Pautas alimentarias del niño de 1 a 3 años

 
Los alimentos nuevos que se introducen deben tomarse tanto en casa como en la guardería.

Teniendo en cuenta las necesidades del niño a esta edad, podremos saber qué alimentos podrán completar dichos requerimientos y en qué cantidad se deben dar al niño: el aporte medio de energía al día se estima en 1.300 kilocalorías, de las cuales el 50 o 55% deben ser aportadas por los hidratos de carbono, el 30-35% por las grasas y el 15% por las proteínas.

Hay que prestar especial atención al calcio y al hierro, cuyos principales aportes se dan a través de las lácteos en el primer caso, y de la carne en el segundo.
 
   
   
    El niño empieza a comer solo
•  
Pautas alimentarias
 •  
Menús para el niño de 1 a 3 años
   
   
     
 

¿Qué es una dieta equilibrada?

 
Ésta es la pirámide alimenticia para los niños entre uno y tres años:
 
•  Farináceos
  Es decir, alimentos ricos en hidratos de carbono, como el pan y derivados, legumbres y patatas. El niño empieza a tomarlos de distinta forma: por ejemplo, se le podrán dar cereales de desayuno con la leche en vez de la papilla de cereales y se podrán introducir en la merienda alimentos de este tipo como las galletas o bizcochos. Las patatas constituyen la mitad de los platos de verdura. Las legumbres enteras no se podrán dar hasta los dos años de edad por ser poco digestibles; pero sí antes si están trituradas y machacadas, sin piel complementándolas con cereales o patatas. Las legumbres carecen de un aminoácido esencial, la meteonina, y los cereales de otro, lisina; por ello se complementan para ofrecer un plato de alto valor biológico, como las lentejas con arroz. La pasta, en forma de fideos o macarrones machacados, y el arroz se podrán ofrecer dos veces por semana en la comida o cena.
   
•  Verdura  
 
 
 
 
Pautas alimentarias del niño de 1 a 3 años
  Es recomendable aportar dos raciones al día, de cualquier tipo, y de aproximadamente 100 gramos cada ración, cocidas con agua o al vapor para reducir las pérdidas vitamínicas. También, como guarnición o ensalada.
   
•  Frutas
  Deben ser frescas y maduras, y aquellas más alergénicas como las fresas o kiwis no se podrán dar hasta los dos años de edad. Se pueden dar en forma de zumos de medio vaso a media mañana o en la merienda.
   
 •  Alimentos proteicos
     
  Carne: es preferible que sea magra, sin grasa visible y sin piel, y a partir de los dos años podrá ingerir algún tipo de embutido una vez a la semana.
     
  Pescado: también debe ser magro. Es preferible retrasar hasta los 18 meses la introducción en la dieta de pescado azul. Para el marisco es aconsejable esperar hasta los dos años de edad. 
     
  Huevos: 1 o 2 veces por semana, teniendo en cuenta el aporte a través de derivados como las natillas o el flan.
     
 • Leche
  Debe aportarse al niño medio litro de leche entera o bien de continuación, según la tolerancia. Es mejor que tome la leche bebida, pero si no es capaz, se puede incorporar a los purés, sopas o como postre lácteo (yogur o queso fresco). Es recomendable no seguir dando al niño el biberón a partir de los dos años por la posible aparición de caries al acumularse restos de comida en él. Es mejor que tome la leche en taza cuanto antes.
   
 • Azúcar
  Su incorporación a la leche o yogures es opcional, pero no necesario. Si se añade, debe hacerse en una cucharadita pequeña. En ocasiones, el niño puede tomar algún alimento azucarado como las magdalenas o bizcochos pobres en grasa, así como mermeladas, compotas o membrillo. Se deben evitar los caramelos que tan a menudo se dan en los colegios como signo de socialización con el resto de niños; el chocolate es mejor retrasarlo hasta los dos o tres años de edad, pudiendo acompañarlo con pan. Los preparados de cacao no se introducirán hasta los 18 meses y con moderación, ya que presenta ciertas ventajas si no se dan en exceso, como un correcto aporte de hierro y magnesio.
   
En cuanto a la forma de cocinar, es conveniente utilizar sólo aceite de oliva, preferentemente virgen, y para aliñar; aparte del de oliva, se podrán emplear aceites de semillas. Se podrán utilizar algunas salsas como bechamel o salsa de tomate para dar más suavidad al sabor de los platos, pero nunca para enmascarar el sabor original, porque el niño debe conocer todos los sabores. Se debe evitar el uso de especias fuertes como la nuez moscada o la pimienta, pero sí se podrá condimentar con ajo, perejil o laurel.
 

 

Equivalencias entre alimentos

 
Es conveniente conocer las equivalencias entre alimentos para poder conseguir una mayor variedad en la dieta del niño. Se pueden sustituir unos alimentos por otros, pero sin modificar el aporte del nutriente deseado:
 

 

 
100 gr de pan equivalen en hidratos de carbono a:
 
 •  
250 gramos de patata
 •  
75 gramos de arroz o pasta en crudo
 •  
100 gramos de legumbres crudas
 •  
75 gramos de biscottes o cereales de desayuno
 •  
60 gramos de galletas
   

 

 

 
50 gr de carne equivalen en contenido de proteinas a:
 
 •  
1 huevo
 •  
60 gramos de pescado
 •  
40 gramos de jamón
   

 

 

 
Un vaso de leche de 200 ml equivale en contenido de calcio a:
 
 •  
2 yogures
 •  
75 gramos de arroz o pasta en crudo
 •  
100 gramos de legumbres crudas
 •  
75 gramos de biscottes o cereales de desayuno
 •  
60 gramos de galletas