexual.
 
Los detractores de esta práctica  aseguran que dificulta las relaciones y, además, algunos van mucho más allá, asegurando que ésta práctica promueve el abuso sexual al niño por parte de los padres.
 
 

Entrevista con Eduard Estivill, autor de "Duérmete niño"

 
Entre un 30 y un 35 por ciento de la población infantil, entre los seis meses y los cinco años de edad, padece trastornos de sueño que le producen problemas psicológicos y físicos como inseguridad, agotamiento, irritabilidad…

"Duérmete niño", del pediatra, neurofisiólogo clínico y especialista del Sueño, Eduard Estivill, se ha convertido en el libro de cabecera de muchos padres que buscan la fórmula de cómo conseguir que sus hijos duerman bien.

Desde una perspectiva científica nos comenta algunas cuestiones sobre el hecho que los hijos duerman con los padres.
  Eduard Estivill, autor de "Duérmete niño"
Dr. Eduard Estivill, autor de "Duérmete niño"
⇒   ¿Qué se entiende por colecho?
  El dormir "cada día" en la cama de los padres.
   
⇒   ¿Es bueno que los niños duerman en la misma cama que los padres?
  Los datos científicos publicados y aceptados por las sociedades científicas no recomiendan su práctica. Entre ellas se encuentran la Sociedad Americana del sueño, la sociedad Española de Sueño, la Sociedad Americana de Pediatría y la Sociedad Española de Pediatría. De todas ellas soy miembro activo y es allí donde comunicamos nuestros trabajos.
   
⇒   Perjuicios o beneficios del colecho.
  No hay trabajos científicos que muestren beneficios. Sólo inconvenientes.
   
⇒   Consideramos normal que un adulto necesite o guste de la compañía para dormir, pero la sociedad no ve bien que un bebé también lo necesite, ¿no es contradictorio?¿dónde esta la diferencia?
  No es la sociedad que no lo ve bien. Es la comunidad científica por los datos publicados que lo demuestran.
   
⇒  Pero en la antigüedad los niños dormían con sus padres...
  No es un argumento científico para justificar el colecho.
   
⇒  ¿Duermen mejor o peor los niños que duermen con sus padres? ¿Es verdad que los niños japoneses que practican colecho duermen cuatro veces mejor que los occidentales? ¿Y los padres?
  Las publicaciones científicas muestran datos relevantes en contra del colecho.
   
•    ¿Hay quienes recomiendan no dejarles solos ni que lloren, ¿qué opina?
  No doy opiniones, sólo relato hechos científicos.
   
⇒   ¿Cómo influye el colecho en los padres? ¿Puede distanciar a la pareja porque existen menos ocasiones de tener relaciones sexuales? ¿Les separa de alguna manera?
  La literatura científica muestra que es perjudicial para la convivencia de los padres.
   
⇒   Si se hace con seguridad ¿Es cierto que el colecho protege contra el temido del Síndrome de Muerte Súbita del lactante?
  La literatura científica dice justamente lo contrario.
   
⇒   ¿Es más seguro para los niños dormir solos que con sus padres?
  Los datos publicados muestran menos problemas de todo tipo en niños que han aprendido a dormir solos.
   
⇒   ¿Provoca el colecho falta de autonomía y una mayor dependencia en los niños?
  Los datos científicos así lo indican.
   
⇒   También se dice que podrían ser más vulnerables a abusos sexuales de los padres…
  Respecto a este tema no existen datos científicos publicados.
   

 

Entrevista con el pediatra Carlos Gonzalez

   
  Carlos Gonzalez, autor del libro "Bésame mucho"   Para el pediatra Carlos González hay que dejarse guiar por el amor, el instinto y el respeto y no tanto por los datos científicos.

En su libro "Bésame mucho" desdramatiza muchas de las situaciones de la crianza que a los padres les parecen más complicadas. Hoy nos habla sobre el colecho.

