PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

Los omega 3 en cada etapa del desarrollo infantil

Pescado azul y nueces son fuente de ácidos grasos esenciales

 
Los omega 3 son imprescindibles en la dieta de los más pequeños. Su consumo tiene gran importancia desde el momento de la concepción, durante el embarazo, la infancia y, en definitiva toda la vida, porque no debemos olvidar que los adultos también han de tomarlos.
 
•   

Durante el primer año del bebé

   Su aporte depende de la leche materna o de la leche de fórmula que se consuma.
   
•   

Hacia los 18 meses de vida

  Después de haber introducido con anterioridad el pescado blanco, los pequeños pueden comenzar a tomar pescado azul. Los de agua fría, conocidos como pescados grasos, son los que contienen mayor cantidad de omega3. Unos 30 gramos de salmón, mezclado por ejemplo con patatas, y un par de veces a la semana será suficiente.
   
•   

Hacia los tres años

  Será cuando el cerebro alcance su madurez, por ello resulta más recomendable que al menos hasta esa edad tomen leche de crecimiento en lugar de leche de vaca porque contiene los ácidos grasos necesarios. Si no recibe este tipo de productos lácteos especiales, al menos ha de comer pescado graso un par de veces por semana y es bueno añadir una cucharada de margarina enriquecida a la pasta o al arroz.   Los omega 3 en cada etapa del desarrollo infantil
   
•   

De los 3 a los 6 años

  Ya pueden comer otros alimentos como las nueces que también contienen omega 3, aunque seguirá siendo el pescado azul la principal fuente de estos ácidos grasos, de modo que una porción a la semana de pescado y una de crustáceo es una idea para innovar y no cansarles.
   
   
     
  Si optamos por pescados enlatados lo mejor es el salmón al natural, las sardinas o la caballa mejor que el atún. En esta etapa, el cerebro se sigue formando y creciendo, por lo que es necesario un aporte importante. También pueden tomar de tres a cuatro nueces a la semana o alimentos lácteos enriquecidos con omega 3.  
     
 
 
No hay problema si prosigue con la leche de crecimiento y si toma alimentos como bebidas, zumos, panes, margarina, cereales... fortificados por omega 3. En estos casos, lo recomendable es buscar productos que contengan al menos 50 miligramos de DHA por porción. No obstante, aunque sean pequeñas cantidades siempre será mejor ir sumando que no realizar aportes.
 

 

   

Suplementos de Omega 3, buenos aliados

 
     
  Suplementos de Omega 3, buenos aliados   El pescado, y en especial el azul, no suele ser uno de los alimentos más demandados por los más pequeños, de manera que los suplementos de omega 3 pueden ser una buena alternativa para asegurar la dosis diaria que necesita de DHA y EPA. Lo mejor es consultar con el pediatra para que sea quien recomiende las cantidades según la alimentación del niño.  
       
  En el Libro Blanco del Omega3, los expertos insisten en que se debe mantener o incrementar el consumo de pescado, fuente natural de ácidos grasos omega-3 y aceite de oliva virgen, rico en ácido oleico. Pero como reconoce uno de los principales autores del libro, el catedrático José Mataix, "cubrir las ingestas recomendadas de omega 3 a base de pescado representa hoy en día una dificultad, lo cual justifica y plantea los alimentos enriquecidos con omega 3 para suplir estas carencias".  
     
  Una de las  preocupaciones de los padres a la hora de consumir ciertos pescados es su posible contenido en mercurio pero estos suplementos no lo contienen. Eso sí, si el niño es alérgico al pescado estos suplementos quedan fuera de su dieta, aunque podría optar por un suplemento de algas.  
     
  Estos complementos alimenticios suelen venderse en forma líquida, en cápsulas o pastillas masticables y para los más pequeños presentan diferentes sabores que enmascaran el gusto a pescado. Los expertos recomiendan prestar especial atención a la calidad y la cantidad del omega 3 que contienen. Así conviene fijarse en el origen, el proceso de extracción y grado de concentración de los ácidos grasos. Y tener en cuenta que para tener efectividad deben concentrarse entre el 70 y el 80 por ciento de EPA y DHA .