Cómo usar nuevas tecnologías en educación

Tabletas, ordenadores, consolas o teléfonos para niños de Infantil

 

     
  Cómo usar nuevas tecnologías en educación   Hoy  pocas cosas son tan influyentes en la educación de los niños como las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), que en muy pocos años se han convertido en parte imprescindible de nuestras vidas.

Desde el momento del nacimiento de un bebé, los padres quieren grabar su venida al mundo; se fotografían sus primeros instantes de vida y todo ello, inmediatamente, es enviado y compartido con familiares y amigos a través de correos electrónicos, Whatsapp o redes sociales.
     

 

Sin perdernos las primeras risas de las criaturas que serán el politono preferido de sus padres en sus teléfonos móviles. A partir de estos primeros momentos, las Tecnologías de la Información estarán presentes en su vida, serán parte de ella y su conocimiento, una parte fundamental de su educación.
 
     
  Como explica en su Blog el profesor de Sistemas de Información en IE Business School, Enrique Dans (http://www.enriquedans.com/ ): "Preparar a un niño para un futuro en el que estará rodeado por todas partes por tecnologías no consiste simplemente en dejarle jugar con el ordenador, el "smartphone", la tableta o la consola. Es necesariamente algo más que utilizar la tecnología para ‘apagar' a los niños cuando molestan mucho (…) Además, es bueno intentar estructurar ese aprendizaje para que alcance metas como la comprensión de lenguajes de programación sencillos, la construcción de aparatos, o en general, el desarrollo de una actitud que no se limite a la consideración de usuario".  
     

 

   

Tecnología para la educación infantil

     
Cada vez son más los docentes de educación infantil que van incorporado las diferentes herramientas TIC a sus actividades de clase. Hay que tener en cuenta que la enseñanza ha cambiado. Los niños de nuestra sociedad son considerados nativos digitales es necesario prepararlos para que sepan aprovechar el potencial de las Tecnologías de la Información desde los primeros instantes de su etapa educativa para su completo desarrollo y esto debe realizarse desde su ambiente familiar y en la escuela. El sistema educativo, hoy, tiene un reto importante: debe reinventar su metodología docente, replanteando la relación entre el alumno y el profesor. Además debe formar al profesor y dotar a los centros de materiales y recursos audiovisuales y digitales.
 
Tecnología para la educación infantil   El uso de las tecnologías va a favorecer el desarrollo de multitud de habilidades como la coordinación motora; cognitivas y de lenguaje; visuales y de percepción; sociales y emocionales. "La Educación Infantil ya no tiene nada que ver con la ‘guardería' del pasado, es la primera enseñanza y le debemos dedicar tanto empeño como al resto de las etapas. Los niños y niñas son auténticas esponjas. Aunque una criatura todavía no sepa hablar, si tiene a su alcance un teléfono móvil, inmediatamente pasará el dedo por la pantalla, se lo acercará a su oreja y llamará a papa o a mama", nos comenta M. J. S. R. profesora de 3 a 6 años de una Escuela Infantil de Madrid.

 

   

Ordenador, micrófono, foto digital

 
"Es importante trabajar las TIC en el aula, con un ordenador, grupos pequeños de alumnos. Primero por la seriedad de los momentos en que se realiza el trabajo con medios audiovisuales, la concentración de los niños. Por ejemplo, con un micrófono grabándoles la voz y que posteriormente se reconozcan; igual con la imagen, añadiendo una cámara de vídeo. La fotografía digital es muy útil, después del ‘posado', la expectación al imprimirlas y pegarlas en sus pertenencias como reconocimiento y respeto de lo tuyo y de los de los demás", explica la profesora.   Ordenadores para niños de Infantil
 
Los niños y las niñas de corta edad aprenden a través del juego, la consecución de objetivos aumenta la motivación y la iniciativa. De hecho, la actividad lúdica es uno de los aspectos más importante dentro de la metodología de la Educación Infantil. El juego ha de ser intrínsecamente motivador, debe ser divertido, y quien lo juega ha de participar en él activamente y por voluntad propia, características que las nuevas tecnologías, como un instrumento para conseguir estos fines, pueden facilitar.
 
Gema Moreno Esteban