Catarro y gripe infantil: aprender a toser y estornudar

Medidas para prevenir la transmisión de los virus respiratorios

 

Los virus respiratorios tienen una gran capacidad de transmisión entre las personas. Su transmisión se produce a través de las secreciones respiratorias. La propagación de los virus respiratorios puede prevenirse con medidas higiénicas entre los niños más pequeños, evitando o disminuyendo la transmisión de los niños a otros niños y a otros miembros de la familia.
 
 

Medidas prioritarias para interrumpir la cadena de contagio epidemiología

   
Evitar la transmisión persona-persona, limitando preferentemente el contacto dedo-ojo y dedo-nariz.
   
Recomendar el tratamiento sintomático para acortar el período de estado de la infección.
   
 
 
 

Medidas físicas para prevenir la transmisión y propagación de virus respiratorios

   
Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo al toser o estornudar, evitando tocarse los ojos, la nariz y la boca.
   
Es mejor utilizar pañuelos de papel que los de tela (donde los virus permanecen). Si no se tiene pañuelo, es mejor taparse con la manga de la camisa en la parte interna del codo, al toser o estornudar (en lugar de la mano).
   
Lavarse las manos con agua y jabón o soluciones alcohólicas, después de toser, estornudar o estar en contacto con material que pueda contener virus.
 
   
   
   
     
  Los estudios realizados en la población general (colegios, guarderías, residencias universitarias) concluyen que el lavado de manos con agua y jabón (sobre todo, si se realiza varias veces al día) reduce un 20 por ciento aproximadamente el riesgo de infección respiratoria.  
     
 
   
   

Pasos para un adecuado lavado de manos con agua y jabón

       
Mójate las manos con agua.   Catarro y gripe: aprender a toser y estornudar
Deposita en la palma de la mano una cantidad suficiente de jabón para cubrir todas las superficies de las manos.  
Frótate las palmas de las manos entre sí.  
Frótate la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda entrelazando los dedos, y viceversa.  
Frótate las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados entre sí.  
Frótate el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta, agarrándote los dedos.  
Sécalas con una toalla de un solo uso.  
Utiliza la toalla para cerrar el grifo y tus manos son seguras.  
     
       
       

Pasos para un adecuado lavado de manos con una solución alcohólica

   
Deposita en la palma de la mano una dosis suficiente de producto para cubrir todas las superficies de las manos.
Frótate las palmas de las manos entre sí.
Frótate la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda entrelazando los dedos, y viceversa.
Frótate las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados entre sí.
Frótate el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta, agarrándote los dedos.
Frótate con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo atrapándolo con la palma de la mano derecha, y viceversa.
Frótate la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación y viceversa.
Una vez secas, tus manos son seguras
   
   

Uso de mascarillas

 
La utilización de mascarillas disminuye entre un 15 y un 30 por ciento los casos de infección respiratoria.
 
Existen dos tipos de mascarilla:
 
•   Mascarilla quirúrgica estándar.
  Protege contra la penetración de sangre y fluidos corporales y detienen la propagación de gotitas y partículas de la nariz y de la boca. No están diseñadas para proteger contra la respiración en los aerosoles de partículas muy pequeñas que puedan contener virus. Son de usar y tirar.
   
•   Mascarilla de alto filtrado de micropartículas.
  Se encajan perfectamente al rostro y evitan que pasen a través de ella aerosoles de pequeñas partículas que puedan contener virus (< 5 micras). Este tipo de mascarillas es más eficaz que la mascarilla quirúrgica estándar, en la prevención de infecciones respiratorias.
   
Por todo ello, se aconseja usarlas en el domicilio ante situaciones de contacto estrecho con pacientes infectados o en sujetos enfermos en contacto estrecho con pacientes con alto riesgo de infección grave.
 
 
       
Catarro gripe:prevenir contagio  

Desinfección y limpieza profunda de la vivienda

 
     
  Se deben fregar frecuentemente las habitaciones.
  Usar toallas específicas y no compartir utensilios de comida (lavarlos con jabón o lavavajillas).
  Lavar la ropa con productos habituales, preferiblemente&nbsp; con agua caliente, ya que el calor destruye el virus.
  Lavar superficies (mesas, encimeras, picaportes de las puertas, baños, habitación y juguetes) con un paño húmedo utilizando los productos de limpieza habituales.
  Ventilar la casa de forma habitual.
 
 
 

Medidas de prevención en el domicilio cuando hay un enfermo en casa

 
Además de las medidas comentadas en los apartados anteriores es recomendable:
 
Permanecer el mayor tiempo posible en áreas específicas de la casa (si es posible, con habitación y baños individuales).
   
Las personas sanas que conviven con el enfermo deberían estar el menor tiempo posible en contacto con él y preferiblemente a una distancia mayor de 2 metros.
   
El enfermo debe utilizar pañuelo o mascarilla quirúrgica cuando se encuentra en contacto con otras personas, evitando siempre el contacto cara a cara.
 
 
 
 
   
 

Lactantes y recién nacidos alimentados con lactancia materna

   
  ¿Qué precauciones deben adoptarse en el caso de que la madre presente una infección respiratoria?

La lactancia materna protege contra múltiples infecciones. Por tanto, no existe contraindicación para su instauración y mantenimiento en el caso de que la madre presente síntomas de infección respiratoria. Se deben tomar una serie de precauciones:
  Catarro y gripe: lactancia materna
       
  - Extremar las medidas higiénicas.  
       
  - Si el estado de la madre desaconseja colocar al bebé directamente al pecho, puede extraerse la leche materna y administrársela por otros medios.