Niños de 1 a 3 años: demasiadas proteínas al tomar leche de vaca

El desayuno equilibrado es básico a esta edad

Niños de 1 a 3 años: demasiadas proteína en la leche   La introducción temprana de la leche de vaca (que contiene unos 6 gramos de proteína por 100 ml) es otra de las causas del exceso de proteínas en la dieta de los niños. Supone el 29 por ciento del total de las que consumen.

Según el estudio Alimentando la Salud del Mañana (Alsalma), el 42 por ciento de los niños de entre uno y dos años, y el 66 por ciento de dos a tres consume leche de vaca tras la de continuación.

Por ello, los expertos apuestan por fórmulas adaptadas diseñadas para niños que aportan aproximadamente la mitad de proteína que la leche y que, además, están suplementadas en calcio y vitamina D.
 
 
 
     
    Niños de 1 a 3 años: comer grasas insaturadas

Las grasas no son todas malas

Como en todo, los excesos son perjudiciales, pero las grasas han de suponer el 35 por ciento de lo que los niños comen. Aportan energía, vitaminas, ayudan a mantener una temperatura adecuada y protegen los órganos. Ahora bien, el 90 por ciento deben ser grasas insaturadas que encontramos en alimentos de origen vegetal y en aquellos elaborados con ellos.
 
     
     
     

¿Cuántos huevos pueden comer a la semana?

   
 
Otro de los grandes mitos que circulan sobre alimentación infantil es que los niños no pueden comer más de dos huevos a la semana.

La doctora María José Martínez, de la sección de Gastroenterología y nutrición del Hospital Infantil Niño Jesús, precisa que "se trata de un alimento con vitaminas del grupo B que asegura un buen aporte proteico con poca cantidad, una media de 60 gramos por unidad. Y además, la yema contiene una grasa que no tiene por qué limitarse en el contexto de una dieta global".

Los más pequeños pueden empezar a tomarlo a partir de los 9 meses, primero sólo la yema cocida y después la clara.
  Niños de 1 a 3 años: cuantos huevos pueden comer
   
   
   

Niños: Nada de desayuno americano

 
 
     
  Después de largas horas sin alimentarse, el desayuno proporciona al organismo la energía y los nutrientes necesarios para hacer frente a todas las actividades que están por llegar a primera hora del día. Pero el hecho de que sea una de las comidas más importantes no lleva aparejado que sea la más abundante.  
     
 
     
Nutricion infantil: desayuno  

Para los más pequeños "un desayuno equilibrado puede constar perfectamente de un lácteo, un cereal -en forma de tostada con aceite de oliva preferentemente- y un zumo de naranja o una pieza de fruta", señala María José Martínez que insiste en que "no es aconsejable introducir más proteínas que las de la leche".

Además, precisa que según nuestra forma de vida mediterránea, "no es necesario tomar un gran desayuno tipo americano a primera hora de la mañana, ya que cenamos más tarde y apenas hemos tenido tiempo de quemar esas calorías de la noche. Lo más indicado es hacer un desayuno ligero y tomar un tentempié a media mañana".

En cuanto a los alimentos integrales que empezamos a introducir con demasiada frecuencia, los expertos señalan que aunque poseen muchos nutrientes no deben darse en sustitución de los mismos productos "no integrales", ya que su gran cantidad de fibra puede ocasionar molestias intestinales y que sólo debe hacerse si el niño sufre estreñimiento. Y, además, no son necesarios si toman una alimentación variada y completa con alimentos naturales.

     
     
    Charo Barroso