PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

TDAH: Cómo es la casa ideal para el niño hiperactivo

Su habitación debe estar ordenada, sin muchos objetos ni distracciones

 

     
  Un aspecto de gran importancia para el tratamiento del niño hiperactivo es poder conocer su casa, el medio familiar donde se desenvuelve: las relaciones familiares entre los diferentes miembros de la misma y el ambiente propio de ese hogar.

El entorno familiar, la dinámica entre padres e hijos, entre los propios hermanos del niño con TDAH, es básica para favorecer y modular el comportamiento estos pequeños.

Los ambientes familiares en los que las relaciones son muy conflictivas, con discusiones familiares, con gritos y con una comunicación muy agresiva, son elementos negativos en la dinámica con un niño con TDAH.
  TDAH: casa ideal para el niño hiperactivo
 
Tomas Ortiz Alonso
Catedrático Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica
Facultad de Medicina. Universidad Complutense de Madrid
     
 
 
 

Ambientes familiares que empeoran en TDAH

 
     
   
Un ambiente dinámico, activo, muy disperso, con mucho ruido o desordenado no favorece la relación con el niño con TDAH.
   
Un ambiente donde las reglas no sea claras, explícitas, precisas y estables a lo largo de la semana y sobre todo donde los padres sean laxos en el cumplimiento dichas reglas, no es bueno para la convivencia con un TDAH
     
 
 
 

Cómo apoyar en la familia a los niños hiperactivos

 
Es básico e imprescindible que los padres mantengan un ambiente familiar emocionalmente estable porque esto favorecerá una relación mucho más positiva con el hijo con TDAH. Por ello es muy importante que los padres no se peleen delante del niño y que no utilicen un lenguaje altisonante.
 
Los progenitores deben tener claro cuándo deben actuar juntos y cuándo turnarse de forma tal de evitar la alteración emocional delante del niño con TDAH. Muchos padres, como consecuencia de las dificultades de comunicación con el niño, tienden a aislarse social y familiarmente. Esto conviene evitarlo, puesto que afecta al desarrollo de las habilidades sociales del niño con TDAH.
   

Buena organización doméstica

  TDHA Ambientes familiares
     
Como regla básica, los padres deberían disminuir al máximo el ruido ambiental y conseguir en la casa un ambiente tranquilo, sin ruidos, con mucha luz y evitando estímulos demasiado llamativos con una organización estructurada en la casa, con horarios de comida, sueño, estudio y esparcimiento razonablemente ordenados.  
     
Un horario estable ayudará al niño a anticiparse a las actividades y podrá amoldarse a los cambios internamente. Y una panificación de las actividades culturales, educativas y/o recreativas logrará que niño con TDAH asuma mejor las nuevas actividades.  
     
Una organización que permita al niño con TDAH combinar actividades caseras con otras al aire libre permitirá una mayor relajación, tranquilidad y atención del niño a los diferentes deberes que tenga que abordar durante la tarde en casa. Según los expertos, la pasividad prolongada y los periodos de poca actividad no benefician ni los procesos cognitivos ni los emocionales, ni siquiera las relaciones interpersonales de niños con TDAH.  
   
     

TDAH: Cómo es la habitación ideal

   
     
Los padres tienen que asegúrele un lugar tranquilo despejado de distractores para poder hacer los deberes en casa:
       
Nada de televisión o música cantada.    
       
El escritorio preferentemente contra una pared sin demasiadas cosas atractivas, aunque allí bien puede estar su horario escolar, su agenda y recordatorios escolares.
       
La habitación del niño con TDAH tiene que tener colores suaves.    
       
Es preferible poca decoración.    
       
No es recomendable poner a la vista aparatos electrónicos como TV, radio o consolas de videojuegos. Tampoco muchos objetos, juguetes u otros elementos dentro de la habitación, cuya única función es generar muchos otros distractores al niño con TDAH
 
 
 

TDAH: Impacto de la TV y los videojuegos

  TDAH: Impacto de la TV y los videojuegos
     
Los padres deben saber que al niño con TDAH hay que regularle cualquier actividad dentro del hogar, como por ejemplo, el tiempo de acceso a la televisión o los videojuegos. No es necesario prohibirlos, pero establecer un límite horario es prudente.  
     
Las capacidades atencionales de un niño no mejoran cuando mira televisión, aunque sí "deje de molestar". Los videojuegos y la TV aumentan los estados de pasividad además de alterar los procesos atencionales. De hecho, existen estudios que asocian el número de horas viendo la TV con el déficit de atención en niños sin TDAH.  
     
Por otro lado, se sabe que los niños con TDAH pueden beneficiarse positivamente de la realización de actividades físicas. Aunque ejercicio físico no cura el TDAH, siempre es preferible los menores participen de actividades deportivas -especialmente grupales- a que se pasen la tarde viendo la televisión.