Qué es el dolor abdominal crónico en niños

La mayor parte de las veces no se debe a una enfermedad de base

Qué es el dolor abdominal crónico en niños   El dolor abdominal crónico en niños es todavía más frecuente que el dolor abdominal agudo pero en casi el 90% de los casos no se debe a ninguna patología o enfermedad subyacente. Se estima que aproximadamente entre el 13 y 17% de los niños lo van a padecer. Es bastante frecuente a partir de los 5 años y en mayores de 9 años, predomina en niñas. Suele causar bastante alarma en los familiares y supone una consulta muy frecuente en las consultas de Atención Primaria y de Gastroenterología Infantil.
 
Dra. Esther Vaquero
Unidad de Gastroenterología y Nutrición Infantil.
Servicio de Pediatría, Hospital Clínico San Carlos (Madrid)
     
   
   

¿Cuándo se habla de dolor abdominal crónico?

 
El término dolor abdominal recurrente se ha usado en los últimos años para referirse a la presencia de tres o más episodios de dolor abdominal, tan intensos como para limitar la actividad cotidiana del niño, durante un periodo de tiempo igual o superior a tres meses y con ausencia de dolor entre las crisis. En el 2005, la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica recomendaron no emplear el término recurrente y denominar este cuadro como dolor abdominal crónico. Aunque puede ser debido a causas orgánicas, la mayoría de los casos son de origen funcional o por somatización, sobre todo en mayores de 4 años.
 
   
   

¿Qué es el dolor abdominal funcional?

 
En un dolor que no es consecuencia de ninguna enfermedad o patología, y cuya causa es no está bien aclarada pese a existir varias teorías al respecto. Desde hace tiempo se ha hablado de la alteración de la motilidad intestinal desencadenada por la tensión emocional y otras alteraciones del sistema nervioso. Sin embargo, varios estudios apoyan que se trata de una alteración de la reactividad intestinal; los procesos alérgicos, inflamatorios o infecciosos harían que los nervios sensitivos del intestino queden sensibilizados, de forma que posteriormente ante pequeños cambios de la presión en el interior del intestino se desencadenaría una respuesta dolorosa desproporcionada.
 
   
   

¿Qué pruebas hay que hacer para diagnosticar el dolor abdominal crónico?

 
El dolor abdominal crónico es un síntoma por lo que el especialista en Digestivo Infantil deberá valorar, tras la historia clínica y la exploración física, si son necesarias pruebas complementarias (por sospecha de causa orgánica) o bien se trata de un dolor de origen funcional. En estos casos es importante no realizar pruebas complementarias repetitivas, y proceder a un seguimiento en consultas para realizarlas si se detectan signos o síntomas de alarma en la evolución.
 
 
     
  Así pues, la existencia de signos/síntomas de alarma de organicidad, o las alteraciones en la exploración física, son las principales indicaciones para someter al niño a estudios complementarios.  
     
 
 
 

¿Cuáles son estos síntomas o signos de alarma del dolor abdominal crónico?

 
   
Antecedentes familiares de patología digestiva.
   
Dolor abdominal alejado de la región periumbilical.
   
Dolor que se irradia a la espalda o que despierta por la noche.
   
Diarrea nocturna.
   
Heces con sangre.
   
Vómitos incontrolables.
   
Pérdida de peso, retraso del crecimiento.
   
Afectación general: fiebre persistente, dolor de articulaciones.
   
Abombamiento del abdomen o masas palpables.
   
Dolor o impactación al tragar alimentos.
   
Fisuras o úlceras perianales.