¿Sabes cómo es un desayuno saludable?
 
 
 Desayuno para el niño en edad escolar
 

 

    PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

La organización escolar que acarrea la tartera

La higiene y las raciones del "tupper" a debate

 

María José Cobo, monitora de comedor de un colegio público de la madrileña localidad de Boadilla del Monte, reconoce que la mayoría de los centros no están preparados para la irrupción del "tupper" en sus instalaciones: "Para muchas familias supone un ahorro económico pero hay muchas cuestiones que se han quedado sin resolver".
        Nutrición infantil: higiene del tupper
 

Higiene y raciones en la tartera
 

"No se han establecido normas que aclaren cuestiones como si debemos ir cogiendo las tarteras de los niños e ir calentándolas, si se dejan sucias de nuevo en la mochila, si debemos o podemos animarles a que se coman la ración que envían los padres, cómo se controlan las alergias, a quién se responsabiliza si un niño enferma porque ingiere comida en mal estado… Aunque entendemos que los padres son los principales responsables, son muchas las cuestiones todavía sin resolver", explica la trabajadora.
   
         
         
 

Niños de infantil


En los niños más pequeños el "tupper" es casi inviable:

"Muchos tienen dificultades para comer solos, están aprendiendo normas básicas, ¿y queremos que controlen sus propios recipientes?", insiste esta monitora, que tacha la medida de despropósito


 
    Nutrición infantil: raciones el tupper
         
         
 

Aprender a comer en grupo
 

Además, para esta monitora hay un aspecto que, no por menos comentado, es menos importante: "El comedor es casi una clase más, los niños aprenden a comportarse en la mesa, a comer correctamente, a tomar aquello que no les gusta y a que todos sean iguales. "Esta medida promueve las diferencias: el rico del menú escolar y el pobre de la fiambrera", insiste María José Cobo.

Algo en lo que coincide la Asociación Española de Pediatría (AEP) que, a pesar de reconocer ciertas bondades del menú casero, apuesta por mantener la tradición de los comedores "donde se aprende a comer, a compartir comiendo, a comer de todo o a esperar turnos".
    Nutrición infantil: comer en grupo
         
 
 

Comer por la vista

 
Los niños, como muchos adultos, comen por la vista. Ya hemos dicho que la elaboración de los menús además de equilibrada ha de ser variada y que no tiene por qué ser aburrida.
 
 
     
  Si sobra el tiempo y queremos que los más pequeños disfruten de lo lindo con la comida nada como apuntarse al "Bento box", las tarteras que los niños japoneses suelen llevar al colegio llenas de creatividad, imaginación y sí, mucha, pero que mucha paciencia  
     
 
 
Estas tarteras japonesas, con distintos compartimentos, están concebidas para que en un mismo espacio se pueda llevar una variada ración, cada día de una forma original y diferente porque contienen diferentes moldes para dar forma a la comida y además, se pueden adquirir toda una serie de complementos y moldes para conseguir los diseños más atractivos para los niños. La gran ventaja es que suelen ser los propios pequeños quienes eligen al personaje que van a comerse al día siguiente. Todo un invento.
 
 
Charo Barroso