PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

Beneficios del omega 3 en el neurodesarrollo del niño

Estos ácidos grasos esenciales forman parte de la masa cerebral

 

Beneficios del omega 3 en el neurodesarrollo del niño   Cada vez surgen más evidencias que muestran la relación directa entre lo que una persona come y su salud.

La Asociación Española de Pediatría (AEP), en uno de sus comunicados con motivo de su 59 Congreso asegura que los ácidos grasos omega 3 pueden influir en el neurodesarrollo del niño.

Los expertos quieren corroborar la correspondencia entre varios nutrientes y el desarrollo visual y cognitivo del niño.

Según el presidente del Comité Científico de la AEP, Pablo Sanjurjo, "la hipótesis sobre la que se está trabajando es detectar qué nutrientes constituyen una herramienta terapéutica útil para prevenir los problemas mentales o por lo menos adquirir una salud mental más adecuada".
     
   
   

Omega 3: el cerebro se nutre de ellos

 
No obstante, precisa que hay otros compuestos que también participan en el neurodesarrollo como son el hierro, el zinc, el ácido fólico, los nucleótidos o los oligosacáridos. "Los ácidos grasos omega 3 de larga cadena son imprescindibles porque el cerebro se nutre de los mismos, los necesita porque forman parte de la masa cerebral. Un déficit de los mismos podría derivar en una peor evolución visual y cognitiva", insiste.
 
Asimismo apunta a que "a nivel más especulativo, se está asociando la falta de estos ácidos al trastorno por déficit de atención e hiperactividad, la depresión, el trastorno bipolar, esquizofrenia o Alzheimer aunque los resultados son todavía preliminares. No sería la causa directa de estas enfermedades, pero si podría influir en la aparición de las mismas".
 
A día de hoy neuropediatras y psiquiatras reconocen que la salud mental de los más pequeños lleva décadas deteriorándose y hoy día resultan comunes desórdenes que antaño se veían con dificultad tanto en niños como en jóvenes. Depresión, ansiedad, pérdida de memoria, Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)
 
 
     
  Las investigaciones realizadas asocian niveles bajos de omega 3, - en concreto de DHA- a una escasez de serotonina en el cerebro, algo que a su vez está conectado con una tendencia a la depresión, la violencia o el suicidio.  
     
 
 
En ocasiones difícil de diagnosticar porque sus síntomas suelen confundirse con los de un niño con mala conducta o movido, el TDAH se considera la patología neuropediátrica más común. Según datos de la OMS, se estima que lo padecen alrededor de un 7 y un 10 por ciento de la población en edad escolar.
   
   
   

Omega 3 para niños con TDAH

 
     Omega 3 para niños con TDAH
En este sentido, los especialistas del campo vienen insistiendo en los beneficios de una dieta rica en omega 3 o la ingesta de complementos nutricionales que contengan estos ácidos grasos que contribuyen al mantenimiento de la estructura del sistema nervioso central y de la retina. Algunos estudios apuntan a que los niños con TDAH que toman suplementos con DHA mejoran su capacidad de concentración y estudio, porque este aporte favorece funciones cognitivas como la memoria, la resolución de problemas y el lenguaje.

No obstante, se insiste en que los aportes de omega 3 han de estar siempre controlados por un médico que, además, en el caso de los niños hiperactivos recomendará la vigilancia y control de la dieta para que no se consuman determinados conservantes y colorantes que se ha demostrado tienen efectos negativos sobre estos niños.
 
   
 
 

Omega 3: también aliado contra la demencia

 
 
Los expertos señalan que el número de personas afectadas en el mundo por demencia superará los 80 millones en 2040. Un "mal" que, según destacan en un recientísimo estudio investigadores de la Universidad de Navarra podría prevenirse consumiendo un complemento alimenticio rico en omega 3.
 
"Podría resultar una medida preventiva de alta efectividad y aceptabilidad frente a la aparición o retraso de esta enfermedad en pacientes de edad avanzada con deterioro cognitivo leve" señalan en un comunicado estos investigadores. Para Maira Bes-Rastrollo, una de las responsables del trabajo "la ausencia de tratamientos curativos provoca que las estrategias de prevención para el desarrollo de la demencia tengan una especial importancia en el campo de la salud pública". A partir de ahora, se llevará a cabo un minucioso ensayo que refrende este estudio.