Consejos para que los padres prevengan la sinusitis infantil

Como evitar la inflamación de la mucosa en niños

 

Es muy importante insistir en que existen determinados factores que pueden favorecer la aparición de estas infecciones respiratorias. Los padres deben conocerlos y el pediatra debe aconsejar sobre ellos. ¿Cuáles son estos factores?
 
 

Asistencia a guarderías

 
Consejos para que los padres prevengan la sinusitis infantil   La asistencia a guarderías es uno de los factores de riesgo asociado con las infecciones respiratorias y en concreto las sinusitis etmoidales.

Este ámbito aumenta el riesgo de infección respiratoria aguda tanto de vías respiratorias altas (otitis media aguda, catarro común, gripe, sinusitis aguda...) como de vías respiratorias bajas (neumonías, bronquiolitis o bronquitis).

Estos efectos se pueden reducir educando a los cuidadores sobre los principios básicos de la transmisión de las enfermedades y extremando las medidas de higiene dentro de las guarderías.
     
     
 

Tabaquismo pasivo

 
Están demostrados los efectos perjudiciales del tabaco sobre la salud y  que afectan no sólo a los propios fumadores, sino también a las personas que conviven con ellos, que se convierten en fumadores pasivos o también llamados fumadores involuntarios.
 
¿Por qué el tabaquismo incrementa el riesgo de enfermedades respiratorias como la sinusitis?
 
Ello es debido a la alteración que el humo de tabaco provoca múltiples efectos en los pulmones:   Como evitar la inflamación de la mucosa en niños
   
-    Daño de la función mucociliar (que es la que se encarga de la limpieza de las partículas tóxicas) de la pared de los senos. La pared interna de los senos presenta unas estructuras llamadas cilios que se mueven para desplazar y eliminar el moco y partículas que se acumulan en su superficie.
   
-    Favorece que los virus y bacterias se adhieran a las paredes de los senos paranasales.
   
-    Produce una intensa inflamación en el interior de los senos.
   
-    Disminuye la función de determinadas células encargadas de la defensa inmunológica que destruyen los gérmenes.
   

 

 
Si alguno de los siguientes cuadros se presenta, consulta con tu pediatra
   
•   Catarro que dura más de diez días.
   
•   Catarro que empeora después de siete días de evolución.
   
•   Síntomas de rinitis alérgica que no se alivian con medicación antihistamínica habitual.
   
•   Síntomas de sinusitis avanzada como dolor e hinchazón en las mejillas, dolor de cabeza intenso, fiebre o catarro excesivamente intenso.
   

 

   

Sinusitis maxilar crónica

 
     
  Se define como crónico al cuadro de sinusitis que persiste más de tres meses. Los problemas diagnósticos y terapéuticos de éstos son más difíciles que las agudas. Síntomas banales como obstrucción nasal, moco purulento, tos matutina, febrícula vespertina  pueden llamar la atención después de varias semanas.  
     
 
 
El origen infeccioso es semejante al del cuadro agudo, aunque los gérmenes son diferentes (anaerobios y estafilococo "aureus" con mayor frecuencia). El origen también puede ser alérgico y no existe ningún dato clínico para diferenciarle del infeccioso, salvo que la secreción nasal suele ser transparente.
 
En estos casos es importante la realización de estudios para descartar enfermedades de base:
 
•    Defectos anatómicos: malformaciones nasales, traumatismo nasal, pólipos nasales, alteraciones en el paladar, cuerpos extraños, infección dental, adenoides (vegetaciones) hipertrofiadas o infectadas.
   
•    Trastornos inmunológicos: inmunodeficiencias.
   
•    Alteraciones en los mecanismos locales de defensa: fibrosis quística, síndrome de cilios inmóviles.
   
 
Se ha empleado el término rinosinubronquitis para aquellos enfermos con catarros repetidos de vías bajas y sinusitis, en cuyo fondo subyace alguno de los trastornos generalizados que se han mencionado.
 
El tratamiento para la sinusitis crónica infecciosa se realiza con el mismo antibiótico que en la sinusitis aguda, pero durante un tiempo variable, entre tres y seis semanas. Se debe ser  muy insistente en el cumplimiento del tratamiento y perseverante en mantener limpia la nariz de secreciones purulentas.
 
El papel de la aerosolterapia es dudoso, aunque puede usarse como tratamiento añadido aerosoles con suero salino fisiológico, mucolíticos y corticoides inhalados. Los antihistamínicos orales y/o tópicos se reservarán para aquellos casos en los que se sospeche una base alérgica.
 

 

Dr. Santiago Rueda Esteban
Servicio de Pediatría. Unidad de Neumología infantil
Hospital Clínico San Carlos (Madrid)