Reconocimiento médico del recien nacido

Revisiones médicas

 
Una de nuestras principales preocupaciones es la salud de nuestro bebé. Contamos con las revisiones médicas del recién nacido para prevenir y detectar a tiempo toda clase de complicaciones.

En los distintos reconocimientos el médico medirá y pesará a nuestro bebé y evaluará otros aspectos importantes.

   

 
        Al nacer
 
 
 
 
       En el hospital
 
 
 
      A los quince días
 
 
 
 
      Al mes
 
 

 

 
 

Al nacer
 
 •   Si el bebé no llora al sentir el contacto de las manos del ginecólogo o de la matrona (la mayoría suele hacerlo porque notan un cambio brusco de temperatura), se estimulan los pies para que reaccione. El llanto le ayuda a eliminar el exceso de fluidos que posiblemente tenga en los pulmones, la nariz o la boca. Si el bebé tiene problemas para respirar, el médico realizará la reanimación cardiopulmonar (RCP).
   
   
 
     
  Test de Apgar
 
     
  Se realiza nada más nacer, porque valora la vitalidad y madurez del recién nacido. Permite analizar cinco parámetros en apenas un minuto:  
     
   •  
Tono muscular (Actividad).  
  •  
Frecuencia cardíaca (Pulso).  
  •  
Respuesta a los estímulos externos o reflejos (Gesto).  
  •  
Color de su piel (Apariencia).  
  •  
Respiración del bebé.  
       
  Estas variables dan una puntuación de 0 a 10, y su resultado informa del estado del bebé. Una puntuación de 7 o superior indica buenas condiciones; entre 4 y 6, probablemente necesite algunas maniobras para ayudarle a respirar; y por debajo de 3 requiere reanimación.
Para obtener una evaluación más objetiva, se realiza dos veces: la primera al minuto de nacer, y la segunda cinco minutos después del parto.
 
       
   
     
•  El pediatra o la enfermera realizan una rápida revisión al bebé para comprobar que no existen malformaciones, y le trasladan a una zona especial de la sala de partos, donde le limpian, le curan el ombligo, determinan su grupo sanguíneo, comprueban sus reflejos, le pesa pesan y miden su altura y su perímetro craneal para comprobar si los datos son normales respecto a su edad gestacional. Lo normal en un niño nacido a término es pesar entre 2,5 y 4,5 kg, medir entre 48 y 52 cm y tener un perímetro craneal de unos 35 cm.
   
•  Es usual la aplicación de vitamina K a los recién nacidos, especialmente cuando nacen antes de término, porque los niveles de vitamina K están muy bajos en los bebés y es una vitamina imprescindible para una correcta coagulación de la sangre.
   
•  Por último, se le echan unas gotas de colirio o una pomada en los ojos para prevenir la conjuntivitis neonatal, que puede contraer en el parto si la madre sufre alguna infección ginecológica.
   
•  Finalizados los cuidados más urgentes, los profesionales sanitarios animan a la mujer a amamantar al bebé recién nacido, aunque en los partos con cesáreas o complicaciones habrá que esperar algunas horas.
   

  

En el hospital
 
•   Examen físico exhaustivo: lo realiza el pediatra del hospital durante las 24 primeras horas de vida. En este examen se revisa el estado de la fontanela, la simetría de los ojos, la boca y las clavículas (para descartar luxaciones congénitas o que se haya roto alguna durante el parto), le ausculta el corazón y los pulmones, y revisa los genitales, las piernas y los pies.   reconocmiento en el hospital del recien nacido  
     
•   Esta revisión vuelve a practicarse coincidiendo con el alta médica de la madre, y se repite en todas las visitas al pediatra durante el primer año.  
     
•   En las primeras 48 horas de vida y pocos días después, se toma una muestra de sangre del talón del bebé, y se realiza una prueba para descartar algunas enfermedades congénitas, como el hipotiroidismo congénito, la fenilcetonuria o la fibrosis quística. Con la detección y el tratamiento precoz de estas enfermedades, los bebés afectados pueden desarrollarse con normalidad.  
     
•   En los distintos reconocimientos, el médico medirá y pesará al bebé, y evaluará su desarrollo psicomotor, entre otros aspectos.  
     
•   En muchas autonomías se suministra a los recién nacidos la primera dosis de la vacuna contra el Virus de la hepatitis B (VHB) en el propio hospital. Posteriormente se le aplicarán dos dosis adicionales antes de que cumpla los 18 meses de edad. Esta vacuna protege al bebé contra este virus, que puede provocar daños graves en el hígado.  

 
 

A los quince días
 
Esta revisión suele hacerla una matrona para comprobar cómo está la madre, y también se interesará por el pequeño, revisando:
 
 •   Su estado general: el aspecto físico puede informar de si evoluciona o no correctamente.
 •   Su cordón umbilical: comprueba si se seca bien y si está a punto de caerse.
 •   Su piel: si la piel tiene un color amarillento, el bebé puede tener ictericia.
 •   Su tono muscular, la movilidad y los reflejos básicos del recién nacido.
   

 

Al mes
 
El pediatra realiza una exploración física al bebé, en la que revisa:
 
 •   Las medidas de peso, talla y perímetro craneal. El pediatra las seguirá tomando durante todo el primer año para ver el desarrollo del niño (percentiles).
   
 •   Le realiza una exploración física completa (la misma que le hizo el pediatra hospitalario, por si hubo algo que no detectó o hubiera surgido alguna dificultad).
   
 •   Comprueba el reflejo fotomotor y el fondo del ojo del bebé
   
 •   Realiza pruebas para descartar o detectar precozmente problemas de audición.