Funciones del ácido fólico

Vitamina que se encarga de la síntesis del ADN

 
El ácido fólico o vitamina B9 es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo humano. Dicha importancia se basa en su papel en la formación de las células del organismo y en la síntesis de las estructuras que conforman el ADN. Sin embargo existen muchas más funciones del ácido fólico que lo hacen aún más esencial.
 
-   Síntesis de ADN
   
  El ADN y el ARN son las sustancias químicas donde se encuentra almacenada toda la información genética de cada célula; es decir, contienen todas las instrucciones necesarias para el desarrollo celular y, por tanto, de todo el organismo así como para el funcionamiento correcto y específico de cada una de las células del cuerpo humano; además, son los responsables de la transmisión hereditaria de dicha información.
   
  El ADN y el ARN son las sustancias químicas donde se encuentra almacenada toda la información genética de cada célula; es decir, contienen todas las instrucciones necesarias para el desarrollo celular y, por tanto, de todo el organismo así como para el funcionamiento correcto y específico de cada una de las células del cuerpo humano; además, son los responsables de la transmisión hereditaria de dicha información.

El ADN es una gran molécula formada por varios tipos de sustancias que en conjunto forman su compleja estructura. La composición química del ADN es la de un ácido nucleico formado por nucleótidos. Éstos están constituidos por tres elementos entre los que destacan las cuatro bases nitrogenadas llamadas adenina, guanina, timina y citosina.
  Acido fólico: Vitamina que se encarga de la síntesis del ADN
   
  Cada nucleótido cuenta con una base nitrogenada. La variedad de bases y consecuentemente de nucleótidos es lo que va formado las "letras" del código genético en el ADN.
   
  El ácido fólico interviene, junto con otras muchas sustancias del organismo, en la formación de los elementos de la estructura del ADN. En concreto actúa donando parte de su estructura química (átomos de carbono) para la síntesis de los nucleótidos.
   
  Es fácil deducir que, debido a esta función, el ácido fólico es una sustancia imprescindible durante el desarrollo fetal. El ADN es el encargado de informar a cada célula qué es lo que debe hacer y en qué debe transformarse. Si durante este periodo del desarrollo humano no hubiese suficientes folatos, la síntesis de ADN se vería alterada y, por lo tanto, muchas de las células no sabrían cómo han de actuar, dando lugar a malformaciones en el bebé.
   
-   Producción de glóbulos rojos
   
  Como se acaba de indicar, la carencia de esta vitamina provocaría un deterioro en la multiplicación celular al alterarse la síntesis de ADN. Esto implica una ralentización en la formación celular, que en determinados órganos y tejidos será más acusada por precisar una proliferación celular más rápida que en el resto. Esto sucede, por ejemplo, en la médula ósea con la formación de las células de la sangre. Por lo tanto, si hay un déficit de vitamina B9 los glóbulos rojos, se formarán a una velocidad menor en la médula ósea y como consecuencia de esta producción anómala, adoptan un tamaño mayor del que le corresponde; a este proceso se le conoce como anemia megaloblástica. En conclusión, el ácido fólico es un factor importante en la correcta síntesis de glóbulos rojos o eritrocitos así como del resto de células sanguíneas.
   
Ácido fólico y homocisteína
   
  La homocisteína es un tipo de aminoácido cuya síntesis se relaciona directamente con sustancias como la vitamina B6, la vitamina B12 y el ácido fólico. Estas vitaminas intervienen en el metabolismo de esta sustancia; por eso, sus niveles se relacionan con los de homocisteína de forma que, cuando una de estas vitaminas disminuye en la sangre, aumentan los niveles de homocisteína.
   
 
     
  Los niveles altos de homocisteína se han relacionado con un mayor riesgo de padecer enfermedad cardiovascular. Los sujetos que consumen cantidades insuficientes de ácido fólico presentan mayores concentraciones de homocisteína en sangre y por lo tanto mayor riesgo cardiovascular. De esto se deduce que una dieta rica en folatos disminuiría las cantidades de esta sustancia perjudicial en el organismo lo que equivale a una buena prevención de las enfermedades cardiovasculares.  
     
   
Protección del sistema nervioso central
   
  Ensayos recientes han asociado los altos niveles del ácido fólico en el organismo con la prevención de enfermedades psiquiátricas como la depresión. Últimamente se ha evidenciado que los suplementos dietéticos de ácido fólico pueden mejorar el estado de los pacientes depresivos. Por otro lado, se ha visto que en los pacientes con Alzheimer la concentración de folatos en sangre es menor a la que presentan personas con la misma edad pero sin enfermedad.
   
  En conclusión, los óptimos niveles de vitamina B9 en el organismo también son esenciales para la prevención de enfermedades mentales muy prevalentes en la actualidad.
   
   
Otras funciones del ácido fólico
   
    •   Es importante en la formación de la placenta durante el embarazo ya que su ausencia se asocia a la placenta previa, un problema ginecológico con importantes consecuencias para el embarazo.
       
    •   Ayuda a prevenir la aparición de algunas neoplasias como el cáncer de colon. Se ha demostrado que la administración de suplementos de ácido fólico durante largos periodos ha sido útil en la prevención de neoplasias como los cánceres de mama y de colon.
       
    •   Actúa estimulando la formación del ácido en el estómago, necesario para la digestión de los alimentos.
       
       
   
 
En conclusión:
Podría parecer sorprendente que una sola vitamina tenga una función tan fundamental para la salud y sea tan importante para el buen funcionamiento del organismo. Sin embargo, al saber que dicha vitamina se encarga de la síntesis del ADN y del metabolismo de una sustancia tan importante como la homocisteína, es fácil deducir que cumple un papel primordial para el cuerpo humano.