Glosario  
       
    Pepsina:
es una enzima digestiva.
 
       
  Proteasa:
es una enzima que colabora en la partición de las proteínas.
 
       
       

 

Cómo es el organismo del recién nacido

 
Los lactantes tienen un metabolismo muy intenso y su velocidad de crecimiento es elevada: ganan un kilogramo al mes y al cuarto mes han duplicado su peso.

Debido a esto, sus requerimientos nutricionales son más elevados.

Los nutrientes se deben administrar de forma especial porque presentan falta de maduración tisular en muchos de sus órganos, acompañada de inmadurez en:
 
   
   
    Cómo es el organismo del recién
nacido
•  
¿Qué es la leche artificial y
qué tipos hay?
 •  
Comparativas leches de bebés
    Cómo se prepara un biberón según
la edad del niño
  
 
     
•  La secreción gástrica:
  La secreción ácida (de ácido clorhídrico) y de pepsina no se desarrolla hasta los dos años, lo cual dificulta la digestión de proteínas porque la requieren para su aprovechamiento. Además, el esfínter esofágico inferior no está bien desarrollado. Esto hace que el niño pueda padecer reflujo gastrointestinal.
   
La secreción pancreática:
  La amilasa es inexistente al nacer y su maduración no se completa tampoco hasta los dos años. Además, las proteasas tienen escasa actividad durante las primeras semanas, lo que hace que digieran mal las proteínas; y las proteasas son necesarias para hidrolizar las grasas, favoreciendo así su aprovechamiento por el organismo.
   
El hígado:
  La síntesis y funcionalidad de las sales biliares, necesarias para el adecuado transporte de grasas, es reducida, y por eso no las digieren bien.
   
El riñón:
  No funciona al cien por ciento, lo que provoca desequilibrios osmóticos y electrolíticos (desequilibrios en la concentración y distribución de iones y agua como solvente de los mismos).