Vacuna antigripal: ¿Debo vacunar a mi hijo contra la gripe?

Indicaciones y contraindicaciones de la vacuna de la gripe en niños

 

       
  La mejor manera de evitar contraer la gripe es recibir la vacuna contra esta enfermedad.

Existen diferentes formas de fabricar la vacuna, pero casi todas se hacen en huevo. Unas contienen el virus muerto fraccionado en pequeñas partes y otras todavía en unidades más pequeñas.

El virus de la gripe tiene la capacidad de cambiar de un año a otro y, como consecuencia, nuestras defensas no son capaces de reconocerlo o sólo de forma parcial cada vez que vuelve. Por eso puede provocarnos la enfermedad en cada nueva temporada y ésta es la razón por la que anualmente se fabrica una vacuna diferente, adaptada a los cambios que haya experimentado el virus. Además, aunque se parecen los preparados de un año a otro, la respuesta obtenida tras la vacunación disminuye con el paso de los meses y se aconseja repetir la vacunación en las siguientes temporadas.
  Catarro y gripe: Vacuna antigripal
 
 
       
   
   
   

Cuándo debo vacunar a mi hijo de la gripe

 
Las autoridades sanitarias son las encargadas de establecer las recomendaciones en cada temporada, en función de la situación epidemiológica. La vacuna de la gripe sólo se debe usar en niños a partir de los seis meses de edad.
 
En España, se recomienda la vacunación anual a los niños con enfermedades de base que les haga más propensos a presentar complicaciones: asma moderado o grave, enfermedades del sistema inmunológico, enfermedades neurológicas con hipotonía, algunas enfermedades renales, cardiopatías congénitas… También debe vacunarse de la gripe a los niños y resto de convivientes de enfermos en los que podría resultar peligrosa esta enfermedad, estén o no ellos mismos vacunados.
 
 
     
  Es especialmente importante la vacunación del entorno familiar cuando existan lactantes menores de seis meses de edad con factores de riesgo, ya que éstos no pueden recibir la vacuna antigripal.  
     
 
 
En determinados casos puede aceptarse el uso de la vacuna, como sería el empleo en los niños que acuden a guardería e incluso la vacunación sin que existan circunstancias que supongan un riesgo aumentado de contagio. Se recomienda, en caso de duda, consultar con su pediatra.
   
   
   

Cómo se vacuna de la gripe a un niño

 
Las vacunas de la gripe autorizadas en España se administran inyectadas (vía intramuscular). Para los ninos pequeños que aún no andan, el sitio preferido para la administración de la vacuna es la zona anterolateral del muslo, y para el resto es el deltoides (músculo que envuelve el hombro).
 
La vacuna debe conservarse entre +2ºC y +8ºC y aplicarse a temperatura ambiente. Su período de validez es de un año.
 
La pauta general es de una dosis anual, aunque en el caso de los niños, si tienen menos de 9 años y es la primera vez que se vacunan de la gripe, se recomiendan dos dosis separadas por un mes. La primera dosis debe administrarse tan pronto como la vacuna esté disponible, para asegurar que ambas dosis sean recibidas antes del inicio de la actividad gripal. La vacuna se puede administrar simultáneamente con otras vacunas, pero en sitios diferentes.
   
   
   

Cuando está contraindicada la vacuna de la gripe

   
Alergia al huevo    
  Los virus utilizados para fabricar estas vacunas se cultivan con huevos de gallina y, por tanto, no se deben administrar a personas con alergia grave al huevo . Los casos de alergia moderada o leve se pueden vacunar de la gripe, pero debe consultarse antes al pediatra.
     
  No se debe administrar a quien haya sufrido una reacción alérgica grave frente a alguno de sus componentes.
     
  Niños menores de seis meses.
     
  Se puede y debe administrar a las embarazadas, ya que están incluidas en los grupos de riesgo de complicaciones, sin que esto suponga ningún peligro para el feto.
     
       
       
       
     
 

Efectos secundarios de la vacuna de la gripe

 
     
  La vacuna de la gripe es muy segura. Sus posibles efectos secundarios son los habituales de otras vacunas inyectables, fundamentalmente locales (dolor y enrojecimiento en el sitio de la inyección) o generales leves (malestar, fiebre...). Son excepcionales otras reacciones como disminución de las plaquetas o complicaciones neurológicas.  
     
  Como medida de prevención ante reacciones inmediatas, siempre que se adminsitre un inyectable, se debe permanecer al menos entre 20 y 30 minutos en el centro de vacunación.