Comparativa entre leche materna y artificial

Proteinas, vitaminas y minerales en la leche

 
 
Hay que conocer en profundidad las diferencias entre la leche materna y la artificial para poder elegir con fundamento. Como ya hemos dicho anteriormente, leche de vaca como tal no se puede utilizar como alimento en niños menores de un año, por lo que es imprescindible modificada para que asemejarse lo más posible a la leche humana.

La leche artificial tiene una composición bastante similar a la leche humana en cuanto a nutrientes energéticos (carbohidratos, proteínas y grasas), aunque el contenido proteico es mayor en la leche artificial, así como el de sales minerales.
 
   
   
    Cómo es el organismo del recien
nacido

•  
¿Qué es la leche artificial y
qué tipos hay?
 •  
Comparativa leches de bebés
•  
Cómo se prepara un biberón según
la edad del niño
  
 
     
•  Proteínas
   
 
 
La leche de vaca tiene el triple de proteína que la leche materna. Por ello, se modifica su contenido para que sea levemente superior al de la leche materna.
 
   
  La causa de tanta proteína es que los terneros necesitan grandes cantidades porque crecen muy rápido: duplican su peso al mes y medio, a diferencia de los niños, que lo duplican a los cinco meses. Este exceso de proteína provocaría en el bebé un sobreesfuerzo digestivo y sobrecarga del riñón. Por ello, se modifica su contenido para que sea levemente superior al de la leche materna: la leche de vaca sin modificar contiene 3,5 gramos de proteína por cada 100 mililitros y la fórmula modificada contiene 1,2 gramos; esto se acerca a los porcentajes de la leche humana que contiene 0,9 gramos de proteína.
   
  La relación lactoalbúmina (proteína del suero de la leche)/caseína debe ser de 60/40, ya que si contiene mucha cantidad de caseína, la leche coagularía en grumos y sería menos digestible para el niño. Para conseguir esta relación, se añade suero desmineralizado a las fórmulas, ya que la leche de vaca tiene un elevado contenido de caseína (82%). Asimismo, la cantidad de lactoglobulina (proteína del suero de la leche) es mucho mayor en la leche de vaca, lo que puede provocar alergias en el bebé.

El perfil de aminoácidos es similar al de la leche materna, excepto en el caso de la fenilalanina, sustancia que está en mayor cantidad y la taurina, que se encuentra en menor cantidad y es esencial para el desarrollo cerebral del bebé. Por ello, se añade a las fórmulas artificiales.
   
•  Hidratos de carbono
   
 
 
La leche de vaca sin modificar presenta 7 gramos/100 ml, y la leche humana, 4,8 gramos/100 ml. Por ello, se modifica consiguiendo un contenido de 5,4 gramos/100 ml.
 
   
  En cuanto a calidad, encontramos lactosa, necesaria para el desarrollo de bifidobacterias intestinales y galactosa, clave en la formación de cerebrósidos (glucoesfingolípidos) de las vainas de mielina del sistema nervioso. La lactosa de la leche humana se hidroliza de forma más lenta en el intestino que la lactosa añadida a las fórmulas artificiales, propiciando que parte de la lactosa sea aprovechada por la flora intestinal para generar ácido láctico. Esta es la causa de que las heces del niño alimentado con leche materna sean más ácidas.
   
•  Ácidos grasos poliinsaturados
  En la leche materna se halla mayor contenido de ácidos grasos poliinsaturados; así se forman emulsiones homogéneas, a diferencia que la leche de vaca, que por su alto contenido en ácidos grasos libres de cadena larga y saturados, forma emulsiones heterogéneas. La grasa de la leche materna se absorbe mejor y contiene mayor cantidad de ácidos grasos esenciales y ácidos grasos monoinsaturados. Esta es la razón por la que se añaden a las fórmulas artificiales aceites vegetales y ácidos omega-3.
   
•  Minerales
  La leche de vaca, como ya hemos mencionado, tiene el triple de minerales que la leche materna y si no se modifica, ocasionaría daños renales en el bebé. El riñón del bebé no funciona al cien por ciento. La absorción de calcio es más eficaz en la leche materna, así como la de hierro, gracias a su alto contenido en lactoferrina (proteína transportadora de hierro). Las leches artificiales deben suplementarse con calcio y vitamina D (necesario para la correcta absorción intestinal de calcio) y también añadir hierro, principalmente en leches de continuación.
   
La diferencia principal entre la leche materna y la artificial se encuentra en el contenido de mecanismos de defensa que existen en la primera. Destacan las lactoperoxidasas activas frente a estreptococos, el factor antiesfilocócico, lisozima con capacidad bactericida o los linfocitos T y B.
 
 
     
  Tablas comparativas leche humana vs artificial o de vaca
 
     
      Ver tabla de diferencias en la utilización de nutrientes  
  ►   
Ver tabla de diferencias de composición leche de vaca- leche humana