PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

TDAH: síntomas del déficit de atención e hiperactividad

El niño con problemas de concentración, algo más que un niño despistado

TDAH en niños: síntomas del déficit de atención y la hiperactividad   Los rasgos principales del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) son la dificultad para sostener la concentración (déficit de atención) -especialmente en circunstancias que ofrecen baja estimulación y la falta de inhibición sobre los impulsos- frecuentemente asociado con inquietud motora (hiperactividad-impulsividad).

Para el conocido manual de diagnóstico de enfermedades psiquiátricas DSM IV, "la característica esencial del TDAH es un patrón persistente de desatención y/o hiperactividad/impulsividad, que es más frecuente y grave que el observado habitualmente en sujetos de un nivel de desarrollo similar".
 
Por lo menos algunos de los síntomas deben haber estado presentes desde antes de los siete años de edad y deben haberse prolongado durante al menos seis meses, y han causado un deterioro significativo del funcionamiento en al menos dos áreas de la vida. La validez de los criterios diagnósticos para el TDAH está entre las más altas de todos los trastornos psiquiátricos.
 
Tomas Ortiz Alonso
Catedrático Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica
Facultad de Medicina. Universidad Complutense de Madrid
 
 
   
 

Tipos de TDAH según los síntomas

 
La Asociación de Psiquiatría Americana a través del manual diagnóstico de trastornos mentales y del comportamiento (DSM-IV) indica que las personas con déficit de atención o desatención se caracterizan por los siguientes rasgos:
 
⇒   Trastorno por déficit de atención e hiperactividad con predominio del déficit de atención.
⇒   Trastorno por déficit de atención e hiperactividad con predominio hiperactivo-impulsivo.
⇒   Trastorno por déficit de atención e hiperactividad tipo combinado, en el que se asocian síntomas de hiperactividad/impulsividad con síntomas de inatención.
   
Para el diagnóstico de estos trastornos, la clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) requiere la presencia de niveles anormales de inatención, hiperactividad, e inquietud, que persisten a lo largo del tiempo y en diversas situaciones, y que no han sido causados por otro trastorno mental. En cuanto a los problemas de funcionamiento mental subyacentes a los síntomas, las teorías han evolucionado a lo largo de la historia entre responsabilizar sobre todo a la hiperactividad, o dar más importancia a la inatención. Las primeras descripciones del trastorno consideraban que la hiperactividad y la impulsividad eran los síndromes fundamentales.
   

 

   

TDAH con predominio de déficit de atención

 
Tres de cada diez niños diagnosticados sufren trastorno de déficit de atención pero sin hiperactividad. Su problema básico estriba en la falta de atención y concentración.

La atención sostenida, es decir, la capacidad para mantenerse concentrado sobre tareas largas y rutinarias, sin presencia de reforzadores inmediatos, es uno de los principales déficits de estos niños, pero con muchos matices.
  TDAH en niños: déficit de atención
     
Por ejemplo, ello implica que no estamos necesariamente ante un problema de simple distracción: tal vez los niños hiperactivos se distraen más que los normales pero no de un modo especialmente significativo. Y además, si la tarea permite obtener reforzadores inmediatos que recuerdan al niño hiperactivo sus objetivos, el déficit ya no es tan acusado. El déficit de atención se relaciona con múltiples factores implicados en la capacidad de rendimiento.
 

La atención en todas sus facetas del aprendizaje

 
⇒   La atención focalizada es la capacidad de dirigir la atención hacia una sola fuente de información, que suele ser el estímulo más relevante, es el primer proceso atencional que se adquiere en el desarrollo madurativo.
   
⇒   La atención sostenida es la capacidad de mantener la atención en determinado proceso o comportamiento durante varios minutos; es básica para poder aprender los contenidos educativos.
   
⇒   La atención selectiva es la capacidad para seleccionar estímulos en ambientes con muchos distractores y mantener la concentración en los mismos. El niño tiene que decidir entre diferentes estímulos el más relevante para realizar conducta de aprendizaje. Es muy importante evitar los estímulos distractores que impidan un buen aprendizaje en niños muy distraídos y con poca capacidad de atención selectiva.
   
⇒   La atención dividida es la capacidad para atender a dos estímulos diferentes en el mismo momento y con la misma eficacia. Se trata de una capacidad importante en las actividades escolares de niños de Educación Secundaria y un déficit claro de los niños con problemas de atención.
   

 

   
 

Síntomas de TDAH con predominio de déficit de atención

 
La Asociación de Psiquiatría Americana a través del manual diagnóstico de trastornos mentales y del comportamiento (DSM-IV) indica que las personas con déficit de atención o desatención se caracterizan por los siguientes rasgos:
 
⇒   No prestar suficiente atención a los detalles, por lo que se incurre en errores en tareas escolares o laborales.
⇒   Presentar dificultades en mantener la atención en tareas y actividades lúdicas.
⇒   Dar la impresión de no escuchar cuando se le habla directamente.
⇒   No seguir instrucciones y no finalizar tareas y obligaciones. Síntomas de TDAH en el niño
⇒   Presentar dificultades en organizar tareas y actividades.
⇒   Evitar actividades que requieran de un esfuerzo mental sostenido.
⇒   Extraviar objetos de importancia para tareas o actividades.
⇒   Ser susceptibles a la distracción por estímulos irrelevantes.
⇒   Ser descuidado en las actividades diarias.