El uso de probióticos o "bacterias buenas" ayuda en muchas enfermedades
 
 
 flora instestinal
 

Alergia a los frutos secos

La reacción alérgica a estos alimentos aumenta cada año

 

Los frutos secos son aquellos frutos que tienen una envoltura seca y dura rodeando sus semillas. Tienen alto poder nutritivo, y por tanto son muy importantes para la alimentación humana. Se consumen directamente o formando parte de productos de bollería y pastelería, en helados, salsas, como aceites, etc. El consumo de frutos secos se ha incrementado en los últimos años y es probable que se mantenga una tendencia ascendente debido a los múltiples estudios que demuestran lo beneficiosos que son para el organismo. Incluyen diversas variedades, como muestra la tabla II.
 

 

Familia Especie
Anacardiaceae Anacardo
Pistacho
Corylaceae Avellana
Fagaceae Castaña
Bellota
Juglandaceae Nuez
Nuez pecana
Lecythidaceae  Nuez de Brasil
Leguminoseae  Cacahuete
 Pinaceae Piñón
 Rosaceae  Almendra

 

     
  En el mundo desarrollado, la alergia a los frutos secos constituye una de las primeras causas de alergia alimentaria en los niños y la primera en adultos, con una frecuencia similar a las frutas. Diversos estudios indican que la prevalencia de alergia a los frutos secos está aumentando  
     
     
     
Las diferencias en la frecuencia de la sensibilización dependen de la edad, el estado atópico del paciente y del consumo de estos alimentos en los diferentes países, como en el caso de la sensibilización a otros alimentos.
 
En cuanto al fruto seco que causa la mayor parte de las reacciones alérgicas, esto viene determinado por factores locales o regionales de la zona geográfica considerada, ya que depende en gran medida del consumo y de la polinosis predominante en la atmósfera. También influye la forma de preparar y consumir los frutos secos.
 
     

Es común, en especial con el cacahuete, el consumo accidental, ya que aparecen como alérgenos ocultos por la contaminación de los alimentos en el proceso de preparación o por el etiquetado erróneo o insuficiente.


La alergia a los frutos secos permanece durante toda la vida y, con frecuencia, se suman nuevas reacciones clínicas con otros frutos secos.

  Reacciones alérgicas a los frutos secos
     

 

Reacciones alérgicas de los frutos secos

 
Pueden provocar desde reacciones alérgicas de intensidad leve, como prurito oral o general, estornudos, lagrimeo o enrojecimiento cutáneo, hasta síntomas digestivos (dolor abdominal, vómitos o diarrea), urticaria-angioedema, disnea, mareo o hipotensión. Pueden desarrollarse en pocos minutos o tardar horas en aparecer, como en el caso de la alergia a otros alimentos.
 
 
 
El síntoma predominante depende en gran medida del fruto seco ingerido, de la presencia de otras  enfermedades atópicas, del tipo de estudio que se analice y de la población que se esté estudiando.
   
 
 
También pueden producir el síndrome de alergia oral, en especial en los pacientes que son alérgicos al polen. Como ejemplo tenemos la alergia a la avellana asociada a la alergia al pole de abedul.
 
Además la alergia a los frutos secos, en especial al cacahuete, se considera como un factor de riesgo para reacciones graves y mortales; se producen reacciones más graves en los pacientes que no tienen alergia al polen.
 
Como con otros alimentos, el ejercicio puede ser un factor de riesgo asociado en algunos casos de reacciones sistémicas con frutos secos.
 
También existe la posibilidad de reacciones leves tras la exposición por vía respiratoria o cutánea.