Masaje infantil: salud y caricias en la palma de la mano

El contacto físico entre padres y bebé fortalece su vínculo afectivo

 

Masaje infantil: salud y caricias   El fomento de una relación íntima y personal, que será única entre los padres y su bebé.

El contacto cariñoso, un momento privado donde profundizamos el conocimiento de ambos… hablamos del masaje infantil. Caricias, olores, miradas, sus primeras sonrisas. La sensación en nuestro bebé de sentirse amado, querido y respetado.

El sentimiento de los padres al comenzar un dialogo a través de su piel creará un vínculo afectivo más, basado en la confianza y que ahora empezamos a descubrir.
 
     
     
  Cuentan que un ginecólogo francés llamado Frédérik Leboyer, en uno de sus viajes por la India, observó cómo una mujer llamada Shantala daba un masaje a su niño en las calles de Calcuta. En este país, el masaje es un arte tradicional y milenario, heredado entre generaciones. Cuando el médico aprendió su técnica, y en honor a esta madre, lo bautizó como Shantala.  
     
 
 
   

Cómo se aprende a dar un masaje al bebé

 
Este tipo de masaje es una de las vertientes, junto con principios de Yoga, Reflexología Podal y Masaje de Tradición Sueca, que incluye el programa de formación para padres y/o madres de los educadores de la Internacional Association of Infant Massage (IAIM), (www.iaim.net). Se trata de una organización sin ánimo de lucro cuyo propósito es promover los beneficios del masaje infantil tanto para los niños como para sus progenitores.
 
Sus cursos se realizan durante cinco sesiones que se suelen hacer una vez a la semana. Está dedicado a los padres y/o madres con su bebé. En cada sesión se practica una parte del cuerpo nueva que los padres irán ejercitando en sus casas durante la semana. El principal objetivo del curso de masaje infantil es favorecer el desarrollo de un vínculo seguro entre el padre y/o la madre.

Además, en cada sesión hay unos momentos de diálogo entre los distintos padres en los que comparten sus progresos, sus miedos, y donde se sienten entre iguales, comunicando realidades que creyendo sentir como únicas son parecidas sensaciones de los otros, donde se reafirman y apoyan en sus experiencias. De aquí pueden surgir relaciones de amistades que continúan compartiendo una vez que han terminado las clases.

"Cuando tuve a mi segunda hija, este tema me interesó, como a muchos padres y recibí el curso de masaje infantil. Tengo que decir que, simplemente, me enamoró y de tal forma que decidí hacerme Educadora de Masaje Infantil. Mi formación ha sido con la Asociación Española de Masaje Infantil (AEMI), (www.masajeinfantil.es), integrada en IAIM, junto con 47 países más. Todos siguen el mismo programa, aunque su cultura o costumbres familiares sean diferentes. Esta asociación la fundó Vimala McClure, y ella es la primera persona que realiza un programa profesional e internacional, avalado y apoyado por investigaciones". Nos lo explica, Elena Pastor, licenciada en Psicología, educadora de Masaje Infantil y miembro de la AEMI, (http://masajeinfantil-epastor.blogspot.com.es)
  Cómo se aprende a dar un masaje al bebé

 
 

Masaje del bebé: una tradición puesta ahora de moda

 
     
  El masaje infantil es una antigua tradición en muchas culturas del mundo que se ha transmitido de madres a hijas y que Occidente ha redescubierto. Muchas investigaciones revelan la necesidad del contacto afectivo como parte fundamental de los primeros años de vida, y el masaje infantil es uno de los más agradables, y fáciles métodos para establecer este primer contacto. Nos explica esta educadora que "tanto para los padres como para sus bebés, el masaje incluye las miradas, el contacto, las palabras, el juego… es el descubrir la vida tanto para quien da el masaje como para el bebe que lo recibe".  
 
 
     
 
 
Gema Moreno