Carlos Gonzalez, autor del libro "Bésame mucho"
 
   
⇒  
¿Qué se entiende por colecho?
  Dormir juntos los padres y los hijos. Pero la definición no está clara. En inglés se habla específicamente de "bed sharing", dormir en la misma cama, o "cosleeping", que puede ser en la misma cama o en camas contiguas o el bebé en su cunita, pero en la misma habitación. "Cosleeping" se suele traducir como "colecho", que etimológicamente parece que sería "compartir un lecho". Probablemente distintas personas usan la palabra de distinto modo.
   
⇒   ¿Es bueno que los niños duerman en la misma cama que los padres?
  ¿Qué quiere decir "bueno"? No estamos hablando de una cuestión ética. ¿Preguntaríamos si es bueno jugar al parchís, o si es bueno llevar calcetines azules? Simplemente, quien quiere hacerlo, lo hace, y quien no quiere hacerlo, no lo hace. Lo asombroso es que durante años, sin ser una cuestión moral, haya habido gente diciendo que dormir con los hijos era "malo".
   
⇒   Háblenos de los beneficios del colecho.
  Que facilita la lactancia está bastante claro, pero no me atrevería a decir que la favorece. Practican más el colecho las madres que dan el pecho, pero probablemente no es que el colecho favorece la lactancia, sino que la lactancia favorece el colecho: para la madre es más cómodo. En cuanto a seguridad, el dormir en la misma habitación disminuye el riesgo de muerte súbita. Se recomienda, por motivos exclusivamente médicos, que los bebés duerman en la habitación de los padres hasta los seis meses; después, ya no es una cuestión médica. Ahora bien, dormir en la misma cama puede aumentar el riesgo de muerte súbita durante los primeros tres meses, si los padres fuman, o han tomado alcohol o somníferos, o si alguno tiene obesidad mórbida.. No creo que los patrones de sueño se regulen con el colecho. Es decir, los niños pequeños se despiertan varias veces cada noche, tanto si duermen solos como si están acompañados. La diferencia es que, con el colecho, es más fácil, rápido y cómodo volverlos a dormir. Son los padres los que suelen dormir mejor con el colecho. En cuanto al vínculo, no estoy seguro de que influya. Entre madre e hijo suele haber un vínculo muy fuerte, duerman donde duerman.
   
⇒   Consideramos normal que un adulto necesite o guste de la compañía para dormir, pero la sociedad no ve bien que un bebé también lo necesite… no parece lógico…
  No. Pero en realidad no es del todo cierto que "la sociedad" no lo vea bien. Sólo algunas personas no lo ven bien, otras personas lo ven de maravilla. De hecho, la mayor parte de los adultos ha dormido alguna vez en la cama de sus padres, y lo recuerda como algo agradable.
   
⇒  Los padres de hoy están más perdidos a la hora de criar a sus hijos? ¿Hay desconocimiento?
  Creo que, en algunas familias, hay poco tiempo de contacto entre padres e hijos. Es el contacto continuo lo que suele dar a los padres la confianza en sí mismos y la capacidad para criar a sus hijos.
   
⇒   En la antigüedad los niños dormían con sus padres… ¿es exagerado el intervencionismo social en la crianza a día de hoy? ¿Demasiados tópicos y prohibiciones hacia lo mejor de la crianza?
  Creo que es una consecuencia de lo anterior. Antes los padres no consultaban a pediatras, psicólogos y otros expertos, no leían libros sobre crianza y educación de los hijos. No estoy diciendo que mágicamente lo hicieran todo bien. Unos lo harían mejor que otros, igual que ahora. Pero no se sentían tan inseguros, no creían necesitar tantas instrucciones. Y también tenían más hijos, claro, y más hermanos, más sobrinos... muchas más oportunidades de adquirir experiencia.
   
