Recomendaciones para reducir el riesgo de parto prematuro

Bebés prematuros

Es posible reducir el riesgo de parto prematuro consultando al médico antes del embarazo, especialmente para las mujeres que padecen enfermedades crónicas, ya que permiten  identificar los problemas desde el comienzo y tratarlos, para reducir el riesgo de parto prematuro.
 
Estas son algunas otras recomendaciones para evitar (en lo posible) que los bebés nazcan prematuramente:
 
 •  Antes del embarazo
  Evitar el embarazo en edades jóvenes o tardías. 
  Procurar terminar los estudios o la formación que la mujer haya decidido.
  Alimentarse de forma adecuada.
  Se recomienda tomar 400 microgramos de ácido fólico todos los días como parte de una dieta sana.
  Procurar alcanzar un peso saludable antes del embarazo, ya que las mujeres con sobrepeso o poco peso tienen un riesgo mayor de parto prematuro.
     
 •  Durante el embarazo
  Evitar las infecciones genitales.
  Asistir a las revisiones habituales con su ginecólogo.
  Asistir a cursos de educación maternal.
  No fumar, no consumir alcohol, fármacos ni sustancias ilícitas.
  Alimentarse de forma adecuada.
  Se recomienda tomar 400 microgramos de ácido fólico todos los días como parte de una dieta sana, ya que ayuda a prevenir el parto prematuro durante el tercer trimestre.