Factores que empeoran o desencadenan síntomas de asma

Polen, polvo, hongos y epitelio de animales son alergenos comunes

 
Muchas son las causas que pueden empeorar o desencadenar los síntomas de asma. Las personas con asma  y sus familiares deben reconocer sus desencadenantes y saber cómo evitarlos. Los desencadenantes más habituales son:
 
 

Los alérgenos

 
Son sustancias que provocan alergia: pólenes, mohos, esporas, epitelio de animales, los ácaros del polvo doméstico o excrementos de cucarachas. La alergia es una respuesta desproporcionada del organismo ante una sustancia, llamada alérgeno, que para otras personas es inofensiva. Para que se produzca la reacción es necesario que el organismo esté sensibilizado, es decir, que sea capaz de reaccionar frente al alérgeno porque tiene anticuerpos de tipo inmunoglobulina E (Ig-E). En niños mayores están presentes hasta en  el 80% de los casos de asma.
 
Factores que empeoran los síntomas de asma: polen   El polen

Producido al florecer los árboles, el césped y las malezas originan alergias que pueden ser estacionales o casi permanentes dependiendo del clima donde se viva y el tipo de vegetación de la zona. Es conveniente conocer cuáles son los pólenes más frecuentes y la época en que se produce la polinización.
     
Factores que empeoran los síntomas de asma: animales   Animales

En el caso de los animales, lo que causa la alergia  es una proteína que se encuentra en la caspa del animal doméstico (escamas de piel) y en  la saliva y la orina. Aunque el animal sea de pelaje corto, el animal no pierda el pelo y aún cuando se mantenga el pelo del animal limpio, buena parte de la caspa, permanecerá allí.
 
     
Factores que empeoran los síntomas de asma: ácaros   Los acaros del polvo

Son insectos diminutos, demasiado pequeños para ser vistos a simple vista, que se alimentan de escamas de la piel humana. Aunque la casa esté limpia, hay todavía suficiente polvo para mantener a millones de ácaros. Se acumulan  en lugares como los colchones, las almohadas, las alfombras, las cortinas, peluche y el acolchado de muebles. Prosperan en los ambientes cálidos y húmedos, como son las costas, por lo que no suelen ser un problema en las zonas de interior o de altitud.
     
Factores que empeoran los síntomas de asma: hongos   Los hongos o mohos

Crecen en  las casas en lugares cálidos, húmedos y con poca luz, como el baño, armarios, sótanos, pisos bajos e incluso detrás del empapelado de las paredes. Existen también hongos atmosféricos que pueden desencadenar crisis y están presentes en el aire en los ambientes tormentosos y con tiempo nublado y húmedo (nieblas). Desde el punto de vista geográfico, en las zonas costeras o cercanas a ríos o lagos, los mohos son frecuentes.
 
Los excrementos y los restos de cucarachas
Pueden producir reacciones alérgicas y síntomas de asma en algunas personas y también predominan en zonas húmedas y cálidas.
 
 

Las infecciones víricas (resfriados, gripe)

 
A veces los resfriados, la gripe, la sinusitis pueden provocar un ataque de asma a cualquier edad.
 

 

El ejercicio y esfuerzos físicos

 
El ejercicio es uno de los desencadenantes más comunes de los síntomas de asma. Cuando estamos en reposo respiramos por la nariz que calienta y humidifica el aire que penetra por ella. Pero cuando realizamos algunos ejercicios físicos, respiramos más rápidamente y por la boca, lo cual implica que a los bronquios llega aire más frío y seco, que provoca su enfriamiento y que disminuye la cantidad de agua que hay en ellos. De esta forma, en las personas asmáticas si sus bronquios están inflamados, se irritan y se contraen produciéndose los síntomas de asma.
 
Prácticamente todos los asmáticos saben que el ejercicio les puede provocar una crisis, ya que la frecuencia de síntomas inducidos por el ejercicio en pacientes con asma no tratados varía entre el 70-80%, siendo más frecuente entre los niños y jóvenes debido a su mayor actividad física. El ejercicio es bueno para el desarrollo físico en general y para saber si el asma está bajo control o no, pues con frecuencia aparecen síntomas con el ejercicio cuando se ha perdido el control del asma. En otros casos sólo se presenta asma con el ejercicio y resulta imprescindible tomar el tratamiento preventivo para que los esfuerzos físicos no sean un problema.

 

   

Otras causas pueden empeorar o desencadenar los síntomas de asma

 
Los contaminantes del aire
(vapores de productos químicos, humos de coches y fábricas), humo de tabaco, olores penetrantes (productos de limpieza domésticos y/o en las aulas de la escuela, la pintura fresca, los perfumes), que resultan irritantes para todos,  pero mucho más para las personas asmáticas que tienen unos bronquios más sensibles.
 
El humo de tabaco aumenta la inflamación de los bronquios. No se debe dejar que  nadie fume en presencia de los niños. En el caso de madres fumadoras durante el embarazo, se ve afectado el árbol respiratorio del feto; de esta forma, puede quedar alterada la función  pulmonar del niño de por vida. Los adolescentes con asma no deben fumar, ya que el asmático fumador tiene más síntomas, responde peor al tratamiento y tiene peor pronóstico (mayor riesgo de una mala evolución y con más crisis).
 
Estrés emocional
Las emociones no producen asma pero las reacciones emocionales fuertes como reír, llorar y suspirar que provocan respiraciones rápidas e hiperventilación pueden provocar síntomas, especialmente si el asma no está controlado.
 
 
Santiago Rueda Esteban. Unidad de Neumología infantil.
Hospital Clínico San Carlos (Madrid)