⇒   ¿Duermen mejor los niños que duermen con sus padres? ¿Es verdad que los niños japoneses duermen cuatro veces mejor que los occidentales? ¿Y los padres?
  En nuestra sociedad, probablemente son pocos los padres que toman la decisión, a priori, de dormir con sus hijos. Casi todos intentan poner al bebé en su cunita. Muchos, tal vez la mayor parte de los que acaban durmiendo en la misma cama lo hacen precisamente porque ven que así duermen todos mejor. En Japón todavía es muy frecuente dormir con los niños, al modo tradicional. Se ve claramente en los dibujos de Shin Chan, que duerme entre su padre y su madre. Según algunos estudios, en Japón los niños tienen menos problemas de sueño que en Estados Unidos.
   
⇒  ¿El problema del sueño infantil es real o es más una creación de padres preocupados?
  Según cómo se defina "problema". Los niños pequeños se despiertan varias veces cada noche, buscan a su madre y lloran si no la encuentran rápidamente; algunos lloran aunque sí la encuentren. Si alguien define "despertarse por la noche" como "problema", pues claro, los niños tienen muchos problemas. A mí me parece que el verdadero problema es tener que levantarse cada noche varias veces para ir a consolar a un niño que duerme en otra habitación. Y ese problema, más que los padres, lo han creado quienes han recomendado a los padres que el niño duerma solo en otra habitación.
   
⇒  Hay quienes recomiendan dejarles solos aunque lloren… ¿qué opina?
  Yo no dejo llorar a mis familiares, a mis amigos, ni siquiera a mis pacientes. Si un amigo me llama llorando, no le cuelgo el teléfono. ¿Cómo iba a dejar llorar a mi propio hijo?
   
⇒  Cómo influye el colecho en los padres… dicen que puede distanciar a la pareja porque existen menos ocasiones de tener relaciones sexuales
  Si el niño está despierto y llorando, tanto da que esté en nuestra habitación como en otra. Incluso aquellos padres que dejen llorar a su hijo, dudo que sean capaces de tener relaciones sexuales mientras le oyen llorar. Y si el niño está dormido, también da igual que esté en la misma habitación o en otra. En ambos casos hay que procurar no hacer mucho ruido. El día tiene muchas horas, y la casa tiene muchas habitaciones. Y también hay muchos posibles obstáculos para las relaciones sexuales: el cansancio de tener que levantarse a las seis para ir a trabajar, o la angustia de estar en paro, o la película o partido de fútbol que echan por la tele... no es justo echarle la culpa a los niños.
   
⇒   Hay quienes afirman que provoca en los niños falta de autonomía y una mayor dependencia…
  Bueno, yo llevo más de 30 años durmiendo con mi esposa. ¿Significa eso que no tengo independencia ni autonomía?
   
⇒   Y otros dicen que podrían ser más vulnerables a abusos sexuales de los padres…
  Vamos, que existen algunos padres que abusarían de sus hijos, pero no lo hacen porque el niño está en otra habitación y les da perece levantarse... ¡Tonterías! Los que abusan de sus hijos, lo mismo pueden abusar en un sitio que en otro.
       
⇒  Si se hace con seguridad ¿protege el colecho contra el temido del síndrome de muerte súbita del lactante?   colecho ventajas e incovenientes
  Dormir en la misma habitación -pero no en la misma cama- parece que sí protege. Dormir en la misma cama no protege, pero tampoco provoca muerte súbita si se cumplen unas normas de seguridad.  
     
⇒  ¿Hasta qué edad les dejamos en la cama?  
  Hasta que queramos. Hasta que quiera el niño, o hasta que quieran los padres.
Por supuesto, es difícil que tres o más personas quieran exactamente lo mismo: a veces el niño se quiere ir y sus padres le echan de menos, a veces el niño se quiere quedar y sus padres encuentran que están un poco estrechos en la cama, a veces el padre quiere seguir durmiendo con su hijo y la madre opina que ya tiene edad de dormir solito... Alguien tendrá que ceder. O se hace lo que quiere la madre, o se hace lo que quiere el padre, o se hace lo que quiere el niño. Lo que es absurdo es que hacer lo que no quiere ninguno de los tres, sacrificarse todos para hacer lo que dice el pediatra, la abuela o el libro.