Ácido fólico: requerimientos diarios

Cantidad mínima diaria de ácido fólico recomendada

 
  ¿Cómo y cuándo se deben tomar los suplementos?
 
Los requerimientos mínimos de una vitamina corresponden a la cantidad mínima diaria de dicha sustancia que se debe obtener de fuentes externas, como los alimentos o los suplementos vitamínicos, para que no aparezcan enfermedades. El cuerpo humano necesita los siguientes requerimientos diarios:
 
 
   
•    Niños : 
    De 0 a 12 meses: 0.08 mg/día.
    De 1 a 3 años: 0.16 mg/día
    De 4 a 6 años: 0.2 mg/día
    De 7 a 9 años: 0.3 mg/día
    Más de 10 años: 0.4 mg/d
   
•    Varones mayores de 14 años: 0.4mg/día
•    Mujeres mayores de 14 años: 0.4 mg/día
•    Embarazadas o mujeres con deseo de quedarse embarazada: 0.6 mg/día (principalmente mediante suplementos vitamínicos)
•    Durante la lactancia: 0.5 mg/día
•    Gestantes con embarazos anteriores con defectos del tubo neural: 4mg/día
   

 

Los suplementos de ácido fólico solo deberían ser necesarios en determinados momentos de la vida. Una dieta variada y rica en frutas y verduras suele aportar las dosis mínimas necesarias de ácido fólico, por lo que no haría necesario que la población general consuma dichos suplementos vitamínicos. Además, la mayoría de los países desarrollados han recurrido a diversas técnicas para enriquecer alimentos básicos como los cereales con folatos. Sin embargo, es cada vez menos frecuente el consumo de una dieta saludable; por ello, cada vez son más las situaciones donde hace falta añadir suplementos vitamínicos a la alimentación.
 
La relación entre el déficit de ácido fólico en la gestación y la aparición de defectos congénitos en el tubo neural, como la espina bífida está claramente establecida. Por ello, la suplementación con ácido fólico durante la gestación ayuda a prevenir la mayoría de los defectos del tubo neural. De esta forma, las embarazadas o las mujeres que estén planeando un embarazo deben consumir suplementos de ácido fólico para alcanzar los niveles necesarios para la correcta formación del embrión.  Es importante consumir los suplementos durante todo el embarazo y parte del periodo postparto o puerperio, ya que esta es otra de las situaciones donde el organismo necesita más cantidad de folatos.
 
Además del embarazo, también se recomiendan los suplementos de ácido fólico en la lactancia, la infancia (etapas de máximo crecimiento), los recién nacidos pretérmino y en aquellas ocasiones en las que tanto su absorción como su metabolismo se encuentran alterados. Así, por ejemplo, puede ser útil administrarlo en situaciones como la enfermedad celiaca o de Crohn, el uso prolongado de fármacos como antibióticos, antiepilépticos o anticonceptivos, en el alcoholismo crónico o tabaquismo intenso, en ancianos y pacientes desnutridos y en enfermedades hepáticas graves.