PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

Los omega 3 y la lectura en familia mejoran la inteligencia infantil

Los alimentos enriquecidos con estos ácidos grasos, en estudio

 

   
  Proporcionar a los niños una dieta rica en aceite de pescado, matricularlos en un centro escolar de calidad e involucrarlos en la lectura interactiva con los padres han resultado ser tres eficaces maneras de incrementar su nivel de inteligencia. Así lo señala el estudio que acaba de ser publicado por la "Association for Psychological Science" (APS) de Estados Unidos.
   
 
 
Un meta análisis que por primera vez establece relación entre inteligencia infantil, alimentación y entorno.

Además, el estudio ha permitido crear una base de datos sobre inteligencia infantil que servirá para comprender más sobre el coeficiente intelectual (CI) de los pequeños y cómo puede ser impulsado en cada una de las etapas de su desarrollo.

"Nuestro objetivo en la creación de esta base de datos era aprender qué metodos funcionan y cuáles no, para aumentar la inteligencia de los individuos", explica en el comunicado de la APS, Protzko, uno de los investigadores especializados en inteligencia para quien "durante demasiado tiempo, los resultados en este campo han aparecido desconectados y dispersos, en una amplia variedad de revistas. El consenso general sobre lo que funciona en este sentido está basado solo en dos o tres estudios de alto perfil.
  Omega 3 y la lectura en familia
     
     
     

Una dieta rica en omega 3 aumenta la inteligencia

 
     
  Los resultados de este peculiar estudio demostraron que ciertas intervenciones dietéticas y ambientales pueden ser eficaces en el aumento de cociente intelectual de niños y niñas. Se constató que los alimentos ricos en omega 3 como suplementos dietético de embarazadas y recién nacidos pueden aumentar el cociente intelectual de los niños en más de 3,5 puntos.  
     
 
 
En cuanto a las intervenciones ambientales, el estudio concluye que someter a niños con una situación económica desventajada a una buena educación temprana puede aumentar su coeficiente intelectual en más de cuatro puntos. Sin embargo, no han encontrado ninguna evidencia que respalde la idea de que las intervenciones de educación temprana a principios de la infancia sean más efectivas que las intervenciones educativas que comienzan más tarde.
 
En cuanto a la lectura interactiva – que consiste en enseñar a los padres cómo involucrar a sus hijos e hijas a leer con ellos- se constató que esta actividad puede incrementar el coeficiente intelectual de los niños en más de seis puntos.
 
"El objetivo principal era entender la naturaleza de la inteligencia y cómo esta puede ser impulsada en cada etapa de desarrollo", explican los investigadores. "Esto es sólo un primer paso en un largo proceso de comprensión. De ninguna manera supone la última palabra a este respecto. De hecho, una de las conclusiones principales es que existe escasa investigación de alta calidad sobre este campo y que queda mucho por hacer".
 
     

Vacas con leche omega 3

  Dieta rica en omega 3 para niños
Cada día los investigadores buscan nuevas fórmulas para incrementar los aportes de omega 3. Un reciente estudio realizado por el investigador Gerb Bobe de la Universidad Estatal de Oregón y publicado por el "Journal of Dairy Science" asegura que las vacas alimentadas con linaza, una semilla de la planta "linum usitatissimun" producen leche y productos lácteos más nutritivos y enriquecidos con ácidos grasos omega-3.
Por lo general, las vacas suelen ser alimentadas con mezclas de piensos de maíz, granos, ensilaje de hierba y heno de alfalfa, generando productos lácteos con bajas concentraciones de ácidos grasos omega 3. Los investigadores alimentaron a un grupo de vacas con linaza -hasta un 7 por ciento de su dieta diaria- y obtuvieron productos lácteos con más omega 3 y grasas poliinsaturadas sin que la producción o la textura se viera afectada.
Por supuesto, esta alimentación resulta más costosa, pero los científicos confían en que la linaza pueda ser utilizada como suplemento alimenticio y que los consumidores apuesten por esta leche al igual que muestran una disposición a pagar más por alimentos con valor añadido.
   
   

Conexiones neuronales en el feto

 
 
 
La importancia de los omega 3 para un buen desarrollo del cerebro del feto es algo indiscutible
 
 
 
Y gracias a un nuevo descubrimiento esto pueda comprobarse de primera mano después de que un grupo de investigadores de la Wayne State University, en Detroit (Estados Unidos), haya podido demostrar por vez primera que la conectividad cerebral en los fetos humanos es mensurable (es decir, se puede medir), lo que se traduce en la posibilidad de prevenir, diagnosticar, prevenir y tratar enfermedades como el autismo, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, dislexia y otras alteraciones cognitivas en la infancia.
     
Omega 3: conexiones neuronales en el feto   Las imágenes por resonancia magnética en mujeres embarazadas de 24 a 39 semanas han permitido observar las conexiones entre los hemisferios y entre áreas de una misma zona cerebral sin amenazar la salud de la madre ni la del niño. Con esta técnica, una vez detectado el posible problema se puede tratar al bebé tras el parto. "Muchos trastornos del cerebro se cree que derivan de la comunicación interrumpida en las redes cerebrales", explica la científica responsable del proyecto, Moriah Thomason. "El autismo, el déficit de atención y la dislexia son asociados con las conexiones cerebrales alteradas. Por tanto resulta de gran importancia para entender cómo se forman estas redes y los sucesos que pueden influir en la formación de redes y su conectividad", comenta la investigadora.
     
Otra de las conclusiones que ha proporcionado el estudio es que las conexiones entre los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro se hicieron más fuertes en los fetos más maduros. "Una de las principales motivaciones para realizar esta investigación ha sido comprender las razones por las que los bebés prematuros tiene riesgo de parálisis cerebral y otros trastornos neurológicos", señala Roberto Romero, otro de los investigadores de este estudio. Incluso constata que el desarrollo intelectual de los prematuros es más complejo y apunta a que el déficit de oxígeno fetal puede llegar a afectar al desarrollo de la conectividad cerebral en el útero.
 
 
Charo Barroso