PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

TDAH: Cómo influye la familia en el niño hiperactivo

Conocer la personalidad del niño y de los padres ayuda a mantener la calma

 

TDAH: familia en el niño hiperactivo

  La familia es clave en la adaptación e integración social del niño con Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). El entorno familiar va a ser decisivo tanto en el pronóstico y desarrollo del TDAH como en el cambio de los diferentes síntomas de los niños hiperactivos.

Existen una serie de conocimientos y pautas importantes que los padres tienen que tener presentes para poder ayudar a estos niños en el entorno familiar, el escolar y social.
Tomas Ortiz Alonso
Catedrático Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica
Facultad de Medicina. Universidad Complutense de Madrid
 
 

Padres con información sobre el TDAH

   
En primer lugar, es muy importante que los padres tengan muy buena información sobre el diagnóstico, pronóstico y tratamiento del TDAH. Por ello es muy aconsejable que los progenitores manejen ciertos datos que detallamos a continuación:
   
Información lo más amplia posible de los síntomas del TDAH. Esto ayudará a mejorar desde un principio las relaciones familiares y a que disminuya en los padres la ansiedad producida por la falta de información sobre dicha enfermedad.
   
Una información rápida del diagnóstico prematuro del TDAH permitirá a los padres obtener una información precisa y rápida sobre la gravedad del trastorno, el pronóstico, las pautas y el tratamiento que se debe seguir.
   
Buena información de los profesionales implicados en el tratamiento de su hijo, lo que permitirá a los padres tener un mayor conocimiento sobre las consecuencias del tratamiento farmacológico. Los síntomas de TDAH afectan al aprendizaje, a las habilidades sociales, a la falta de control de impulsos, a la hiperactividad...
   
Buena relación con los profesores que están en relación diaria con su hijo con TDAH. Esto les ayudará a tener una información precisa y clara sobre el comportamiento escolar del niño con TDAH, así como de los avances del proceso de aprendizaje escolar. Por otro lado, incrementará el grado de satisfacción entre padres y profesores y contribuirá a mejorar, adaptar y precisar los premios y refuerzos familiares para una mejor integración social de su hijo con TDAH.
       
 
 
 

Conocer la personalidad del niño con TDAH

 
 
     
  Para un correcto tratamiento del niño hiperactivo es necesario conocer la forma de ser, su personalidad, los intereses familiares, emocionales y sociales del pequeño. Esto permitirá a los padres una labor mucho más productiva: el acercamiento a los niños con TDAH debe ser desde la propia personalidad e intereses del niño y no desde los síntomas propios de este trastorno.  
     
 
 
Es verdad que los síntomas del TDAH tales como una mayor búsqueda de novedad -el interés en lo inmediato, en el «aquí y ahora»- va a modificar los criterios de trabajo con estos niños; pero si conocemos bien las características psicológicas de los mismo será mucho más fácil y más efectivo. Este conocimiento global del niño se adquiere con la observación diaria del comportamiento del pequeño y con la información por parte de psicólogos, psicopedagogos y maestros que están en contacto con el niño.
 
 
 

Conocerse a uno mismo: los padres frente al TDAH

 
Los padres frente a un niño con TDAH   El conocimiento propio de la forma de ser de cada uno de los padres, los intereses, la personalidad, la forma de comunicarse, no solamente en familia sino socialmente, son clave para la mejora del trato entre padres e hijos con TDAH.

Los padres tienen que saber que su incidencia en los niños con TDAH es muy importante y que la forma de llevarlo a cabo decidirá la calidad de la misma.

No es que yo pretenda que los padres modifiquen su personalidad o forma de ser sino que el conocimiento de la misma sirva para mejorar la relación con su hijo con TDAH.
     
     
  Si el padre, por ejemplo, sabe que cuando está casado después del trabajo siempre se enfurece por cualquier cosa, es mejor que la madre tome la relación con el hijo y deje que el padre lo haga cuando no esté cansado
     
  Si un padre tiene buenas habilidades manipulativas, es mejor que en los ejercicios que exijan estas capacidades sea el padre el que las realice con el niño con TDAH. Un padre que llegue a casa ansioso, nervioso, inquieto, inestable emocionalmente no debería hacer los deberes ese día con su hijo hiperactivo.
     
  Otra cosa importante: los padres con personalidades muy fuertes, exigentes, rígidas, no son de buena ayuda para las relaciones diarias en la modificación de hábitos o conductas de los niños con TDAH.
     
     
     
   
No cabe la menor duda de que no es posible cambiar la personalidad de los padres; y que probablemente los hijos tengan la misma o parecida personalidad de los padres. Pero sí que es posible que los padres tomen conciencia de que cuando tengan que comunicarse o interaccionar con sus hijos con TDAH, tienen que poner suma atención para que la comunicación sea buena. ¿Y qué significa buena? Una comunicación dentro de un contexto de tranquilidad, con un lenguaje positivo y sosegado; todo esto acarrea un esfuerzo de atención por parte de los padres para que la comunicación sea buena y productiva.