PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

TDAH: mejor una dieta sin aditivos, procesados ni azúcares refinados

No existen alimentos milagrosos para los niños hiperactivos

 

     
  Los padres tiene que tener claro que no hay una dieta milagrosa para los niños con TDAH: la dieta es un elemento más que ayuda a mejorar la salud física y mental del menor que sufre déficit de atención con hiperactividad.  Lo que los progenitores deberían hacer es dar al niño la mayoría de alimentos diarios que contengan nutrientes sanos, sin llegar a desarrollar una dieta específica para niños con TDAH.

Una alimentación variada con los nutrientes adecuados es suficiente para que el pequeño hiperactivo esté bien alimentado.
  TDAH: mejor una dieta sin aditivos, procesados ni azúcares refinados
     
       

 

No obstante existen estudios que han comprobado que la ausencia de todo tipo de elementos aditivos -colorantes artificiales, potenciadores del sabor, conservantes...- mejora el comportamiento de niños con TDAH. Por ello, se recomienda que los niños que sufren este trastorno no consuman alimentos con colorantes artificiales, potenciadores sintéticos del sabor o conservantes sintéticos.
 
 
 

Desayuno ideal para el niño con TDAH

 
También se considera que sobre todo en el desayuno se debe disminuir o eliminar totalmente el uso de azúcares refinados para evitar los ciclos de hiperglucemia e hipoglucemia que alteran el comportamiento. Un consumo excesivo de lácteos suele generar intolerancias en el niño e irritabilidad intestinal, por lo que se debe limitar su consumo, pero nunca eliminarlo ya que la leche y sus derivados son fundamentales para el correcto desarrollo de un niño.
 
Los alimentos refinados son pobres en nutrientes y en cambio ricos en aditivos y estimulantes, perjudiciales para los niños con TDAH. Por eso se debe comprar, siempre que sea posible, alimentos ecológicos para evitar los conservantes y colorantes. Tampoco son beneficiosas las grasas saturadas y las grasas parcial o totalmente hidrogenadas; hay que sustituirlas por grasas insaturadas o poliinsaturadas.
 
 
Los expertos aconsejan que se prepare un buen desayuno en el que el niño con TDAH como mínimo:
       
•    Beba un vaso de zumo de naranja o de piña.   Desayuno ideal para el niño con TDAH
•    Tome una taza de leche con cereales que no contengan colorantes ni aromatizantes.  
•    Un yogur desnatado.  
•    Una tostada de pan con jamón cocido.  
       
 
 

Efecto del azúcar sobre el niño con TDAH

 
Hay que evitar a toda costa el azúcar y no dar nunca caramelos de colores que incluyan la famosa serie E de colorantes (E102, E104 y E110), tan comunes en los alimentos de los niños. En la fase de hiperglucemia estos niños presentan signos de hiperactividad: inquietud, agresividad y nerviosismo. Cuando llega la fase de hipoglucemia, se caracterizan por una baja en el rendimiento intelectual, disminución en la atención, ansiedad, confusión y temor.
 
Efecto del azúcar sobre el niño con TDAH   Tampoco es bueno darles dar frutas deshidratadas porque contienen demasiada azúcar acumulada: es mejor proporcionarles frutas naturales con bagazo (pulpa), ya que son ricas en fibra y mejoran su digestión.

Frutas como la manzana, la leche descremada o los jugos diluidos con agua son una buena forma de acostumbrar a estos niños a no tomar azúcares de manera directa.
     
     
     
  Los padres deben evitar también a toda costa los alimentos procesados que contienen aditivos, conservantes y colorantes. Es mejor que los padres busquen alimentos ricos en zinc, hierro, magnesio y los famosos omega 3, también conocidos como ácidos grasos esenciales.  
     
     
     
     
Tomás Ortiz Alonso. Catedrático. Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica.
Facultad de Medicina. Universidad Complutense de Madrid