Desarrollo de los bronquios en el periodo embrionario

El porqué de la asimetría bronquial

 
En la quinta semana de gestación las dos yemas pulmonares van a comenzar a dividirse en otras que dan origen a los bronquios lobulares o secundarios.
 
Desde este momento se observa la asimetría en el desarrollo de los bronquios lobulares de cada pulmón, de los extremos ciegos de los bronquios primarios nacen tres ramas en el lado derecho y dos en el izquierdo. Son los bronquios secundarios o lobulares.
 
En el lado derecho, un brote endodérmico se sitúa en sentido ventral y el izquierdo se dirige hacia arriba  hacia atrás. En el lado izquierdo habrá sólo un brote ventral. Tenemos pues, en este estadio, un esbozo bronquial derecho con tres tubos endodérmicos, y un esbozo bronquial izquierdo con dos tubos solamente.
 
¿Por qué se produce la asimetría bronquial?
Desarrollo de los bronquios en el periodo embrionario
 
La causa la encontramos en la influencia del desarrollo intestinal. En este momento se encuentra en pleno apogeo el proceso de desarrollo intestinal, tanto en lo que respecta al intestino craneal como al caudal.
 
El tramo caudal, en su crecimiento, va empujando a las vísceras hacia el lado derecho, obligando a que el corazón compense esta desviación, girando hacia el lado izquierdo.
 
Este hecho limita el desarrollo independiente de las yemas del lado izquierdo. Aunque se forman los primordios de los tres bronquios, sólo se van a formar dos.
 
 
En potencia, tanto el pulmón de un lado como el del otro pudieron tener tres lóbulos independientes, quedando solamente como tales en el lado derecho, por el obstáculo que supone, en el lado izquierdo, la dinámica evolutiva cardiaca.

Por otra parte, este mismo proceso hace que el bronquio primario del lado derecho crezca sin obstáculos en sentido descendente, mientras que el izquierdo lo hace más en sentido trasversal.
 

 

Al final de la 5ª semana, cuando el embrión mide unos 11-14 mm. Comienzan una serie de divisiones de los tubos endodérmicos correspondientes a los bronquios lobulares o secundarios. Estos nuevos tubos constituyen los bronquios terciarios o segmentarios.
 
En la sexta semana de desarrollo, cuando el embrión tiene aproximadamente una longitud de sólo 21mm, podemos reconocer la totalidad de los bronquios segmentarios.
 
En este momento los dos pulmones se pueden ya distinguir como órganos separados en el tórax. La traquea constituye el conducto aéreo que, en dirección cráneo-caudal, tiene como función permitir un correcto paso del aire desde la laringe hasta lo que será el complejo bronco-alveolar, por tanto, con el fin de que evitar que se produzcan compresiones por parte de los órganos vecinos que puedan dificultar la circulación aérea, la tráquea desarrolla un esqueleto formado a partir del mesodermo peridigestivo, que da lugar a los cartílagos traqueales, verdadero esqueleto traqueal. Esta diferenciación comienza hacia los 41 días de desarrollo, cuando el embrión alcanza una longitud de unos 21 a 23 milímetros.
 
En este mismo momento (sexta semana) se puede observar una disposición similar a la del adulto, encontrándonos con unas ramificaciones endodérmicas a partir de los bronquios segmentarios.
 
Estas nuevas ramificaciones corresponden a los bronquios cuaternarios o bronquiolos, que desembocan, finalmente, en los fondos de saco endodérmicos o futuros alvéolos pulmonares.