Trucos para evitar los atracones infantiles
 
 
 Empacho infantil
 

 

    PUBLICIDAD
    Natalben desarrollo
   
   

Niños con TDAH: decálogo de ejercicios para hacer en casa

Programa práctico para que los padres realicen con sus hijos en 15 minutos

 

Niños con TDAH: ejercicios para hacer en casa   Recomendaría a los padres llevar a cabo una serie de ejercicios diarios breves que permitiesen poco a poco ir reduciendo los niveles de hiperactividad y los déficits atencionales en niños con TDAH.

Los siguientes grupos de ejercicios diarios que proponemos pueden realizarse durante unos 10 o15 minutos para no aburrir al pequeño ni ser una carga para la familia.
 
Tomas Ortiz Alonso
Catedrático del Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica
Facultad de Medicina. Universidad Complutense de Madrid
 
 
 

Decálogo de ejercicios fáciles para padres de niños con TDAH

 
Los padres también deberían hacer ejercicios de equilibrio con sus hijos con TDAH:
 

Ejercicios de equilibrio en 2 minutos

Caminar de puntillas y con los talones, además de correr y saltar manteniéndonos sobre las puntas o "taloneando".
   
Mantener el equilibrio sobre la punta de los pies, apoyando un solo pie, elevando la rodilla por delante, elevando la pierna extendida por delante, elevando la pierna extendida a un lado, elevando la pierna extendida hacia atrás y apoyando el talón sobre la cara interna de la rodilla.
   
Con ojos abiertos y con ojos cerrados y variando la posición de los brazos -caídos, elevados en vertical o lateralmente-, hay que apoyarse sobre un pie.
   
Luego se flexiona el tronco hacia delante y se lleva la otra pierna extendida hacia atrás, manteniendo el equilibrio en la posición de cuclillas, tanto parado como en movimiento. También saltando a la pata coja en diferentes direcciones: hacia delante, hacia atrás lateralmente, siguiendo un trazo determinado…
 
 

Ejercicios de gateo en 2 minutos

 
Ejercicios fáciles para padres de niños con TDAH
El gateo es muy útil: aumenta la velocidad de interconexión entre hemisferios cerebrales del niño: el intercambio de información será más rápida y eficaz. Este ejercicio incrementa la oxigenación de su cerebro, mejora la maduración de la motricidad fina, favorece los procesos de integración visomotriz y el proceso de lateralización (como escribir con la mano diestra o zurda, por ejemplo).  
   

Ejercicios de discriminación táctil en 3 minutos

 
Otro grupo de ejercicios que el niño con TDAH debería hacer están asociados al reconocimiento táctil de objetos, números, letras en la palma de la mano o en la espalada. La falta de estimulación táctil hará que el niño preste más atención a este tipo de estímulos y en general a todo tipo de estímulos ambientales.
 

Ejercicios de relajación mediante masaje corporal en 4 minutos

Comenzamos por el masaje por las piernas para continuar la sesión por estómago, pecho, brazos, cara, espalda y cabeza. Este ejercicio aumenta el flujo sanguíneo y facilita el retorno venoso. Mejora la nutrición muscular, el tono -disminuye el tono excesivo tras el esfuerzo-, la elasticidad y contractilidad, estimula el sistema inmune, disminuye el estrés y produce una relajación profunda física y mental mediante la segregación de endorfinas, hormonas que producen bienestar y tranquilidad.
 
     
     
     
  El tacto es un poderoso medio para el desarrollo fisiológico, psicológico y emocional del niño con TDAH.  
 
   
   

Ejercicios de movimientos oculares en 3 minutos

El movimiento ocular es muy importante para desarrollar procesos de concentración en niños con TDAH. Los padres deberían hacer ejercicios con movimientos oculares diarios para favorecer este proceso cognitivo y desarrollar mucho más la capacidad perceptivo-visual. Permitirá además mejorar las redes neuronales asociadas con los procesos atencionales principalmente aquellos implicados en detección/selección de objetivos, orientación atencional a objetos, posiciones espaciales y/o contenidos de memoria y la red atencional de vigilancia. Algunos ejercicios podrían ser los siguientes:
 
•   Cierre los ojos apretando los párpados de 3 a 5 segundos, luego ábralos entre 3 y 5 segundos. Repita estos movimientos varias veces.
   
•    Gire los ojos en el sentido de las agujas del reloj, luego en el sentido contrario. Repita varias veces, parpadeando entre cada una.
   
•    Siéntese a unos 50 centímetros de la ventana. Haga una marca en el cristal a la altura de sus ojos: una pequeña línea negra o roja estará bien. Mire la marca y luego concéntrese en algún punto lejano durante 10 a 15 segundos; luego fije la vista en la marca de nuevo. Sostenga un lápiz en la mano frente a usted con el brazo extendido. Mueva lentamente su brazo hacia su nariz, hasta el límite en que aún pueda mantener el lápiz enfocado con los ojos. Repita varias veces.
   
•    También puede hacer estos movimientos con los ojos cerrados, por ejemplo, imaginándonos en el centro de un gran un reloj en el que va siguiendo las horas en función de cómo se las vayan diciendo los padres, como movería con el seguimiento ocular un balón pare meterlo en una canasta o un objeto de la casa de un sitio para otro.