Juguetes ruidosos: Los bebés son más sensibles a los decibelios

Consejos útiles para elegir con cabeza un juego sonoro

 
La audición de los niños es muy sensible y, aunque, el oído interno está completamente desarrollado en el nacimiento, el canal del oído es más pequeño, de modo que perciben los ruidos con mayor intensidad. Lo que se traduce en 20 decibelios de diferencia entre cómo escucha un adulto y un niño. Además, y según Women's and Children's Health Network, los bebés son susceptibles a daños a la audición porque sus cráneos son más delgados.
 

 

     
 


Desde pequeños permitimos a los niños que se entretengan con sonajeros, móviles, juguetes que emiten diferentes sonidos... y que resultan una estupenda opción para fomentar su estimulación siempre que se utilicen bien y se tenga cuidado en su elección.

A este respecto, la entidad benéfica "Clave, atención a la deficiencia auditiva" (www.oiresclave.org) insiste en "no confundir las prestaciones sonoras con una mayor receptividad y agrado" de los niños.

  Juguetes ruidosos: Los bebés son más sensibles a los decibelios
     

 

     
  Pero también hay que tener en cuenta que no son sólo los juguetes con estruendosos sonidos los que nos deben preocupar, porque niveles más bajos (entre los 85 y 95 decibelios) si suenan de manera constante, prolongándose más allá de quince minutos, también puede ser perjudicial. Los expertos insisten en la necesidad de educar a los más pequeños en la importancia de conservar su capacidad auditiva como medida de prevención, por lo que hay que favorecer en todo momento hábitos de escucha saludables desde edades tempranas.  
     

 

 

Consejos para escuchar cómo suena el juguete antes de comprarlo

 
Estanterías repletas de juguetes y listas de preferencias de los más pequeños de la casa. ¿Cómo acertar en nuestra elección? La American Speech, Language and Hearing Association (ASHA) establece una serie de recomendaciones a la hora de adquirir un juguete sonoro:

 

  Si el sonido resulta muy fuerte para un adulto, también lo será para un niño
     
  No elegir aquel juego que, estando en funcionamiento, le obligue a levantar la voz
     
  Elegir artículos con limitador o control de volumen
     
  Evitar la compra de aquellos juguetes en los que se advierta no utilizarse cerca de los oídos
     
  Adquirir artículos seguros con el sello CE y que indique las emisiones acústicas nocivas
     
  Si el juguete ya está en casa, se puede quitar las baterías o colocar cinta adhesiva en los altavoces para amortiguar y reducir el volumen.
     
  Si el sonido es muy potente, una buena idea es restringir su uso para áreas de juego en el exterior.
     
  No permitir el uso de auriculares a un volumen alto
     
  Evitar almacenar los juguetes en cajas de plástico o madera ya que cuando los niños rebuscan o los tiran para guardarlos producen ruido. Una buena idea es forrarlas de papel o tela.
     
  Hay que enseñar a los niños a no llevarse los juguetes ruidosos cerca de la oreja, lo mejor es jugar con ellos.

 

 

Qué consideramos un juguete ruidoso

   
Qué consideramos un juguete ruidoso   A pesar de las advertencias de pediatras, médicos e incluso de organizaciones empresariales del sector juguetero, lo cierto es que salen al mercado juguetes cuyo volumen está muy por encima del permitido y que ponen en riesgo la capacidad auditiva de los niños. Por ello, cada año la prestigiosa entidad norteamericana Sight and Hearing, (www.sightandhearing.org) elabora una lista los más ruidosos, y donde las grandes firmas siguen dejando mucho que desear en protección de salud auditiva. En su última actualización, de los 18 juguetes analizados, siete presentan niveles por encima de los 100 dB, que causa lesión auditiva en menos de 15 minutos de uso. Artículos que parecen tan inofensivos como un escuchador de melodías para bebés de Baby Einstein, el Twister Dance Rave (Hasbro) para bailar con música y luces o Meowsic (Maison Joseph Battat) un teclado musical con forma de gato, llegan hasta los 100 dB cuando se colocan junto al oído, encabezando la lista de juguetes más peligrosos para la audición.
     

 

Niño: tiempos máximos de exposición a ruidos

 
Un tiempo de exposición excesivo a ruidos intensos puede provocar lesiones irreversibles. Por ello hay que cumplir escrupulosamente con los tiempos máximos de exposición a ruidos fuertes.
 
 
   
Intensidad de un sonido continuo Tiempo de exposición permitido
85 dB 8 horas
88 dB 4 horas
91 dB 2 horas
94 dB 1 hora
97 dB 30 minutos
   
 
Charo Barroso