Cómo se diagnostica la sinusitis en niños

Dar con el tipo de infección es clave para un tratamiento eficaz

 
El diagnóstico de sinusitis se realiza fundamentalmente a través de los síntomas, dado que los resultados de las radiografías pueden no ser concluyentes. La presencia del cuadro clínico característico persistente en el tiempo suele ser suficiente para realizar el diagnóstico.

 

       
  En el caso de la sinusitis bacteriana aguda, su diagnóstico se basa en la presencia de síntomas respiratorios de vías altas más persistentes o más graves que los esperables en un catarro no complicado. Existen dos situaciones clínicas que nos hacen sospechar una sinusitis bacteriana de este tipo:
        Cómo se diagnostica la sinusitis en niños
  •   Síntomas catarrales leves (rinorrea, tos diurna) que no ha empezado a mejorar tras diez días; es la presentación más habitual y debe distinguirse de los catarros encadenados.  
 
 
     
   •   Concurrencia de fiebre alta (≥ 39ºC) y rinorrea mantenida durante tres días con afectación del estado general. El dolor de cabeza y facial está presente sólo en un tercio de los niños y es poco frecuente en los niños pequeños.
     
    Dr. Santiago Rueda Esteban
Servicio de Pediatría. Unidad de Neumología infantil
Hospital Clínico San Carlos (Madrid)
       
       

 

   
   

Examen físico para el diagnóstico de sinusitis

 
La exploración física es fundamental para dar con el problema:
 
⇒   

Inspección facial y orbitaria

  Es fundamental para diagnosticar la presencia de complicaciones. Es conveniente valorar la existencia de deformidades, tumefacción, hiperemia ocular, movilidad ocular... Se deben inspeccionar los oídos ya que la sinusitis puede acompañarse de otitis media, sobre todo, en niños.
   
⇒   

Inspección de la faringe

  Se puede observar el goteo de moco continuo desde la faringe que provoca tos.
   
⇒   

Transiluminación de los senos frontales

  Puede ser de utilidad la transiluminación de los senos frontales -con una linterna de luz potente, por ejemplo- y maxilar en pacientes mayores de diez años.
   
⇒   

Radiología simple de senos

  Clásicamente el método habitual para evaluar la sinusitis aguda ha sido la realización de una radiografía de senos paranasales en determinadas proyecciones (por ejemplo, occipitomentoniana). Actualmente se aconseja evitar su uso en menores  de seis años salvo que existan síntomas graves. Los hallazgos radiológicos sugestivos de sinusitis aguda en un paciente con clínica  compatible con sinusitis aguda son:
   
  •    Engrosamiento de la mucosa mayor de 4 milímetros (5 milímetros en niños mayores).
  •    Opacificación difusa del espacio interior del seno.
  •    Presencia de un nivel hidroaéreo (aire y agua en el interior del seno): es el hallazgo  radiológico más específico aunque poco frecuente en niños pequeños.
    
  En general, el uso de la radiología simple no está indicado en el manejo de la sinusitis aguda. Las pruebas de imagen deben reservarse para casos de fracaso terapéutico o empeoramiento de síntomas, ya que no están recomendadas en niños menores de seis años.
   
⇒   

Tomografía axial computarizada de senos (TAC)

   
  Es lo más específico, aunque es frecuente la presencia de anomalías de la mucosa que recubre la pared interna de los senos en pacientes con rinofaringitis por virus o inflamación de los senos por causa alérgica, que son difíciles de distinguir de la sinusitis aguda bacteriana.

Se reserva para el diagnóstico y seguimiento de complicaciones, para diagnósticos poco claros o en casos que evolucionan mal.
   
 
 
¿Cuándo estaría indicado realizar una tomografía computarizada de senos?
-    Una complicación en las órbitas de los ojos o del sistema nervioso central
-    En caso de sinusitis de repetición
-    Sinusitis prolongada con mala respuesta al tratamiento
 
   
⇒  

Ecografía de los senos paranasales

   
  Es una exploración relativamente novedosa, rápida, simple y de carácter no invasivo, utilizado en el diagnóstico objetivo de la sinusitis. El procedimiento es indoloro, de sencilla interpretación, se puede repetir, de sencilla interpretación, ya que no irradia al niño. Sin embargo, tiene sus limitaciones:
   
  -    No sirve para el diagnóstico de la sinusitis etmoidal, más propia del lactante, que debe seguir fundamentándose en un grado elevado de sospecha clínica.
  -    No sirve para el diagnóstico de sinusitis esfenoidal, más característica del adolescente.
  -    Su alto coste dificulta su incorporación sistemática como herramienta diagnóstica para el pediatra de atención primaria.
   
  Los cultivos de secreción nasal o exudado faríngeo no tienen correlación con los de los senos. La punción y aspiración directa del seno es el mejor patrón diagnóstico  pero solo está indicada en casos hospitalarios contados (por ejemplo, en enfermedad grave con aspecto tóxico, niños con inmunodeficiencias y complicaciones intracraneales...)

 

 
La sinusitis aguda hay que diferenciarla fundamentalmente con los siguientes procesos:
 
•    Picaduras de insectos. Se trata de la causa más frecuente de edemas en los párpados durante el verano, por lo que siempre debe buscarse el lugar de la picadura.
   
•   Conjuntivitis aguda purulenta o alérgica.
   
•   Infección aguda del conducto lagrimal.
   
•   Infección ósea del maxilar superior con edema en el párpado inferior.