Cómo se trata la enfermedad celiaca

La dieta estricta sin de gluten es el tratamiento más eficaz

 

     
  En la actualidad, el único tratamiento eficaz y seguro es la retirada del gluten de la dieta para toda la vida, aunque nunca se iniciará la exclusión de gluten de la dieta sin realizar previamente una biopsia intestinal. Una dieta rigurosa es suficiente para que remitan los síntomas del enfermo. Hay muchos alimentos naturalmente libres de gluten o no elaborados y que no derivan de cereales que contienen gluten, como verduras y legumbres, carne, pescado o huevos frescos, arroz y maíz, etc. En esta web presentamos un listado que se puede consultar.

Por otro lado, se están haciendo estudios de tratamientos complementarios a la dieta sin gluten, cuyo objetivo facilitar la vida social de los pacientes cuando no están seguros de controlar la dieta por completo en situaciones sociales como viajes, comidas de negocios, por contaminación accidental de los alimentos, u otros motivos.

Si el cumplimiento dietético es estricto, se ha comprobado que a los diez años del seguimiento de la dieta, el riesgo de enfermedades neoplásicas y probablemente también de enfermedades autoinmunes es similar al de la población general.
  Cómo se trata la enfermedad celíaca
     
 
 
La persona que lleva una dieta estricta no tiene por qué presentar ningún problema de salud. Sin embargo, la ingestión de gluten mantenida desencadenaría de nuevo la enfermedad. El mal cumplimiento de la dieta o las transgresiones dietéticas conllevan un riesgo especialmente de enfermedades neoplásicas del tracto digestivo, como carcinomas esofágicos y faríngeos, adenocarcinomas de intestino delgado y linfomas no Hodgkin.
 
Tras el diagnóstico, el seguimiento clínico de por vida de estos pacientes es igualmente imperativo y cumple un doble objetivo: la vigilancia del correcto cumplimiento dietético y la detección de posibles complicaciones
 
 

Enfermedades asociadas con la celiaquía

   
Generalmente algunas enfermedades se manifiestan antes que la celiaquía, pero también pueden surgir a la vez o después de haber sido detectada. Los pacientes que padecen las siguientes enfermedades se consideran grupos de riesgo.
 
•   

Dermatitis herpetiforme

Se presenta en niños mayores, adolescentes y adultos jóvenes en forma de lesiones vesiculares pruriginosas en piel normal o sobre placas maculares localizadas simétricamente en cabeza, codos, rodillas y muslos.
   
•   

Diabetes mellitus tipo 1

Diabetes mellitus tipo 1: Un 8 por ciento de los pacientes con esta enfermedad desarrollan la enfermedad celiaca.
   
•   

Déficit selectivo de IgA

Un 4 por ciento de los pacientes celíacos presentan además un déficit selectivo de la inmunoglubina A.
   
•   

Síndrome de Down

La asociación con la enfermedad celiaca es superior al 15 por ciento.
   
•   

Enfermedades tiroideas

Es frecuente tanto en niños como en adultos que la tiroiditis autoinmune se asocie con la enfermedad celiaca.
   
También se asocian la enfermedad hepática o la intolerancia a la lactosa, y en personas de más de 50 años pueden aparecer complicaciones como el Linfoma no-Hodgkin y carcinomas.
 
Marta Conde