¿Sabes cómo es un desayuno saludable?
 
 
 Desayuno para el niño en edad escolar
 

 

    PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

Cómo evitar la aparición de caries en niños

Consejos para mantener unos dientes sanos

   
Evitar la aparición de caries en los niños pasa por mantener un buen estado de salud, alimentarse correctamente y no descuidar las normas de higiene oral. Para ayudar a los padres, a continuación hacemos un detallado recorrido por las recomendaciones y consejos de cuidado dental. Si los siguen, ayudarán a sus hijos a conservar unos dientes sanos.   Cómo evitar la aparición de caries en los niños
   
•    Controlar las enfermedades generales que pueden afectar la salud oral.  
   
•    Cumplir las visitas de revisión en el odontólogo: se recomiendan revisiones cada seis meses para los niños de riesgo bajo y moderado, y cada tres meses para los niños que presentan riesgo alto y muy alto.
   
•    Revisión de hábitos alimenticios: no abusar de alimentos ricos en azucar (dulces, bollería, caramelos, bebidas azucaradas…) procurando reducir la frecuencia del consumo de estos alimentos y que se tomen solo durante las comidas. Es conveniente evitar comer entre horas, ya que los restos de alimentos permanecen entre los dientes hasta que se cepillan, favoreciendo así la aparición de caries.
   
•    Mantenimiento de una buena higiene oral. En este sentido, la Academia Europea de Odontopediatría (EAPD) hace unas recomendaciones:
   
   

 

Cómo realizar un cepillado dental correcto

   
•     Según la Academia Europea de Odontopediatría, el cepillado debe realizarse por un tiempo superior a un minuto
   
   
•    Se debe indicar a los niños que escupan el exceso de pasta dentífrica y, si es posible, que no se aclaren la boca con agua después del cepillado.   Cómo realizar un cepillado dental correcto
   
•     No existe una evidencia consistente que indique la frecuencia del cepillado pero una recomendación muy común es que los dientes de los niños deben limpiarse, por lo menos dos veces al día, siendo una de ellas – la más importante – por la noche. El cepillado de la noche debe ser la última cosa que haga el niño antes de irse a la cama.
   
•     Debe evitarse comer después del cepillado y, si por despiste se hubiera comido algo, debería procederse a un nuevo cepillado. 
   
•     Pueden usarse tanto los cepillos manuales como los eléctricos, con cabezales suaves y pequeños, pero es preferible pasar a usar cepillos eléctricos cuando se ha adquirido habilidad con el cepillo manual.
   
•    El cepillado debe ser supervisado y repasado por los padres hasta que el niño llega a los siete años de edad, en la que se considera que ha adquirido la habilidad suficiente para hacerlo sólo.

 

 

   

Utilizar dentífricos fluorados

 
     
  Las recomendaciones de la EAPD para el uso de pasta de dientes con flúor son las siguientes:  
     
  ⇒   Entre seis meses y dos años, dos veces al día con una pasta de dientes con 500 ppm (partes por millón) de flúor y la cantidad similar a un guisante.  
       
  ⇒   Entre los dos y seis años, el niño debe cepillarse dos veces al día con una pasta de dientes con entre 1.000 y 1.500 partes por millón de flúor y la cantidad similar a un guisante.  
       
  ⇒   Por encima de seis años, dos veces al día con una pasta de dientes con 1.500 partes por millón de flúor y la cantidad de 1 a 2 centímetros.  
       
     
 
Utilizar dentífricos fluorados en niños   El uso diario de pasta de dientes con flúor, combinado con instrucciones sobre higiene oral, se recomienda como la parte básica de cualquier programa de prevención de la caries, además de otros métodos preventivos como el asesoramiento sobre dieta, uso de flúor en colutorios, aplicación de gel/barniz fluorado y realización de selladores de fisuras, que también son importantes.
 
 
     
     
 
     
  Existe buena evidencia del alcance de programas -tanto en escuelas como en domicilios- dirigidos a grupos y minorías étnicas de alto riesgo de caries. Cuando se usa pasta de dientes con flúor junto a otros medios de aporte de flúor, debe tenerse en cuenta el efecto acumulativo del flúor, sobre todo en niños menores de seis años de edad, que ingieren el dentífrico a diario.