PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

Dieta para el niño de 3 a 6 años

Consejos prácticos y posibles menús

 

La familia tiene un papel fundamental en la educación alimentaria del niño: es importante que los padres organicen los horarios de las comidas, compartiendo alguna comida con sus hijos para mejorar las relaciones afectivas y disfrutar juntos de la compra, preparación y consumo de alimentos.  Lo ideal es transmitir conductas y hábitos alimentarios correctos.

Siempre deben ejercer una supervisión a distancia, evitando continuos consejos que puedan crear mal ambiente e incluso aversión hacia aquellos alimentos. Hay que procurar que el comportamiento de los miembros de la familia sea coherente con las recomendaciones que se dan, ya que a veces quien lo aconseja no lo practica.
 
   
   
    Pautas alimentarias
•  
Menús para el niño de 3 a 6 años
 •  
Pirámide de alimentos de 3 a 6 años
    Dudas de los padres sobre la
alimentación de los hijos
  
 
     
Los alimentos deben distribuirse a lo largo del día para que el organismo tenga los nutrientes necesarios, siempre con la mayor variedad posible.

 

     
  La dieta mediterránea es el mejor ejemplo de alimentación equilibrada y en nuestro país su puesta en práctica es fácil porque se dispone de todos los alimentos que la componen y además son de máxima calidad:  
     
   •  
aceite de oliva Dieta para el niño de 3 a 6 años  
  •  
pescado  
  •   legumbres  
  •   cereales  
  •   pan  
  •   frutas  
  •   verduras  
  •   yogures  
  •  
frutos secos  
       
  Las combinaciones de estos alimentos dan lugar a numerosas recetas de alto valor nutritivo. Si la acompañamos de ejercicio físico, ejercerá un efecto preventivo frente a enfermedades en la edad adulta, ya que es importante que el niño se acostumbre a la actividad física y reduzca el ocio sedentario, evitando así exceso de horas de televisión y videojuegos.  
       

 

En general, la dieta debe ser:
 
•   Rica en proteínas de origen animal, como los lácteos, carnes, huevos y pescados, en equilibrio con proteínas vegetales como las legumbres y los cereales.
   
•   Se debe procurar un adecuado aporte de leche y derivados, como mínimo 500 ml al día.
   
•   Asegurar una cantidad suficiente de farináceos, verduras y hortalizas en los primeros platos y en las guarniciones, porque ayudan a compensar el déficit de hidratos de carbono o de verduras del primer plato y siempre deben complementarlo.
   
•   No hay que ser demasiado generosos en el tamaño de las raciones de carne o pescado.
   
•   Potenciar el aceite de oliva frente a la mantequilla o margarina.
   
•   Controlar el aporte de grasa saturada visible de la carne y charcutería e invisible en la bollería industrial o alimentos preparados.
   
 •   Tomar agua como bebida principal, aproximadamente 1- 1'5 ml de agua por kcal aportada por la dieta, cantidad que incluye el agua contenida en los alimentos y el agua de bebida.
   
   
   

Consejos para elegir el menú

 
•   Minimizar la ingesta de alimentos procesados.
   
•   Es preferible elegir alimentos vegetales: hortalizas, frutas, cereales, legumbres, frutos secos y semillas.
   
•   Potenciar el uso del aceite de oliva como grasa principal. Reducir la ingesta de alimento fritos, y en su caso freírlos en aceite de oliva.
   
•   Al menos dos vasos de leche y derivados al día.
   
•   Ingerir carnes con poca grasa (eliminar la piel de las aves y la grasa visible) y mejor carne roja que blanca y favorecer la ingesta de pescado rico en grasa poliinsaturada con omega-3 (salmón, atún, etc.).
   
•   Los alimentos ricos en carbohidratos son imprescindibles por su aporte de energía, por lo que no importa repetir de ellos.
   
•   El consumo de dulces, refrescos y "snacks" debe reducirse, es decir, de grasas, azúcar y sal,  pues no existen alimentos buenos ni malos. La moderación en la comida debe ser la norma.
   
•   Se deben mantener nuestras tradiciones gastronómicas.
   
•   Reducir el consumo de sal y, si es posible, usar sal yodada.
   
•    Tomar un buen desayuno, que debe incluir, al menos, lácteos, cereales y frutas.
   
•    Fomentar el consumo de pescado azul. El pescado congelado tiene el mismo valor nutritivo que el fresco.
   
•    Reducir el consumo de bebidas carbonatadas y refrescos, fomentado la ingesta de agua como bebida principal.
   
   
   
 
 

Consejos para que coma mejor

 
 •  
Es aconsejable utilizar métodos culinarios como el rebozado de verduras o pescados, para favorecer la toma de alimentos de peor aceptación.   Alimentación niños de 3 a 6 años
   
 •  
Complementar la comida del mediodía con la cena, especialmente en niños que acuden al comedor escolar.
   
 •  
Crear un ambiente en familia, agradable y distendido alrededor de la hora de la comida. Aplicar unos horarios y normas.
   
 •  
Estimular al niño para que disfrute de la comida y aprenda a comer solo.
   
 •  
Si rechaza la comida, no mostrar enfado y pasado un tiempo retirar el plato de comida sin ofrecer nada hasta la próxima comida.
   
 •   Favorecer la colaboración para poner la mesa y en la elaboración de los alimentos.
   
 •   No permitir los juegos en la mesa y evitar la televisión.
   
 •   Intentar presentar los alimentos de manera atractiva y variada teniendo en cuenta los gustos del niño.
   
 •   No se debe forzar ni amenazar a comer al niño, es él quien regula la cantidad dependiendo del hambre o saciedad que tenga.
   
 •   Procurar una correcta higiene dental con ayuda de dentífricos, hilo dental y soluciones con flúor.