Trucos para evitar los atracones infantiles
 
 
 Empacho infantil
 

 

El cambio de hora puede influir en el colegio

Consejos para que los niños se adapten al nuevo horario

 

       
       
      El cambio de hora afecta a lactantes y niños pequeños

¿A quiénes afecta más el cambio de hora? A lactantes y niños pequeños

 
"A los lactantes, niños pequeños y ancianos les afecta el cambio de hora más que a los adultos y adolescentes. Los cambios, por lo general afectan a todos los niños, pero así como los lactantes raramente notan los cambios de hora y de estación, los niños más mayores, como tienen obligaciones y rutinas sociales, colegio, actividades extraescolares, además de notar estos cambios tienen que adaptar su alimentación, costumbres, horarios y actividades a la nueva estación. Pero además existe una variabilidad de esta afectación de unos niños a otros". Son palabras de la psicóloga infantil Blanca Tejero.
     
 
 
Para los niños que nos son lactantes pero que todavía tienen dificultad de compresión de la nueva situación, vuelta de vacaciones o cambio de hora, porque su reloj biológico les sigue indicando que se acuesten y levanten a la misma hora que lo estaban haciendo hasta ese momento, les cuesta más volver a las rutinas y horarios cotidianos. "Los bebés pueden sentir de una manera más aguda estas situaciones pero, al mismo tiempo, se van a adaptar de una manera más rápida que el niño de edad escolar", afirma Gonzalo Pin Arboledas, coordinador del Grupo de Sueño de la Asociación Española de Pediatría (AEP).
   
   
   

¿Puede influir en su rendimiento escolar retrasar la hora?

 
Puede influir en su rendimiento escolar retrasar la hora   "Durante estos días la capacidad de mantener la atención a primeras horas del día y a últimas horas de la tarde está dificultada por lo que temporalmente su rendimiento escolar puede tener pequeñas y transitorias dificultades", explica el doctor especializado en el sueño de la Asociación Española de Pediatría.

"Esta afectación variará de unos niños a otros, pero como su sistema hormonal todavía es inmaduro, se les puede notar una disminución en la atención y capacidad de aprendizaje, por lo que en los primeros días de colegio podemos verles más despistados, desorientados y con síntomas de cansancio por el cambio de hora y de ritmos de sueño", apunta Tejero.
 
     
     
     
  Por ello los padres y profesores, en estos primeros días, tienen que tener más paciencia y hacer el cambio de forma progresiva, sobre todo si hay un cambio de ciclo, de colegio o si van a comenzar la guardería.  
     
   
   
   

Pautas básicas para que los niños se adapten a los nuevos horarios

 
"Lo ideal es iniciar el cambio horario una semana aproximadamente antes. En este caso adelantando todo el horario (sueño, comida, baño, paseo...) del niño aproximadamente 10-15 minutos cada 3 o 4 días", afirma el pediatra Gonzalo Pin.
 
Pautas para que los niños se adapten mejor a los nuevos horarios:
 
•   Respetar las horas de sueño
   
•   Intentar que su alimentación sea sana y equilibrada
   
•   Llevar una vida ordenada, y los últimos días de vacaciones intentar mantener unos horarios fijos, horas de comida, hora a la que se levantan y acuestan
   
•   Hablar con el niño y explicarle, de forma positiva, la vuelta al colegio y a las actividades del invierno para que su incorporación sea más motivada
   
•   Importante ponerles en antecedentes explicándoles que se van a encontrar, tipo de escuela, compañeros, profesores, de este modo la aceptación será más sencilla y rápida
   
•   Que se realice un cambio de actividad progresiva, es decir, compaginar durante unas semanas antes de la vuelta al colegio, actividades que se realizan en verano con actividades que realizan en periodo lectivo y en otoño.
   
•   Para que la vuelta al colegio sea buena dejar a los niños que colaboren en preparar su material escolar, nos acompañen a comprar los libros, etc.
   
   

Una hora extra de sueño en otoño

 
         
  Niños: hora extra de sueño en otoño  

Esa hora extra de sueño que traerá el cambio de horario de otoño se sentirá como una bendición para muchos adultos. Pero para los padres con niños pequeños, que se despiertan como un reloj a la misma hora, el cambio puede llegar a ser una "maldición".
 

Un sueño deficiente o inadecuado provoca irritabilidad, estrés y ansiedad. Adaptarse a un cambio de hora puede ser difícil para los más pequeños de la casa, tardarán unos días en volver a la normalidad. Mientras tanto, debes tomarlo con calma y comprender que tu hijo se sienta un poco malhumorado.

 
 
 
         
 
 
Marta Villalba