Bebés prematuros

Crecimiento y desarrollo

La mayoría de los embarazos duran 40 semanas de media, y el parto se produce entre las semanas 37 y 42 de gestación (se dice que es un bebé "nacido a término").
 
Todos los niños nacidos antes de las 37 semanas de gestación se consideran bebés prematuros o nacidos antes de término. Representan de un 8% a un 12% de todos los nacimientos, en su mayoría con un adelanto de 4 semanas (llamados "sietemesinos").

 

Más del 70% de los bebés prematuros nace entre las 34ª-36ª semanas de gestación (nacimientos prematuros casi a término).
 
 
En los bebés prematuros el riesgo de tener problemas de salud al nacer es mayor, porque nacen con sus órganos y sistemas inmaduros. La gravedad de los problemas guarda relación con la edad gestacional: cuanto más prematuros son, más alto es el riesgo de padecer complicaciones serias. En la mayoría de los casos (excepto los prematuros leves), estos bebés requieren atención especial en una unidad de cuidados intensivos neonatal (UCIN), con personal médico y equipos especializados capaces de tratar los diferentes problemas a los que están expuestos. Afortunadamente, los avances en la obstetricia y la neonatología, han mejorado las probabilidades de supervivencia incluso para los bebés más pequeños.
 
Dependiendo de lo prematuro que sea al nacer (de las semanas de gestación), el bebé tendrá diferente riesgo de desarrollar complicaciones, y por tanto los cuidados que  necesitará también cambian. Los bebés prematuros se clasifican en los siguientes grupos:
 
Bebés prematuros leves
Han nacido entre la semana 35 y 37 de gestación. Generalmente pesan entre 1.700 – 2.500 gramos, y miden entre 43-46 centímetros. Están más desarrollados, acercándose en problemas y pronóstico de vida a los nacidos a término. Pueden tener algún problema de respiración o de succión (generalmente leves), por lo que suelen pasar en la incubadora entre 24-48 horas. La tasa de supervivencia para estos bebés es de 98-100%. 
 
Bebés prematuros moderados
Han nacido entre la semana 30 y 34 de gestación. Generalmente pesan entre 1.000 - 2.000 gramos y miden entre 36-46 centímetros. Muchos de ellos necesitan oxígeno suplementario, aunque algunos pueden respirar por sí mismos. La tasa de supervivencia para estos bebés es de 95%, y las secuelas sólo afectan al 15 % de los casos. 
   
Bebés prematuros extremos
Nacidos entre la semana 26 y 29 de gestación. Generalmente pesan entre 750-1.600 gramos y miden entre 30 - 43 centímetros. La tasa de supervivencia es variable, según el peso y la edad gestacional:
 
 -  Los nacidos a partir de las 28 semanas y que pesan cerca de 1.500 gramos sobrevivirán en un 80% de los casos, con sus complicaciones de inmadurez. Precisarán asistencia respiratoria con oxígeno y surfactante, y ante la falta de reflejo de succión y problemas intestinales también necesitaran alimentación endovenosa.
   
A partir de las 29 semanas la supervivencia ya alcanza el 85%.
Las secuelas pueden alcanzar a uno de cada tres nacidos antes de las 29 semanas, siendo éstas mayores en los de menos semanas de gestación.
     
Bebés "microprematuros" o "Grandes prematuros": nacen antes de la semana 26 de gestación. Generalmente pesan menos de 750 gramos y miden menos de 30 centímetros. Son muy ocasionales, menos del 5% de los prematuros. Prácticamente todos ellos requieren tratamiento con oxígeno, surfactante y asistencia respiratoria mecánica para poder respirar. Además, son demasiado inmaduros para succionar, tragar y respirar al mismo tiempo, por lo que se los debe alimentar por vía intravenosa hasta que desarrollen las habilidades necesarias. Su pronóstico es muy incierto ya que por su bajo peso y su inmadurez están expuestos a problemas cardíacos, pulmonares, etc..., y es probable que tengan bastantes secuelas. A pesar de ello la supervivencia puede alcanzar el 70% en los que nacen cerca de la semana 26 y pesan alrededor de 750 gramos. Para los que nacen antes de la semana 25 las posibilidades son menores.
     
Cada día que el bebé pueda pasar dentro del útero materno aumenta sus posibilidades de sobrevivir, ya que la edad gestacional determina la madurez de sus órganos.
 
Nota aclaratoria:
Además de la edad gestacional, en los bebés prematuros se emplea en muchas ocasiones la "edad corregida", es decir, la edad real que el bebé tendría si hubiera nacido en la fecha que le hubiera tocado naturalmente. Por ejemplo, si el bebé nació con un mes de adelanto, cuando tenga dos meses su edad corregida será un mes. Este concepto es muy importante para valorar el desarrollo del bebé de forma adecuada.

 
 

 

Aspecto físico de los bebés prematuros
El aspecto físico de un bebé prematuro es muy característico, y con diferencias notables respecto un bebé nacido a termino.
Además de su aspecto, también existen diferencias en cuanto su postura y tono muscular. Leer más...