PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

TDAH: influencia del embarazo y la niñez en los hiperactivos

Diferencias entre niños inatentos e impulsivos

 

TDAH: influencia del embarazo y la niñez en los hiperactivos    
  Los estudios sobre riesgos del embarazo, parto y primera infancia han asociado diferentes alteraciones cognitivas en niños con trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Un estudio llevado a cabo con niños que habían presentado traumas prenatales o en el parto y primera infancia concluyeron que estos factores podrían ser los responsables del aumento de la impulsividad en niños con TDAH.

Por ello, los padres tienen que extremar la atención ante riesgos de este tipo y vigilar las conductas en etapas de desarrollo prescolares como problemas de atención, impulsividad, ansiedad, hiperactividad, pobres habilidades sociales o incluso conductas antisociales. Estos síntomas, que hacen sospechar de un futuro TDAH, es posible que empeoren en ambientes un tanto agresivos.
 
 
Tomas Ortiz Alonso
Catedrático Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica
Facultad de Medicina. Universidad Complutense de Madrid
     
   
     
     
   
 

Modelos neuropsicológicos del TDAH

 
Existen dos grandes modelos teóricos que tratan de explicar trastorno de déficit de atención con hiperactividad, y que dan lugar a dos tipos de niños con TDAH:
 

Niños inatentos.

  El gran déficit podría estar asociado con los procesos atencionales deteriorados y que daría lugar al subtipo inatento.
   

Niños hiperactivos-impulsivos.

  En estos casos, lo que se acentúan son los procesos de impulsividad e hiperactividad y dan lugar al subtipo hiperactivo-impulsivo.
   
 
   
   

Cómo es el niño con problemas de atención

 
El niño inatento estaría asociado con una red neuronal deficitaria para llevar a cabo conductas. La causa: un gran déficit de atención que comenzaría por una incapacidad para enfocar y ejecutar eficientemente una conducta consecuencia de alteraciones en las regiones posteriores del cerebro como son el temporal superior y el parietal inferior.

El colofón es un déficit en la atención sostenida como consecuencia de alteraciones en estructuras cerebrales asociadas con los niveles de vigilancia.
  Cómo es el niño con problemas de atención
     
Estos dos déficits impedirían una buena codificación de la información, lo que implica mantener la información en la memoria de trabajo para poder llevar a cabo una conducta. Consecuencia de todos estos déficits serían rasgos típicos de los niños con TDAH:
 
•    La incapacidad para cambiar, para ser más flexible y adaptarse mejor a los diferentes cambios ambientales.
   
•    La dependencia de conductas perseverantes y repetitivas, hecho que implicaría diversas estructuras de la corteza frontal.
   
   
   

Cómo es el niño hiperactivo-impulsivo

 
El segundo modelo explica las conductas del niño con TDAH por una falta en la regulación de la conducta. La consecuencia de una falta de la capacidad de inhibición que se manifiesta en conductas irreflexivas, rápidas e impulsivas ante estímulos determinados.
 
 
     
  Estos comportamientos, según los expertos, acarrean alteraciones importantes en las funciones ejecutivas, que abarcan desde la memoria de trabajo hasta los procesos de autorregulación de las emociones o los procesos relacionados con el funcionamiento de estructuras fronto-estriadas cerebrales.  
     
 
 
Este modelo se basa en el tiempo. ¿Cómo es explica esto? La falta de capacidad inhibitoria del niño con TDAH dificulta la interrupción de una conducta inapropiada para dar tiempo a que otras funciones cognitivas más complejas se activen, modulen y regulen la conducta motora.