Trucos para evitar los atracones infantiles
 
 
 Empacho infantil
 

 

Medicamentos contra la bronquiolitis en niños

Cómo prevenir las infecciones bronquiales

 

Medicamentos contra la bronquiolitis en niños    
  En la actualidad no hay pruebas que hayan demostrado cual es, si lo hay, el tratamiento farmacológico más adecuado de la bronquiolitis.
   
  Uno de más utilizados en casa son los broncodilatadores (salbutamol inhalado) pero no han demostrado ser eficaces en el tratamiento de la bronquiolitis. Por tanto, dada la falta de datos que apoyen claramente la eficacia de estos agentes, no se recomienda el tratamiento broncodilatador de forma sistemática para la bronquiolitis
   
   
  Dr. Santiago Rueda Esteban
Servicio de Pediatría. Unidad de Neumología infantil
Hospital Clínico San Carlos (Madrid)
   
     
 
Sin embargo, en algunos pacientes se observa una mejoría clínica con la administración de salbutamol (en nebulización o mediante inhalador presurizado con cámara espaciadora), por lo que se puede reservar su uso para este grupo de niños. Se debe consultar al pediatra que decidirá si el niño es el candidato ideal para administrar esta medicación.
 
Existen otros tratamientos que son empleados en el ámbito hospitalario y de dudosa utilidad (antibióticos, adrenalina nebulizada, corticoides inhalados o sistémicos). No hay evidencia científica que apoye su uso. Existen otros tratamientos en los que se está estudiando sus posibles beneficios (suero salino hipertónico nebulizado, heliox).
 
   
   

Prevención de la bronquiolitis

 
Existen determinados factores que pueden favorecer o reducir la aparición de estas infecciones respiratorias. El pediatra debe aconsejar sobre ellos y los padres deben conocerlos.
 
Prevención de la bronquiolitis: lactancia materna   Factores protectores: lactancia materna

Los estudios demuestran que dar el pecho al bebé durante los cuatro primeros meses de vida reduce hasta en un 70 por ciento el riesgo de hospitalización por causa de infecciones respiratorias de las vías bajas como la bronquiolitis.
     
     
Prevención de la bronquiolitis: guarderia   Factores de riesgo: asistencia a guarderías

La asistencia a guarderías durante la epidemia del virus respiratorio sincitial (VRS) aumenta el riesgo de infección por este virus. Este ámbito aumenta el riesgo de infección de vías respiratorias bajas (neumonías, bronquiolitis, bronquitis) en un 110 por ciento, y se relaciona con mayor frecuencia de ingreso hospitalario en recién nacidos prematuros.

Estos efectos se pueden reducir educando a los cuidadores sobre los principios básicos de la transmisión de la enfermedad y extremando las medidas de higiene dentro de las guarderías, jugando un papel fundamental al lavado de manos.
     
     
Prevención de la bronquiolitis: tabaquismo pasivo   Tabaquismo pasivo

Los efectos perjudiciales del tabaco sobre la salud son muchos, aunque no todos bien conocidos. En primer lugar, afecta a los propios fumadores, pero también a las personas que conviven con ellos, que se convierten en fumadores pasivos o también llamados fumadores involuntarios. La exposición involuntaria o pasiva al humo del tabaco ambiental (llamada "tabaquismo pasivo" o "exposición al humo de segunda mano"), se puede establecer ya desde la vida fetal y persistir con más o menos intensidad durante toda la vida del individuo. Los padres fumadores lo hacen en el interior de la vivienda, o en el coche, convirtiendo a sus hijos en fumadores involuntarios.

En el estudio Neumoair (documento coordinado para evaluar el tabaquismo infantil en una muestra de niños españoles de 0 a 14 años de edad) se constató que casi el 60 por ciento de los niños estaban expuestos involuntariamente al humo del tabaco. En el 26 por ciento de los casos la exposición fue durante el embarazo. Cuando se analizaron  aspectos como la política de restricción tabáquica en el hogar, se constató que sólo en el 27 por ciento de los hogares había una prohibición expresa.

     
       
       
 

Recomendaciones a los padres frente a la bronquiolitis

 
     
  El pediatra tiene un papel fundamental en este asunto, ya que debe intentar convencer a los padres del abandono del tabaco y de evitar los espacios con humo desde la primera consulta del niño:  
       
  En el caso de padres no fumadores, se debe reforzar y motivar el mantenimiento de un ambiente libre de humo de tabaco, dentro del domicilio y en el entorno del niño.  
       
  En el caso de padres fumadores  
       
    Se les debe indicar el prejuicio del tabaco para el hijo y la necesidad de no fumar en el interior del domicilio ni en espacios abiertos cuando se encuentren próximos al niño.  
    Se les debe recomendar su derivación a su médico para realizar un tratamiento antitabaco.  
         
 
 
 

Prevención de la infección por el virus respiratorio sincitial en el domicilio

 
La transmisión de los virus respiratorios se produce a través de las secreciones respiratorias. Esta propagación puede prevenirse con determinadas medidas higiénicas. Las medidas físicas que han demostrado ser más eficaces para prevenir la transmisión y propagación de los virus respiratorios son las siguientes:
 
Los adultos y niños mayores deben cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo al toser o estornudar, evitando tocarse los ojos, la nariz y la boca. Es mejor utilizar pañuelos de papel que los de tela (donde los virus permanecen). Si no se tiene pañuelo, es mejor taparse con la manga de la camisa en la parte interna del codo, al toser o estornudar (en lugar de la mano).
       
Lavarse las manos con agua y jabón o soluciones alcohólicas, después de toser, estornudar o estar en contacto con material que pueda contener virus o antes del contacto con el niño. Es la medida esencial para evitar la propagación del virus y debe realizarse   Bronquiolitis en niños: lavado de manos
     
  ⇒ Pasos para un adecuado lavado de manos con agua y jabón  
  ⇒ Pasos para un adecuado lavado de manos con una solución alcohólica  
     
       
Utilización de mascarillas en adultos o niños con enfermedad respiratoria convivientes con el lactante.
   
Desinfección y limpieza profunda de la vivienda.
   
Medidas de prevención en el domicilio cuando hay un enfermo en casa.
   
Se debe evitar durante los meses de infección por virus respiratorio sincitial (entre octubre y marzo) contacto estrecho con los niños menores de dos años (fiestas infantiles, reuniones familiares...), especialmente los lactantes menores de seis meses con alto riesgo de infección respiratoria grave.