Tratamiento de la alergia al pescado

No comer el alimento es básico para evitar síntomas

 

El tratamiento de la alergia al pescado se basa en una dieta de eliminación adecuada de los pescados responsables y sus derivados (saborizantes, gelatinas).

Algunos pacientes, además, han de evitar el contacto o la exposición a olores o vapores de estos alimentos.
  Tratamiento de la alergia al pescado  
       
 
En el caso de pacientes intensamente sensibilizados, es imprescindible la utilización de utensilios de cocina y vajilla personales. Las proteínas de pescado pueden encontrarse como alérgenos  ocultos en alimentos que contienen gelatina de pescado, caldo de su cocción o aceite de freír pescado. Incluso alimentos de otro tipo que hayan estado en contacto con pescado pueden vehiculizar alérgenos.
 
Ocasionalmente, animales alimentados con pescado pueden ser una fuente de alérgenos ocultos. Los complejos vitamínicos obtenidos de hígado de bacalao pueden contener proteínas alergénicas de pescado. El sulfato de protamina, producto del esperma de la familia salmonide o clupeidae, puede ser, por si mismo, un alérgeno; además, puede estar contaminado con otras proteínas alergénicas de pescado. Las reacciones alérgicas a preparados de insulina pueden estar mediadas por protamina.
 
 
 
Todos los pacientes y, en el caso de los niños, sus padres o cuidadores, deben conocer las medidas de tratamiento necesarias en caso de reacciones inesperadas.