¿Qué es una dieta equilibrada?

Complementos alimenticios

Una dieta saludable es aquella que hace hincapié en el consumo de verduras, frutas, cereales integrales y las fuentes de proteínas como las judías, el pescado, los productos lácteos y las carnes magras. Este conjunto de alimentos, tomados de manera equilibrada ayudan a mantener un estado y un peso saludables. Ningún alimento único proporciona todos los nutrientes que el cuerpo requiere para satisfacer todas las necesidades de energía. El consumo de una dieta variada asegura la obtención de los nutrientes necesarios para el organismo.
 
     
Dieta equilibrada   El cuerpo humano necesita un aporte diario de energía para poder funcionar correctamente. Los nutrientes esenciales que no deben faltar en ningún tipo de dieta son las proteínas, los carbohidratos y las grasas. Además son necesarios otro tipo de sustancias que, si bien basta con menores cantidades diarias, son imprescindibles para muchas de las funciones del organismo. Entre estos se encuentran los aminoácidos esenciales, los minerales, los ácidos grasos y las vitaminas.
     
 
Consumir una dieta adecuada no tiene porque ser algo complicado. Una persona que no necesita ningún tipo de alimentación especial por algún problema de salud, puede lograr fácilmente una dieta adecuada con el consumo variado y equilibrado de alimentos, fundamentando su alimentación en las frutas, las verduras y los cereales y evitando el exceso de azúcar y sal.
 
 
¿Cuándo se necesita tomar complementos alimenticios?
 
En la mayoría de los casos los alimentos naturales proporcionan todo el requerimiento diario de nutrientes y vitaminas. Sin embargo, hay ocasiones en las que los complejos polivitamínicos son una buena ayuda para aportar estos nutrientes que, por diferentes causas, no son administrados de forma suficiente en la dieta.
 
     
  Estos complementos son apropiados para:  
     
   •   
Personas de más de 65 años. El envejecimiento puede conducir a una peor adquisición de los nutrientes.  
       
  •   
Algunas mujeres posmenopáusicas. En esta etapa puede resultar más difícil obtener las cantidades necesarias de calcio y vitamina D.  
       
  •    Las personas que no se alimenten correctamente o que consuman una dieta hipocalórica.  
       
  •   Los fumadores, ya que el tabaco disminuye la absorción de muchas vitaminas y minerales.  
       
  •   Los alcohólicos.  
       
  •   Las mujeres que planifiquen un embarazo o que ya estén embarazadas o dando el pecho. Durante estos periodos se necesitan una mayor cantidad de nutrientes, especialmente el ácido fólico, para el buen desarrollo del niño.  
       
  •   
Las personas con enfermedades crónicas. Algunos trastornos pueden incrementar la necesidad de nutrientes al alterar el apetito o el metabolismo de los mismos.  
       
 
En cualquier caso es importante recalcar que la mejor fuente de nutrientes ha de ser siempre la alimentación natural y que estos complementos son una ayuda para la adquisición de elementos importantes para el organismo, pero que no deben suplementar a la dieta normal.